Deportes

Lopera señala a sus intocables

  • El club responde a Tapia y asegura que los jugadores Nelson, Pavone, Odonkor y Arzu son intransferibles · Emana, que ayer protagonizó un nuevo retraso, sí está en el mercado

Comentarios 4

Las palabras de Antonio Tapia el pasado domingo en La Manga, cuando aseguró que no le sorprenderían que hubiese más salidas en el equipo verdiblanco antes del 31 de agosto, encontraron rápida respuesta desde la calle Jabugo. Lopera quiso enviar un mensaje tranquilizador tanto al técnico como a los aficionados y anunció, a través de sus medios oficiales, una lista de intocables, que se suman al anuncio de la semana pasada de que Sergio García continuaría en Heliópolis. Pavone, Odonkor, Nelson y Arzu ya conocen de primera mano que el club verdiblanco no les facilitará su salida este verano, aunque la situación de cada uno de ellos es bien distinta.

La situación más peliaguda continúa siendo la de Arzu. El nazareno agradece la propuesta de renovación del Betis, pero la considera insuficiente, a la vez que mantiene que su etapa en el equipo bético se debe dar por finalizada. En los próximos días, Arzu pretende reunirse de nuevo con Lopera para transmitirle su deseo de abandonar el club, pero la idea del máximo accionista es totalmente contraria. Antonio Tapia lo considera un jugador fundamental para el retorno a Primera, de ahí que Lopera pretenda renovarlo o, al menos, que cumpla el año de contrato que le queda en el Betis. El hecho de incluirlo ayer en una lista de intransferibles sirve para lanzar un mensaje claro y rotundo al jugador, aunque todo podría sufrir un cambio tras un nuevo vis a vis entre las partes.

El otro nombre que está encima de la mesa de todos para abandonar el Betis es el de Sergio García. El propio Tapia admitió el domingo que no las tiene todas consigo en cuanto a la continuidad del delantero catalán, pese a que el club y el propio jugador anunciasen tras el Trofeo Colombino que seguiría en el Betis. El delantero sigue remitiéndose a esas palabras cuando se le inquiere sobre este asunto, pero la realidad es que su entorno sigue sondeando el mercado para buscarle una salida. En el club verdiblanco se ha recibido alguna propuesta por Sergio, pero se ha considerado insuficiente, por lo que se le incluyó en la lista de intransferibles, pero hasta el 31 de agosto todo es posible.

El tercero en discordia es Pavone. El argentino ya mostró su deseo de abandonar el Betis en el mercado invernal y tras el descenso su primera idea era salir del equipo verdiblanco. La carestía de ofertas importantes y el nuevo rol que Tapia le ha dado en el equipo han cambiado en parte su deseo de abandonar la disciplina bética, pero tampoco se encuentra demasiado cómodo. Lopera lo considera un jugador importante para lograr el ascenso y no parece dispuesto a dejarlo salir. Un caso parecido es el de Odonkor, quien tenía pie y medio fuera del Betis tanto por deseo propio como del club, pero al que la pretemporada le ha cambiado el gesto por completo. Más integrado y comunicativo que en anteriores temporadas, el alemán sólo saldría del Betis si llegara una propuesta irrechazable y no por los dos millones de euros con los que se lo tasó a principios de verano.

Una situación distinta es el de Nelson. Su entorno ya reconoció hace unas semanas que el lateral se había hecho a la idea de continuar en el Betis esta temporada, pese a la posible consecuencia negativa en sus aspiraciones de jugar con la selección portuguesa. El mensaje del club, por tanto, viene a coincidir con los comentarios provenientes de su entorno.

Pero el anuncio de Lopera de nombrar una lista de intocables, con todas las peculiaridades que puede tener ese anuncio con respecto a Sergio García y Arzu, dejó fuera a un nombre propio de la pretemporada verdiblanca: Achille Emana. El camerunés está puesto en el mercado pero, ahora mismo, no han llegado propuestas interesantes a la calle Jabugo, por lo que su situación sigue enquistada. En el club ya están hartos de la actitud de Emana y sus continuos retrasos. De hecho, ayer mismo el camerunés protagonizó la escena del día, justo antes del entrenamiento vespertino. Cuando el autobús que traslada al equipo desde el hotel de concentración a los campos de entrenamiento se había puesto en marcha, la puerta se abrió para incorporar a un jugador que llegaba con retraso. A los pocos segundos, Emana aparecía corriendo en lo que representa su enésimo retraso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios