Coosur Real Betis-Gran Canaria | La crónica Cierre peleón y a esperar (69-74)

  • El Betis despide la temporada cayendo ante el Gran Canaria, que se clasifica para los play off

  • Resolver el futuro de un Plaza que quiere tiempo, la clave ahora

Almazán pugna con Okoye en presencia de Mike Torres.

Almazán pugna con Okoye en presencia de Mike Torres. / P. Hererra (ACB Photo)

Despedida a la temporada, cierre peleón y a esperar. El Coosur Betis cayó por 69-74 ante el Gran Canaria, que obtuvo el premio de clasificarse para los play off aprovechando la derrota del Unicaja ante el Real Madrid, y ya está de vacaciones tras un partido competido en el que el mayor deseo del rival, que se jugaba mucho más, le dio la vuelta al partido en el último cuarto con un demoledor parcial de 0-17 con el que pasó del 59-53 en contra al 59-70, del que ya no se levantó el conjunto verdiblanco, que ya está de vacaciones.

Y ahora llega el momento clave cara al curso que viene. El momento de construir, de saber qué quiere hacer el Betis con su sección de baloncesto: un proyecto con un presupuesto de andar por casa para sufrir, en el que Joan Plaza no estará, u otro más ambicioso con el que convencer al técnico catalán para que siga y lidere desde el principio al equipo sevillano con la intención de mirar arriba y cambiar el paso bético en la ACB y dejar de mirar de frente al descenso.

El equipo hispalense saltó a la cancha sin objetivos deportivos, ya que el decimosexto puesto era ya inamovible, pero dispuesto a despedir la campaña con una alegría, después de que en los dos últimos encuentros el nivel competitivo fuese paupérrimo. Había una deuda moral de la plantilla para con el club y el aciertos en los triples inicial disparó a los locales, que llegaron a contar con 12 puntos de renta (16-8). La entrada de Shurna, el hombre del partido para los canarios, Beirán y Albicy le cambió la cara al cuadro insular, después de un primer cuarto de guante blanco en el que ambos conjuntos llegaron al último minuto con apenas una falta personal cometida.

Elevaron el nivel defensivo los pupilos de Porfi Fisac y al Betis, sin el acierto exterior (0/8 en este cuarto frente al 3/4 del anterior), le costó encontrar las vías de ataque para consolidar su ventaja. Al contrario, los visitantes la fueron reduciendo y del 22-11 con el que acabó los 10 primeros minutos se pasó a un 24-24 con el liderazgo de un Shurna que hacía daño por fuera y por dentro. Borg cortó el parcial, pero el ex bético Slaughter golpeó con dos triples consecutivos para meter a los suyos en el partido y en la lucha por el play off.

Que sea un punto seguido o punto y aparte de Plaza en Sevilla dependerá de lo que le ofrezca el club

Sin Feldeine, lesionado, y con el bajón en las últimas jornadas de Ndoye, al que la temporada se le está haciendo muy larga, los problemas para sumar se multiplicaron en la tropa hispalense, con Jordan sufriendo ante la movilidad de los cincos visitantes y sin un referente claro en la pista. Beirán hacía daño por dentro y el Gran Canaria se fue al descanso mandando en el marcador tras igualar la lucha por el rebote.

Le sentó bien el paso por los vestuarios a la tropa verdiblanca, que reinició y volvió a parecerse al equipo del inicio del choque. Ndoye aparecía en la pintura, Ouattara se implicaba en el rebote, Campbell dirigía con cabeza, frenando a un Albicy desconectado y apostando incluso en pista por jugar juntos con los otros tres bases. Una altura media que exigía defender con mucha intensidad y correr en ataque. Así, el Betis le dio la vuelta otra vez al marcador para lograr una renta de siete puntos (52-45), que Shurna se encargó de dejar en cinco puntos para afrontar los 10 minutos decisivos (54-49).

Kay captura un rebote ante Costello. Kay captura un rebote ante Costello.

Kay captura un rebote ante Costello. / P. Herrera (ACB Photo)

Un cuarto para despedir la temporada con una sonrisa de oreja a oreja o con la idea de que al menos el objetivo, la permanencia, se cumplió. Arrancó bien el cuadro local, con Mike Torres aprovechando sus minutos, no así Tisma, pero en el 59-53 se acabó el choque para el Betis. Al apagón ofensivo le siguió una mala defensa en la que los jugadores casi pensaban más en el siguiente ataque que en frenar al rival y los puntos fueron cayendo del lado canario (cinco Slaughter, cinco de Shurna y cinco de Beirán) para acelerar hacia el octavo puesto (59-70). Peleó el Betis, presionando al final a toda pista y metiéndole el miedo en el cuerpo a su rival (67-71) tras cinco puntos de Campbell, pero no había tiempo para más y la derrota cayó en San Pablo. Que sea un punto seguido o punto y aparte de Plaza en Sevilla dependerá ya de lo que le ofrezca el club ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios