Deportes

Tablas que no contentan

  • El Betis, colíder y superior durante muchos minutos, acarició la victoria en el derbi

  • El penalti fallado por Jorge dio alas al Sevilla para empatar

El verdiblanco Baena y el sevillista Javi Vázquez disputan el balón. El verdiblanco Baena y el sevillista Javi Vázquez disputan el balón.

El verdiblanco Baena y el sevillista Javi Vázquez disputan el balón. / juan carlos vázquez

Sevilla y Betis se llevaron un punto en el derbi de juveniles, en un duelo de máxima rivalidad, si bien la imagen de jugadores y cuerpos técnicos charlando amigablemente al final del partido es digna de reseñar.

Resulta complicado saber a cuál de los dos equipos le quedó un regusto más amargo con el 1-1. Y es que el Betis fue mejor durante más de una hora, mientras que al Sevilla le faltó una pizca de ambición para ir de verdad a por los tres puntos cuando las fuerzas de su rival empezaron a menguar.

Aunque es cierto que en la primera mitad la posesión estaba muy repartida, los visitantes parecían ir más de verdad que los sevillistas. Pese a todo, hubo que esperar media hora para que el marcador se inaugurara tras una arrancada de Tellado, que se marchó de cuantos contrarios se interpusieron a su paso para asistir a Parada y que éste batiese a Alfonso.

El 0-1 dejó al Sevilla noqueado. Tanto, que casi dio las gracias cuando el colegiado dio por finalizados los primeros 45 minutos. La buena noticia: que sólo perdía por un gol de diferencia.

No cambió demasiado la tónica en la segunda parte. Tras un inicio en el que el Sevilla parecía querer el mando, el Betis volvió a generar ocasiones, con Tellado mareando a la defensa nervionense para provocar un claro penalti.

La pena máxima llegaba en un momento clave. Si Jorge la metía el choque quedaría prácticamente finiquitado. Pero si Alfonso la paraba, los suyos dispondrían de otra oportunidad para, al menos, arañar un empate. Fue el portero local quien se erigió en héroe al adivinar las intenciones de Jorge y enviar el balón a córner. Eso sí, claramente adelantado en su posición, lo que señalaron en repetidas ocasiones los jugadores verdiblancos.

Ese penalti no transformado fue un punto de inflexión. Al Betis le empezaron a pesar las piernas, y aunque mantuvo el orden atrás, dejó de merodear con tanto ahínco la portería de Alfonso.

Entretanto, el Sevilla se fue acercando con insistencia, si bien tampoco disponía de la claridad suficiente para cambiar el sino del partido. Hasta que los espacios se abrieron en favor de los locales y tras una jugada de Lara y varios rebotes el esférico llegó a las botas de Valentino, que la envió a la escuadra para hacer realidad el 1-1.

El Sevilla intentó aprovechar el rebufo del empate para ir a por los tres puntos, pero sin desordenarse atrás. El Betis supo que tocaba sufrir para no marcharse de vacío de un choque en el que habían acariciado la victoria durante gran parte del mismo.

Finalmente, los locales no se atrevieron a desmelenarse y los visitantes supieron mantener la compostura para firmar las tablas en el derbi sevillano, que deja al Betis colíder junto a Málaga (que perdió en Granada) y San Félix y Sevilla, quinto a dos puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios