Cuartos de final

España, a semifinales ninguneando a su eterno fantasma (2-0)

  • La selección se agiganta y vence por primera vez en una fase final a una Francia vulgar. Xabi Alonso marcó pronto y rompió el acomplejado planteamiento galo. Portugal, próximo rival.

Comentarios 31

España es un gigante. Es la selección del mundo que mejor defiende y que menos ocasiones necesita para marcar. Y los demás lo tienen tan claro que renuncian a todo lo renunciable para intentar aguantar el tipo y encomendarse al santoral respectivo para tener una mínima opción. Francia, un equipo con unas virtudes indudables y un plantel de campanillas, resultó ninguneado hasta el insulto en Donetsk por un martillo pilón que apenas dejó un resquicio por donde intentar llegar a Casillas. Triunfo relativamente cómodo y ahora espera Portugal en semifinales, la envalentonada Portugal de Cristiano Ronaldo.

Francia buscó evolucionar el planteamiento de Croacia, quizás el que más se ha atragantado a la España reciente, y renunció al talento de Nasri refozando sus costados para intentar penetrar por donde se supone que está la debilidad española. Nada más lejos de la realidad. Laurent Blanc, seleccionador galo, nunca encontró la forma ni con ese extraño giro en el dibujo ni con los cambios posteriores. Ribery no logró desbordar a Arbeloa y el todo o nada francés se quedó aún por debajo de nada. Ese histórico fantasma que derrotó a España en la final de la Eurocopa 84, que nos dejó sin participar en la Eurocopa 92 con la primera derrota en Sevilla de la historia, que eliminó a la España de Raúl en la Eurocopa 2000 y en el Mundial 2006 se ha evaporado. La eterna pesadilla queda atrás y España sigue a lo suyo, paso a paso camino de marcar una época.

España, muy fiel a su estilo, salió con Cesc como referencia arriba. Del Bosque parece tener decidida esta cuestión. El desarrollo del juego le da parte de razón, pues el equipo mantuvo el control absoluto salvo en diez minutos de la segunda parte, los que llegaron tras la salida de Nasri y Menez. Sin embargo, el cómo llega el gol que desnudó a Francia y permitió a España vivir en al comodidad merece reflexión. Jordi Alba desbordó con potencia a quien estaba destinado a incomodarle (Debuchy) y su perfecto centro lo cabeceó como un especialista Xabi Alonso en su partido cien con la selección. O sea, jugada en la que se abre el campo, se profundiza hasta la línea de cal y se desequilibra por arriba. Todo lo contrario de lo que se espera del toque y toque. Pero llegó apenas en el minuto 20 y eso resultó clave para la tranquilidad posterior. Pudo llegar esa calma en un claro penalti de Clichy a Cesc en el minuto 6, pero no fue señalado.

Con Xabi Alonso esta vez más adelantado que Busquets, España no perdió el control y consiguió frustrar al rival hasta la desesperación. Que el tolosarra no estuviera tan atrás correspondía al dibujo más abierto de Francia respecto, por ejemplo, al de Italia y permitía ganar un apoyo más adelantado para elaborar con paciencia y perder el balón lo más arriba posible, obligando al rival a un incómodo inicio de jugada.

El control de España frenó el partido y la falta de reacción de Francia terminó de ralentizarlo. La selección fue perdiendo presencia, tuvo algunas imprecisiones y los galos comenzaron lentamente a ganar metros, pero ni siquiera consiguieron algo parecido a la ocasión del croata Rakitic.

Con los cambios, Francia acumuló gente arriba y perdió elementos por el centro, y en cuanto España recuperó el pulso ya no había partido. Con cuatro delanteros, el balón no se acercaba apenas al área de Casillas, mientras la entrada de Pedro permitió tirar la contra como hizo Jesús Navas ante Croacia.

El tiempo se echó encima de Francia y nunca tuvo la ocasión que necesitaba para empatar. Al contrario, Revelliere cometió penalti sobre Pedro, Xabi Alonso lo transformó pasado el 90 y la sensación de superioridad sobre Francia quedó constatada hasta extremos poco imaginables.

Desde el gol de Di Natale, España no ha vuelto a recibir ninguno. Tres partidos completos de un torneo corto como la Eurocopa sin encajar un gol. La base para ser campeón. Tener el balón para no sufrir atrás y talento arriba para decidir antes o después. Ahora espera Portugal, un equipo con la defensa muy trabajada y con dos jugadores capaces de generar un gol por sí mismos: Cristiano y Nani. Pero a España hay que ganarle y no parece que haya ninguna selección que sepa cómo hacerlo.

Ficha técnica:

2 - España: Casillas; Arbeloa, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets, Xabi Alonso, Xavi; Iniesta (Cazorla, m.84), Silva (Pedro, m.64) y Cesc (Fernando Torres, m.67).

0 - Francia: Lloris; Revelliere, Rami, Koscielny, Clichy; Debuchy (Menez, m.64), M'Vila (Giroud, m.79), Cabaye, Malouda (Nasri, m.64), Ribéry; y Benzema.

Goles: 1-0, m.19: Xabi Alonso. 2-0, m.90: Xabi Alonso, de penalti.

Arbitro: Nicola Rizzoli (ITA). Amonestó a Ramos (30) por España; y a Cabaye (42) y Menez (75) por Francia.

Incidencias: encuentro de cuartos de final de la Eurocopa 2012 disputado en el estadio Donbass Arena ante 45.000 espectadores, 1.500 de ellos seguidores de la selección española. Estuvieron en el palco de honor Michel Platini, presidente de la UEFA, y Angel María Villar, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), entre otras personalidades.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios