Deportes

Enemigos íntimos por una final

  • España, con la novedad de Sterbik, se mide con Francia en semifinales

Enemigos íntimos por una final Enemigos íntimos por una final

Enemigos íntimos por una final

Cuarta en el Europeo de Serbia 2012, tercera en el Europeo de Dinamarca 2014, segunda en el de Polonia 2016 y... ¿Primera en Croacia 2018? La selección española busca en Zagreb un título continental que se le ha resistido históricamente, aunque primero deberá enfrentarse a Francia y a sus propios fantasmas (18:00) en una complicada semifinal.

De hecho, el conjunto español, pese a no haber ganado nunca el torneo, es junto a Suecia el equipo que más veces jugó la final: 1996, 1998, 2006 y 2016. Un maleficio que los de Jordi Ribera tratarán de romper en la capital croata, donde España disputará su octava semifinal, la cuarta de manera consecutiva, en las 13 ediciones que hasta ahora se han disputado del torneo continental.

No lo tendrán nada fácil, sin embargo, los Hispanos, que comparten cartel con las tres selecciones más laureadas de Europa: Suecia, campeona en los años 1994, 1998, 2000 y 2002, Francia, ganadora en 2006, 2010 y 2014, y Dinamarca, que se colgó el oro en 2008 y 2012.

Para empezar, la selección española tendrá que derrotar a la todopoderosa Francia, vigente campeona mundial y el único equipo que ha sido capaz de ganar todos sus partidos en el torneo. El conjunto galo ha demostrado que, pese a la ausencia de leyendas como el portero Thierry Omeyer o el lateral Daniel Narcisse, que cerraron su carrera internacional tras el Mundial disputado el pasado año en Francia, sigue estando un paso por encima del resto de sus rivales.

Su superioridad se cimienta no sólo en su imponente físico, sino en una fortaleza mental que le permite manejarse mejor que nadie en los momentos decisivos, como ya demostró en este Europeo en los encuentros ante Noruega, Suecia y Croacia. Ni siquiera le ha hecho falta la mejor versión de su gran estrella Nikola Karabatic, al que el técnico Didier Dinart ha preservado todo lo posible en ausencia de otro lateral de garantías tras la lesión del barcelonista Timothey N'Guessan.

Pocos rivales han protagonizado en más ocasiones las pesadillas del balonmano español que Francia, tradicional bestia negra y que ya privó a los Hispanos de disputar la final del Europeo de Dinamarca 2014 y del Mundial de Qatar 2015. Dos semifinales en las que, curiosamente, España no pudo contar con el concurso del portero de origen serbio Arpad Sterbik, que podría ser la gran novedad esta tarde, pues tuvo que viajar ayer a la concentración en previsión de que el lesionado Gonzalo Pérez de Vargas no pueda disputar el partido por una distensión en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha.

Pero para derrotar a Francia, vigente campeona mundial, el combinado nacional deberá mostrar la misma solidez que exhibió el miércoles ante Alemania y hacer circular con mayor velocidad que nunca el balón en ataque si quiere tener alguna oportunidad de superar a la fortísima defensa francesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios