Grupo B

Maracanazo de España (0-2)

  • La campeona del mundo se convierte en la primera eliminada con otro partido nefasto ante Chile. Un equipo de leyenda no merecía un final tan cruel pero zanja su época dorada de forma miserable.

Comentarios 62

España completó el Mundial más espantoso de su historia con una derrota llena de impotencia ante Chile que, para colmo, la nombró como la primera eliminada del torneo en el que defendía título. Inaudito. Insólito. Insano incluso para un equipo de leyenda que no merecía este final. Merecía algo más digno, pero tampoco se lo ganó. Factores hay muchos y variados, seguramente los más importantes no sean los que más trasciendan, pero España no compitió y cayó justamente. Déficit físico, convocatoria discutida, alineaciones blablabla, etc. Dos Eurocopas y un Mundial merecen el respeto suficiente para no cebarse con un grupo inconsciente de sus propias deficiencias actuales. Toca mirar al futuro y en él ya no hay ciclo para algunos de los más importantes elementos de esta etapa tan gloriosa. Merecían otro final, claro, pero ellos forjaron la leyenda y ellos han abdicado en Brasil. Ni más ni menos.

La España del tikitaka seguramente ni siquiera aterrizó en Brasil. Se quedó en España. Mejor dicho, en la Liga española. Pero aun así no parece admisible un torneo tan lamentable. Un gol de penalti a favor y nada menos que siete en contra en dos partidos contra selecciones de buen nivel pero nunca superiores a España. Increíble pero cierto, el tercer partido contra Australia será un bolo de verano. También para los oceánicos, 'eliminados' por España. Holanda y Chile se jugarán el primer puesto.

Del Bosque, entrenado poco dado a giros bruscos y muy defensor de la línea marcada, apenas dispuso dos cambios respecto al desastre de Holanda. Sin querer señalar a nadie, hacer sólo dos cambios puede mantener cierta confianza en los conceptos trabajados pero desde luego señalaba a Xavi y a Piqué. Javi Martínez y Pedro parecían buenas opciones pero escasa variación sobre el plan inicial. Otros en penoso estado físico y mental se mantuvieron. No hubo más que ver la segunda parte de Koke y los minutitos de Cazorla para concluir que son dos factores esenciales en un torneo de esta naturaleza. En eso, España ha estado a la cola del Mundial.

El comienzo resultó rápido y Chile salió presionando. España aguantó razonablemente y provocó imprecisiones en los chilenos. Y, caray, ocurrió algo parecido al debut ante Holanda. Diego Costa, horrible en las dos citas, no resolvió en el área tras un robo, Iniesta y Silva se las ingeniaron para acorralar a Chile y Xabi Alonso recibió llegando para estrellar un disparo a bocajarro en el cuerpo de Claudio Bravo, nuevo portero del Barcelona desde un rato antes del partido. En menos de cinco minutos, un error del propio Alonso provocó una contra de Chile en la que España volvió a empeñarse en no hacer falta, los andinos conectaron entre sí hasta encontrar en el segundo palo a Vargas, quien recortó y fusiló a Casillas. Minuto 20 y todos los fantasmas en el mítico Maracaná.

Iniesta no resultó suficiente ante la inoperancia de los dos mediocentros, engullidos por la presión chilena, con un redivivo Vidal a la cabeza. Diego Costa volvió a demostrar que es la sombra del tiburón que conquistó al escéptico (por decirlo suave) aficionado español y a un Del Bosque que siempre ha reconocido que le faltaba un 9 depredador. Tuvo otra vez un par de opciones buenas que estos meses acabarían o en gol o en golazo y en Brasil en nada, y jamás le ganó la partida a los defensas que tuvo enfrente.

Y ocurrió que mientras España intentaba mantener la paciencia para insistir en la remontada, una falta de Alexis despejada de cualquier manera por Casillas pilló a los cinco miembros de la barrera a otra cosa. Aránguiz, el topo de esa barrera, recogió el rechace y se quitó el balón de encima con un punterazo que batió al meta español. Tragedia en Maracaná. Maracanazo en toda regla. Partido y medio y España, la super España, la tricampeona, la del fútbol que ha marcado una época, haciendo las maletas. Vivir para ver.

La segunda parte, la verdad, sobró. Como los seis minutos de añadido, un insulto para el agonizante campeón. Busquets pudo mantener con algo de vida a España con 35 minutos por delante, pero envió fuera una chilena bombeada de Diego Costa cuando sólo tenía que empujarla. Ese fue el reflejo de esta España que reinó el fútbol mundial y que ahora deja Brasil, el epicentro histórico del balompié, con el rabo entre las piernas. Que el batacazo, el Maracanazo español, no tape la época más increíble jamás vivida. Pero del pasado no se vive en ningún ámbito de la vida y la selección no vio a tiempo que había que cambiar. Ahora lo hará a la fuerza. Peor todavía. Sólo cabe esperar que el tiempo sea justo con estos fenómenos que lo ganaron todo. 

Ficha técnica:

0 - España: Casillas; Azpilicueta, Javi Martínez, Sergio Ramos, Jordi Alba; Xabi Alonso (Koke, m. 46), Busquets; Pedro (Cazorla, m. 76), Silva, Iniesta; y Diego Costa (Fernando Torres, m. 69).

2 - Chile: Claudio Bravo; Isla, Silva, Medel, Jara, Mena; Aranguiz (Felipe Gutiérrez, m. 69), Díaz; Alexis, Vidal (Carmona, m. 87) y Vargas (Valdivia, m. 86).

Goles: 0-1, m. 20: Vargas. 0-2, m. 43: Charles Aranguiz.

Árbitro: Mark W. Geiger (Estados Unidos). Amonestó a los chilenos Vidal y Medel y al español Xabi Alonso.

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del grupo B del Mundial de Brasil 2014, disputado en el estadio Maracaná ante 74.374 espectadores, 30.000 de ellos chilenos. Lleno.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios