Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

balonmano campeonato de europa

España va a por todas

  • Eslovenia espera a los 'Hispanos' en las semifinales de mañana

El capitán español Raul Entrerríos trata de zafarse de la defensa del croata Zeljko Musa. El capitán español Raul Entrerríos trata de zafarse de la defensa del croata Zeljko Musa.

El capitán español Raul Entrerríos trata de zafarse de la defensa del croata Zeljko Musa. / VALDRIN XHEMAJ / efe

La selección española concluyó la segunda fase como primera de grupo y, tras empatar 22-22 ante Croacia, se medirá mañana en las semifinales con Eslovenia (18:00). Después, el equipo balcánico pugnará por el otro puesto en la final frente a Noruega.

Fue un agónico empate que nadie podía prever tras los seis goles de ventaja (13-19) con los que llegaron a contar en la segunda mitad los Hispanos. Pero cuando todo parecía más favorable el equipo, condicionado por el arbitraje, se colapsó en ataque y encadenó hasta 11 minutos sin marcar, lo que permitió a Croacia situarse por delante en el marcador (22-21) a dos minutos para la conclusión. Un tiempo en el que los de Jordi Ribera, conscientes de que la igualada le valía para sellar la primera plaza, tiraron de oficio para sumar un empate en un encuentro en el que buscaron el triunfo para no dar lugar a las especulaciones.

Eso sí, sin renunciar a su política de rotaciones, tal y como había dejado claro ya en la previa el seleccionador español, que dio entrada de inicio a jugadores como el central Dani Sarmiento o el pivote Figueras. Lo que no cambió fue la filosofía del cuadro español, que siguió fiel a su elaborado estilo de juego en el que nadie duda nunca en dar un pase más hasta encontrar al compañero mejor situado. Lo confirmaron los cinco jugadores distintos que anotaron en los primeros 15 minutos de juego. Todo lo contrario que Croacia, pues el central Igor Karacic, que firmó seis de los 11 goles que anotó Croacia en la primera mitad, monopolizó por completo el ataque.

España encontró el antídoto a los movimientos de Karacic cuando pasó de la defensa 6-0 a un más agresivo sistema 5-1. Del 8-6 el panorama cambió por completo con la presencia de Álex Dujshebaev en el puesto de avanzado y España llegó al descanso por delante en el tanteador (11-12).

Tras el descanso los Hispanos dotaron de un punto más de intensidad a su defensa propiciando el despegue español para situarse a los diez minutos del segundo tiempo con una ventaja de seis goles (13-19). Pero si hay una regla invariable en el balonmano es que nunca se puede dar por muerta a Croacia, y más si, como en este caso, los colegiados ponen de su parte. No pareció gustarle mucho a los lituanos Gatelis y Mazeika que el partido se resolviese tan pronto, una circunstancia que decidieron corregir con un desigual criterio a la hora de sancionar el juego pasivo. Así, mientras los ataques de Croacia se podían prolongar, los de España apenas podían durar unos segundos, lo que propició el colapso ofensivo de la selección, que encadenó hasta 11 minutos sin marcar.

No lo desaprovechó el equipo balcánico que, espoleado por los miles de aficionados que llenaban las gradas, le dio la vuelta a la contienda a dos minutos para la conclusión (22-21) con un parcial de 6-0. España logró, por fin, romper esa sequía con un gol de penalti de Aleix Gómez que dejó a Croacia con la última posesión para ganar y lograr la primera plaza de grupo. Pero los balcánicos, pese a atacar con siete jugadores, no supieron aprovechar su última oportunidad, Duvnjak falló el lanzamiento y a España no le dio tiempo a culminar su último ataque.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios