Coosur Real Betis

Ganar, en busca de hacerlo hábito

  • El Betis recibe a un irregular Unicaja con el propósito de mantener su línea ascendente de juego y resultados en este 2020

  • Ejim es baja en el conjunto visitante y Elegar está entre algodones

Niang presiona a Obi durante un entrenamiento en el Palacio de los Deportes de San Pablo. Niang presiona a Obi durante un entrenamiento en el Palacio de los Deportes de San Pablo.

Niang presiona a Obi durante un entrenamiento en el Palacio de los Deportes de San Pablo. / Betis Baloncesto

Una vez lanzado, mejor no parar. Dos de dos en 2020 ha significado tomar aire y empezar a ganar como hábito. Una inyección de confianza para un Coosur Real Betis que recibe en el que seguramente es su mejor momento de la temporada a un Unicaja irregular, pero siempre peligroso. No le faltan nombres y referentes al conjunto malagueño, incluso en el banquillo donde un viejo conocido como Luis Casimiro busca cortar para los costasoleños una racha a la que, en el otro lado, Curro Segura querrá dar continuidad: cuatro triunfos seguidos del equipo sevillano, los dos últimos como Betis, en la ACB sobre el cuadro malagueño, además del partido de la Copa de Andalucía del pasado verano.

El técnico verdiblanco siempre habla del partido a partido, del día a día y de no mirar más allá de la siguiente jornada. Sin embargo, es inevitable mirar de reojo al calendario para ver que tras esta cita espera el Barcelona en el Palau, Burgos en casa y otra difícil visita al Real Madrid antes del parón de tres semanas (entre la Copa del Rey y las ventanas FIBA), por lo que sacar los partidos en un San Pablo que se está convirtiendo en un fortín puede ser un impulso para que el conjunto sevillano pueda caminar con cierta tranquilidad por esta competida ACB.

La llegada de Jerome Jordan ha hecho que el engranaje funcione mejor. El pívot es una referencia interior más que válida y junto a Niang forman una pareja en la pintura complementaria a la que los rivales ya respetan como foco de atención. El trabajo de ambos será fundamental para controlar el rebote ante uno de los mejores equipos de la competición en esta faceta, si bien a este Unicaja le cuesta anotar (decimoséptimo con 76,8) y si el Betis controla el ritmo del juego tendrá un punto ganado respecto al contrario.

En ACB el conjunto sevillano ha ganado en casa los cuatro últimos duelos ante el Unicaja

Pero una cosa es la estadística y otra los nombres. El Unicaja cuenta con jugadores capaces de ganar por sí solo los partidos. La lista es inagotable desde la potencia de Deon Thompson a la calidad de los Josh Adams, Jaime Fernández, Brizuela o Toupane. Elijan el que quiera. O un tirador de rachas como Waczynski o la defensa asfixiante de Alberto Díaz, uno de los artífices de que el Unicaja sea uno de los conjuntos que más balones recupera en la Liga. También la omnipresencia de Carlos Suárez, que hace del equipo de Luis Casimiro uno de los mejores reboteadores en ataque del campeonato y el segundo que menos puntos encaja de la competición. Anota y recibe poco, por lo que meterle una marcha más al encuentro y estar agresivo en defensa, además de acertado en ataque, especialmente desde el triple, puede marcar diferencias.

Pero también tiene este Betis muchas armas. Armas que le han permitido rehacerse de una mala dinámica, aunque quizás nunca se cayó. Es imposible no pensar en qué hubiese pasado de haber ganado esos partidos que se escaparon por poco contra el Zaragoza, en Tenerife o frente al Manresa. Duelos a cara y cruz en los que la fortuna le fue esquiva al equipo hasta que le sonrió ante el Gran Canaria. La mochila de la presión se descargó y después llegó otra victoria en Fuenlabrada para refrendar esa mejora. Un triunfo conseguido desde un juego coral con Sipahi repartiendo asistencias y haciendo jugar a sus compañeros como nunca en este curso, con AJ Slaughter sin miedo a lanzar y con Pablo Almazán inyectando sangre y veneno a un equipo que por momentos adoleció de su falta.

De ello habrá que tirar para frenar a un Thompson que puede anotar desde cualquier posición. Ya sufrieron los béticos con un jugador parecido como Clark en Burgos y ahí puede que Nacho Martín tenga su sitio frente a un Obi que por dentro lo puede pasar peor. La baja de Ejim por molestias musculares hará que Toupane juegue más y Carlos Suárez pueda hacer de alero volviendo a sus orígenes.

Con 77 puntos de media el equipo de Luis Casimiro es el segundo que menos encaja en la liga

También está entre algodones Elegar, que el martes en la Eurocup frente a la Penya jugó menos de tres minutos y se perdió el tramo final en Murcia la anterior jornada en la ACB por dolencias en la ingle. Sin el pívot norteamericano, Rubén Guerrero tendrá más presencia en la pista para darle descanso a Gerun.

Sin embargo, más allá de mirar al rival, el Coosur debe centrarse en sí mismo. Todo empieza desde la defensa. Deberá obviar la estadística que dice que el Unicaja es de los peores equipos en el triple, porque tiene tiradores como para hacer de ello su estilo de juego. Oliver volverá a ser clave para llevar el control del juego y la aportación de hombres como Borg y Whittington, cada vez más cómodo en su rol de cuatro con capacidad para irse dentro, parece más que necesaria para estar siempre en el partido. Esa capacidad para mantenerse siempre con vida es la que le está dando al Betis un estilo propio, un sello desde una filosofía de luchar para, una vez tomado impulso, no parar.

Y lo necesitará ante un Unicaja capaz esta campaña de perder en el Martín Carpena frente al Estudiantes, anotando apenas 62 puntos (hizo también 60 en Burgos), o de vencer en el Palau al Barcelona yéndose hasta los 105 puntos. Una doble cara peligrosa, aunque en un duelo de rivalidad seguro pondrá el modo competitivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios