Baloncesto | Coosur Real Betis

El Coosur Real Betis, colista 18 meses después

  • La novena jornada deja al Coosur Real Betis como último clasificado de la ACB

  • La falta de competitividad, un lastre alarmante ante el Burgos

Albert Oliver, durante un entrenamiento reciente. Albert Oliver, durante un entrenamiento reciente.

Albert Oliver, durante un entrenamiento reciente. / RBB

La jornada no pudo ser más negra para el Coosur Real Betis. La derrota ante el San Pablo Burgos el sábado, unido al resto de resultados que se dieron en la novena fecha de competición en la Liga Endesa, colocaron al equipo de Curro Segura como colista de la clasificación. Con sólo dos triunfos en nueve partidos, los béticos se sitúan en el último escalón de la tabla, igualados con el Baxi Manresa, que tiene mejor average y ocupa la penúltima plaza.

Han pasado 18 meses desde la última vez que los verdiblancos ocuparon el último puesto de la clasificación. A finales de mayo de 2018, y con el equipo ya descendido desde algunas semanas antes –por segunda temporada consecutiva, por cierto–, el por entonces Betis Energía Plus dejaba la máxima categoría del baloncesto nacional tras una campaña en la que ofreció una imagen muy triste para una histórica entidad. El paso por la LEB Oro era irremediable en esta ocasión y, con su incontestable triunfo el pasado curso, parecía sentar las bases del proyecto del futuro.

Ante el Burgos, el Coosur perdió una de sus señas de identidad: la competitividad. Al contrario que en las otras derrotas, el equipo bajó los brazos en un nefasto segundo tiempo que los burgaleses aprovecharon para abrir una brecha insalvable. De esta forma, quebraron una dinámica de cuatro derrotas consecutivas en la Liga Endesa y siete en los últimos ocho partidos. Porque los castellano-leoneses son uno de los muchos equipos que participan en competición europea.

Con una victoria más, el Estudiantes y el Obradoiro marcan la frontera de la salvación

¿El resultado? Último clasificado y una brecha que comienza a abrirse de un partido con respecto al Obradoiro y el Estudiantes, que tienen tres victorias en su haber, equipos que marcan la frontera de la salvación de categoría.

Nadie dijo que la permanencia, objetivo para esta temporada, fuera una tarea sencilla a pesar de que, por nombres, la plantilla bética ilusionara a muchos. KC Rivers, Slaughter, Whittington o Nacho Martín son jugadores con experiencia más que contrastada para asumir, con cierta solvencia, el reto de la salvación. Sin embargo, son muchas las veces en las que el equipo peca de la falta de un líder sobre el parqué, alguien que llame a filas a sus compañeros y les dé un toque. El ex madridista KC Rivers, por caché y experiencia, debería ser ese jugador, aunque su aportación hasta el momento está dejando muchas más sombras que luces. Quizás las expectativas puestas en él eran mucho mayores.

Quedan muchísimas jornadas para dar la vuelta a la tortilla. De hecho, ni se ha quemado un tercio de las fechas que componen la competición. Pero son muchos los que comienzan a ver ciertos parecidos con aquel equipo que terminó pegando el barrigazo. Y antes de que sea tarde, quizás sea necesario algún toque de atención a algunos componentes del plantel. Porque el recuerdo del descenso vuelve a verse reflejado 18 meses después.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios