Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

NBA

Los Thunder de Ibaka se hacen con la primera plaza en el Oeste y los Lakers tendrán que esperar

  • Los Timberwolves de Ricky no estuvieron demasiado bien y cayeron claramente ante los Jazz por 80-96. Los Grizzlies de Marc Gasol vencieron y aún aspiran al factor cancha en la primera ronda de la postemporada.

Los Ángeles Lakers tendrán que esperar al último partido de la temporada regular para sellar su pase a los play-off de la NBA después de que Utah Jazz no fallase en su visita a los Timberwolves de Ricky Rubio, mientras que los Thunder de Serge Ibaka se hicieron con la primera plaza de la Conferencia Oeste y los Grizzlies de Marc Gasol vencieron y aún aspiran al factor cancha en la primera ronda de la postemporada. Tras esta última jornada, el equipo de Pau Gasol se mantiene octavo y se lo jugará todo en el Staples Center ante Houston Rockets, que se complicó la vida perdiendo en la cancha de los Suns y que perdiendo ante los de Mike D'Antoni les entregarán la séptima plaza y el evitar a Oklahoma City en la primera ronda.

En el Target Center, los Timberwolves de Ricky Rubio no estuvieron demasiado bien y cayeron claramente ante los Jazz por 80-96. El catalán no pudo echar una mano a Pau Gasol, que ahora, además de depender de sí mismo, también podría contar con la ayuda de su hermano Marc, próximo rival de los de Salt Lake City. No fue un partido brillante ni de Rubio ni de su equipo, que contó un partido más con la baja de un jugador clave como Nikola Pekovic. Nuevamente lastrado por su tiro (2/9), el jugador de El Masnou se quedó en seis puntos, más cuatro asistencias, cuatro rebotes y dos robos. Los de Rick Adelman, donde solo se salvó Derrick Williams (18 y 6 rebotes), siempre fueron a remolque de la mayor motivación de su rival, liderados por Al Jefferson, autor de 22 puntos y 8 rebotes, y clave para frenar el amago de reacción del conjunto local, que se llegó a colocar a tres puntos en el tercer cuarto, pero que fue capaz de tomar la delantera ni de inquietar más seriamente a los Jazz.

Mejores noticias hubo en el Chesapeake Energy de Oklahoma City donde los Thunder se impusieron con trabajo por 104-95 a los Kings de Sacramento, lo que les sirvió para asegurarse el primer puesto del Oeste, algo que no sucedía desde 1996, cuando la franquicia estaba en Seattle y bajo el nombre de los Supersonics perdió la final ante Michael Jordan y sus Bulls. Impulsados por sus dos estrellas, Kevin Durant (29 puntos, 8 asistencias y 7 rebotes) y Russell Westbrook (21 y 8 asistencias), los de Scott Brooks no dieron demasiadas opciones a su rival, aunque este aprovechó cierta relajación local cuando el marcador parecía dejar el partido sentenciado en el tercer cuarto (75-51). Sin embargo, los Kings intentaron meterse en el encuentro y a falta de casi todo el cuarto final se situaron a once, lo que provocó que Brooks volviese a poner en la pista a sus dos estrellas para evitar sustos, aunque Westbrook no acabó el choque al recibir dos técnicas. Fue un buen partido una noche más del pívot congoleño con pasaporte español Serge Ibaka, que aportó puntos (14, con 7/14 en el lanzamiento), rebotes (7) y tapones (2) para volver a ser el mejor de los Thunder junto con las dos estrellas de la franquicia.

Victoria de los Grizzlies en Dallas

Finalmente, el pívot catalán Marc Gasol también se pudo llevar la victoria con Memphis Grizzlies, que tras ganar en la cancha de Dallas Mavericks por 97-103, por lo que su franquicia aún mantiene esperanzas de poder tener ventaja de campo en el primer partido de la postemporada. El de Sant Boi se quedó en tan sólo seis puntos, con 2/2 en tiro y 2/2 en tiros libres, pero únicamente jugó 24 minutos, en una nueva maniobra de su técnico Lionel Hollins de ir dando descanso a su cinco titular, siendo el español y el base Mike Conley los que más jugaron. Además, el mediano de los Gasol capturó siete rebotes, repartió seis asistencias y puso un tapón.

De este modo, los mejores jugadores visitantes para frenar la racha de doce victorias consecutivas de los Mavs vinieron del banquillo, gracias al trío formado por Jerryd Bayless, máximo anotador de Memphis con 19 puntos, Keeyon Dooling, que aportó 13, y Ed Davis, brillante con un doble-doble (11 y 11). La clave de la victoria de los Grizzlies estuvo en su gran segunda parte, donde desplegó todo su poderío ofensivo, anotando un total de 65 puntos, que le sirvieron para remontar la desventaja inicial de los locales, a los que no les bastaron los 26 puntos de Dirk Nowitzki ni los 22 del suplente Vince Carter.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios