Baloncesto | Betis Energía Plus Una identidad perdida durante 40 minutos

  • El Betis de Segura no mostró en Palma su sello de calidad

  • Superar el bloqueo mental, clave para el futuro

Curro Segura, durante un tiempo muerto. Curro Segura, durante un tiempo muerto.

Curro Segura, durante un tiempo muerto. / RBB

Comentarios 0

126 días después, el Betis Baloncesto volvió a perder. Acostumbrado sólo a vencer durante más de cuatro meses, llevado por la inercia y esa ola positiva que contó con una guinda en forma de trofeo con la Copa Princesa, el equipo verdiblanco cosechó en Son Moix la peor derrota de la presente temporada. No sólo por el marcador (34 puntos de diferencia, por 8 y 7 de las otras dos derrotas consumadas en Huesca y Valladolid), sino también por las sensaciones, que dejaron ver a un equipo irreconocible. Durante 40 minutos, los de Curro Segura fueron una sombra de su habitual identidad.

Poco o nada se vio en las Baleares de ese equipo guerrero, solidario en defensa y prácticamente letal en ataque. El Iberojet Palma calcó esas virtudes béticas en un partido prácticamente perfecto en casi todas las facetas de juego, ante el que los béticos no supieron responder: se quedaron en blanco, como el actor que se sube a las tablas teatrales y es incapaz de recitar su parte de diálogo.

"Nosotros en ningún momento hemos puesto la energía ni el acierto necesario. Luego llegaron los nervios, las pérdidas que nos han penalizado. Felicitamos al Palma por su partido y por una energía y acierto muy superiores al nuestro", indicó Segura tras encajar la tercera derrota del curso.

La imbatibilidad, que se prolongó hasta los 18 partidos –nuevo récord en la categoría–, no iba a durar para siempre. La buena noticia es que estos cuatro meses de victorias y buena labor han permitido a los béticos acumular un importante colchón con respecto a sus inmediatos perseguidores, ahora ligeramente reducido tras el tropiezo en Palma.

La principal labor de Curro Segura, durante esta semana de preparación que comienza hoy con la vuelta a los entrenamientos, y más allá de los conceptos tácticos de cara al partido del próximo sábado en San Pablo ante el CB Prat, estará en intentar recuperar a sus jugadores del bloqueo mental en el que parecieron inmersos durante el duelo ante los baleares. Porque caer está permitido, pero levantarse debe ser una obligación y el club no debe desviarse ni un centímetro de su objetivo de lograr el ascenso. Y si es posible, como primer clasificado, mejor todavía. Por delante quedan todavía 12 jornadas de competición.

Deberá el equipo bético volver a la senda de las victorias al calor de San Pablo. Y sobre todo, volver a demostrar por qué es el líder intratable de la categoría.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios