Deportes

Felipe Ramos frena al Betis

  • El guardameta del Mérida, un muro insalvable para los de José Juan

El bético Loren intenta golpear la pelota ante la presión de Kike Pina. El bético Loren intenta golpear la pelota ante la presión de Kike Pina.

El bético Loren intenta golpear la pelota ante la presión de Kike Pina. / juan carlos muñoz

El Betis Deportivo volvió a sumar en casa, como ha ocurrido en sus cinco encuentros como local, ante un Mérida que se salvó gracias a las impresionantes intervenciones de su guardameta, Felipe Ramos, que se erigió como el héroe del conjunto extremeño.

Fiel a su estilo, el equipo de José Juan Romero intentó tener el control de la pelota, aunque no fue hasta pasados los diez primeros minutos cuando el filial dio el paso al frente con el dominio de la posesión. Fue Irizo, con un fuerte y lejano disparo, el que evidenció esta mejoría. Su chut se marchó alejado.

Respondió Kiu para el Mérida, aunque su disparo fue bien atajado por un Pedro que se mostró muy seguro.

Con el paso de los minutos, el Betis Deportivo encerró a su rival, que apenas cedía espacios. Los encontraron Roberto y Julio tras una gran combinación, que dio con la incursión de este último en el área y un intento de pase a Aitor que el delantero catalán no acertó a convertir en el primer tanto.

El ritmo de la primera mitad se cortó con el tiempo de refrigerio para apaciguar el importante calor que sufrieron los futbolistas y, evidentemente, los aficionados que se dieron cita en la ciudad deportiva Luis del Sol. Sólo un disparo de Kike Pina, muy lejano, pareció demostrar que había aún algo de fútbol disputándose.

La segunda parte comenzó con un Betis Deportivo a la caza de primer tanto. Y cerca estuvo de llegar tras una buena pared de Loren con Redru, que permitió al lateral plantarse delante de Felipe Ramos y superarlo con un sutil toque. Un bello gesto técnico que quedó anulado por un muy dudoso fuera de juego. Pero el aviso estaba ya lanzado.

Sin embargo, el dominio bético fue cediendo paso a una equidad en las fuerzas, que impidió que ninguno de los dos equipos superara a su rival. El susto se metió en el cuerpo de los béticos cuando Mustapha remató de cabeza una falta botada y su testarazo superó a Pedro. Sin embargo, el tanto también fue anulado por fuera de juego.

El tramo final de partido se convirtió en un asedio para la portería melillense, momento que aprovechó Felipe Ramos para lucirse. Primero lo hizo ante un disparo de Iván Navarro y después en el remate de Nacho tras un córner. Irizo, con dos fuertes disparos, también tentó al guardameta, aunque al final el reparto de puntos fue insalvable.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios