villarreal - betis · sala de prensa

Sensaciones preocupantes

  • Gustavo Poyet asume la "responsabilidad" y reconoce la poca creación de peligro en ataque.

Comentarios 1

El Betis volvió a perder en Villarreal y, más que el resultado, Gustavo Poyet asumió la responsabilidad de la derrota y que el equipo, después del primer tanto local, se bloqueara, falto de confianza. Sin querer opinar ni anticipar cuestión alguna sobre su futuro inmediato, el entrenador uruguayo se mostró favorable a tomar las decisiones en frío y analizar con su cuerpo técnico el margen de mejora del grupo.

"Si se habla de la forma de jugar, la responsabilidad es toda mía. Uno busca soluciones a los problemas y, bueno, me ha costado encontrar un equilibrio entre el ataque y la defensa, sobre todo ante un equipo como el Villarreal. Pero nos quedamos muy cortos en ataque, sobre todo en la primera mitad, y es preocupante", señaló Poyet.

Sobre el plan del partido, en un regreso a la fortificación de la zaga, el entrenador indicó lo que le pareció la jugada clave: "Estuvimos bien en la organización a la hora de procurar parar al Villarreal, pero no en la faceta de ataque. Nos marcan un gol desde 30 metros y el partido se nos pone muy difícil, declaró Poyet al tiempo que mencionaba la sensación de verse obligado a "ganar como visitante" y la falta de confianza de sus jugadores.

También fue preguntado Poyet sobre su futuro. "El asunto de tener un trabajo o no tenerlo es cosa de dos personas. Que se termine, depende de que me digan que tengo que irme o renunciar yo. Soy de los que no me gusta meterme en líos después de un partido. No quiero dejarme llevar por las emociones. Me gusta sentarme y pensar en los porqués. Estoy tranquilo, porque el equipo hizo lo que tenía que hacer. Lo que suceda mañana o pasado no lo sabe nadie", afirmó.

Con una semana de descanso debido a los compromisos de las selecciones, al preparador verdiblanco le preguntaron sobre lo que puede hacerse desde la sala de máquinas: "Muchas cosas, pero hay que tener cuidado de no perder la línea. Puedes inventar un nuevo sistema y cambiar a ocho jugadores. No hay una cosa escrita que sirva para que salgan las cosas. Debe verse cómo están los jugadores, que a continuación tenemos un partido en casa... No es sencillo. Tengo que sentarme con mi cuerpo técnico y ver qué hay que cambiar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios