Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Champions League

El Real Madrid y su mística: ¿Suficiente para ganar otra Champions?

  • El conjunto blanco evitó el miércoles la caída al barranco con otro ejercicio de supervivencia extrema: un polémico gol de penalti en el minuto 97.

El Real Madrid-Juventus, en imágenes El Real Madrid-Juventus, en imágenes

El Real Madrid-Juventus, en imágenes / EFE

Comentarios 1

Unos lo llaman mística, otros suerte y algunos aluden a eventuales favores arbitrales, pero lo cierto es que el Real Madrid siempre parece sobrevivir a las situaciones más complicadas para avanzar en la Liga de Campeones. A falta de un juego consistente, ¿basta el escudo para lograr su tercer título continental consecutivo?

El conjunto blanco evitó el miércoles la caída al barranco con otro ejercicio de supervivencia extrema: un polémico gol de penal en el minuto 97. El ejecutor, cómo no, fue Cristiano Ronaldo y su sangre fría para aliviar los corazones de una hinchada que ya parece inmune a las taquicardias.

El nuevo ejercicio de funambulismo del equipo de Zinedine Zidane no puede esconder la angustia que pasó para lograr su pase ante la Juventus, algo que se antojó innecesario tras la victoria 3-0 de los blancos en la ida jugada en Turín. Pero con poco -la cabeza de Mario Mandzucic, la verticalidad de Douglas Costa, la presión y el orgullo-, el equipo italiano puso contra las cuerdas al campeón de Europa.

Zidane asumió el error de su alineación cuando en el descanso retiró a Carlos Casemiro y Gareth Bale -de nuevo muy señalado- para situar a dos extremos, Marco Asensio y Lucas Vázquez, con el objetivo de ganar en profundidad y ayudar a sus laterales, muy superados todo el encuentro.

Durante 90 minutos, el Real Madrid fue el reflejo de lo que enseñó toda la temporada: es inconstante. Alterna buenos minutos con otras fases en las que se ve arrollado. No gobierna los partidos. De tal forma que puede ganar a cualquiera en una buena noche -por ejemplo al Paris Saint-Germain o a la Juventus en Turín- o perder contra cualquiera, como confirmó en la Liga española, donde es cuarto y transita a 15 puntos del Barcelona.

"Estoy contento porque al final hemos pasado. Dentro de los 180 minutos merecimos pasar. Era difícil no marcar esta noche. Pero esto es el fútbol, es bonito. Hicimos un gran partido allí, ganamos 0-3 y hoy hasta el último minuto no lo hemos conseguido", resumió Zidane en la cadena Bein Sports con el susto todavía en el cuerpo.

Lo que tiene el equipo blanco es un intangible, como es el peso del escudo, y un valor seguro, como es Cristiano Ronaldo. El portugués marcó el debatido penal del triunfo ante la Juventus con la templanza propia del futbolista que no teme al fracaso. Sumó su decimoquinto gol en la actual Liga de Campeones, una cifra asombrosa.

El Real Madrid se clasificó para su octava semifinal consecutiva de la Liga de Campeones, algo que habla de su tremenda fiabilidad en el torneo de clubes más exigente del mundo, un mérito que no se consigue sólo con suerte, árbitro o incluso buen juego. Por extremas que parezcan las circunstancias, el conjunto blanco siempre parece conseguir reunir los muchos elementos precisos para lograr el éxito en su torneo preferido.

Sin embargo, también es cierto que con su actuación del miércoles rebajó notablemente su condición de favorito para revalidar título y hoy se puede hablar de unas semifinales completamente abiertas ante Bayern Múnich, Liverpool o Roma. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios