Tenis l Torneo de Montreal

Federer-Nadal, el gran duelo regresa

  • El manacorí vuelve a las pistas en Montreal tras dos meses de ausencia y el suizo jugará tras ser padre de gemelas

Comentarios 2

La pausa del verano boreal terminó también para el tenis y, tras más de dos dos meses de ausencia por problemas de rodilla, Rafael Nadal vuelve a empuñar la raqueta en el torneo de Montreal, en el que también regresa al circuito un feliz Roger Federer.

No hay, aparentemente, ansia de guerra ni mentalidad de triunfador tras el largo período de sufrimiento de Nadal, sobre cuyo regreso planean muchos interrogantes.

Desde su eliminación en octavos de final del Abierto de Roland Garros a finales de mayo, Nadal no jugó ningún torneo, afectado por problemas físicos que lo obligaron a renunciar a Queen's y Wimbledon -dos torneos que había conquistado un año atrás- y a recluirse en su casa de Mallorca para iniciar una larga recuperación.

"No sé si llegaré al US Open al cien por cien", reconoció el balear, que perdió el número uno al conquistar Federer Wimbledon.

El suizo, eterno rival de Nadal, llega en cambio entonado a Montreal, exitoso en su deporte y en la vida personal, ya que acaba de convertirse en padre de gemelas.

El nuevo múmero uno del ranking mundial, que cumplió 28 años el pasado sábado, jugará un torneo de la ATP por primera vez desde Wimbledon y convertido en todo un padre de familia, ya que en Montreal estarán Charlene Riva y Myla Rose, sus hijas.

Con su esposa Mirka y las niñas de dos semanas y media, Federer cruzó el Atlántico.

"Los bebés estuvieron diez días en el hospital y todo es perfecto, ahora lo hacemos. Una gran familia. Un gran viaje", dijo en una entrevista que publicó el sábado The New York Times.

No es el viaje habitual de un padre reciente, ya que Roger Federer utilizó un avión particular y con niñera a bordo.

"Estaba claro que lo haría si todo estaba en orden", explicó Federer. Nadal felicitó al suizo con un mensaje de texto por sus gemelas y Federer deseó al español un pronto restablecimiento.

Federer, que entrenó ya el viernes por la tarde bajo luz artificial con su amigo de la infancia Marco Chiudinelli, debutará a partir de mañana en Montreal ante el ruso Igor Kunitsyn o el canadiense Frederic Niemeyer.

En las últimas semanas Federer entrenó seis días seguidos con el austriaco Stefan Koubek, pero también pasó casi tres semanas en el hospital, donde primero durmió en la misma habitación que su esposa Mirka y luego con ella y las gemelas.

"Algunas veces me sentía muy cansado", comentó Federer. "No sé si era por el entrenamiento o porque no pude dormir tanto como de costumbre", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios