Deportes

Los avisos de Tapia

  • El técnico verdiblanco indica que el comienzo de Liga será complicado, ante las circunstancias especiales que se están viviendo durante el verano · Admite que podrían salir tanto Sergio García como Emana

Comentarios 19

Sin levantar la voz y sin utilizar frases rimbombantes, Antonio Tapia desgranó punto por punto la actualidad del equipo verdiblanco. Asegura el técnico que no está preocupado por la imagen ofrecida en los dos últimos partidos, pese a la necesidad de una mejoría, pero en su discurso empiezan a colarse avisos ya conocidos en el entorno bético en otros tiempos.

Las especiales condiciones del verano en Heliópolis provocan que Tapia indique que el comienzo de Liga puede ser complicado para su equipo, a la vez que confirme que las salidas de los jugadores de mayor calidad, véase Sergio García o Emana, aún podrían abandonar la disciplina verdiblanca. Los recuerdos de las etapas de Jabo Irureta o de Héctor Cúper vuelven a aparecer en el horizonte, aunque ahora de un equipo de Segunda.

"El arranque de campeonato, por todas las circunstancias que se han dado, preveo que va a ser difícil. Espero un final bueno o muy bueno, en el que consigamos el objetivo, pero se han dado una serie de circunstancias que no son las ideales, aunque están dentro de lo previsto. Sabemos que los primeros partidos o el primer tramo de campeonato van a ser complicados, ya que hay jugadores que desconocen la categoría y otros que no han trabajado como queríamos. Son pequeños contratiempos, pero la plantilla tiene que sacar el trabajo adelante. Mi objetivo es llegar a diciembre estando ahí arriba y luego, en la segunda vuelta, sé que si el equipo coge una inercia de buen juego y resultados, podemos ser un equipo muy peligroso", señaló Tapia, que solicita paciencia a los aficionados, pese a saber que el bético, ahora mismo, necesita alegrías: "Nosotros fuimos al Colombino a buscar el resultado y lo conseguimos, pero en la pretemporada el objetivo, aparte de ganar partidos, es rodar al jugador. También nos viene bien perder y no crearnos una expectativa, para así no pensar que la Segunda va a ser fácil. Todos los partidos van a ser de mucha intensidad y duros. Va a haber malos resultados que habrá que superar".

Precisamente, una de los mensajes que Tapia ha querido inculcar en sus jugadores ha ido encaminado al hecho de que el Betis militará la próxima temporada en Segunda, algo que puede resultar complicado para varios futbolistas. "Alguna que otra vez se lo hemos recordado al equipo, sobre todo para que vayan tomando conciencia de la categoría, que no es mejor, ni peor, sino distinto. Tenemos que competir y ser conscientes de que las dinámicas de juego son diferentes. La presión es mucho más intensa, hay menos expectación y por tanto motivación, por lo que los niveles de concentración deben conseguirse desde dentro. Son factores con los que contamos y hay que adaptarse", apuntó el técnico cordobés, que insistió en su aviso para el comienzo de campeonato, aunque matizó en parte su preocupación: "Que vaya a ser difícil el arranque no significa que no vayamos a estar donde nos corresponde. La experiencia nos dice que tengo que estar preparado para todo. Dentro de mis planes puedo entender que no tengamos un inicio ideal, como ya le pasó al Zaragoza el año pasado. La clave es que el equipo tenga la capacidad para sobreponerse a las situaciones adversas para estar al final donde nos corresponde. Tampoco podemos empezar como motos y luego venirnos abajo. Estamos trabajando para que el equipo tenga buenos cimientos y así durante el campeonato mantengamos un alto nivel competitivo.

Pero los avisos de Tapia no sólo apuntan a lo que pueda ocurrir durante el mes de septiembre, sino que también hizo referencia a lo que está por llegar en las dos próximas semanas. El técnico admite abiertamente la posibilidad de que se produzcan más salidas en el equipo verdiblanco, aunque dice que el plan B ya está trazado. "Puede ocurrir que salga algún jugador más. Estaría dentro de lo previsto. Si sale y vemos alguna carencia, trabajaremos sobre el tema", señaló Tapia, que aludió al caso Oliveira como ejemplo de lo que podría ocurrir en este tramo final del mercado veraniego con jugadores como Sergio García o Emana: "Oliveira no iba a salir. Se hablaba de su implicación, pero las circunstancias hicieron que saliera. En el fútbol nunca se sabe qué puede pasar. No me preocupa que se marchen jugadores, sino que no tuviéramos una plantilla equilibrada. Entiendo que nadie es imprescindible, lo importante es el grupo. Si no tenemos un equipo compacto, vamos a tener problemas. No podemos depender de dos jugadores. Hay que valorar el grupo, que es el que nos va a dar rendimiento y si sólo pensamos en dos jugadores no conseguiremos el objetivo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios