Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Manresa 74-84 Coosur Real Betis | La crónica Green vale lo que vale (74-84)

  • El escolta, con 27 puntos, lidera de nuevo el triunfo del Betis en Manresa para dar un importante hacia el objetivo de la permanencia

  • La buena defensa colectiva en el segundo tiempo marcó igualmente diferencias

Green, en el Nou Congost. Green, en el Nou Congost.

Green, en el Nou Congost. / J. Alberch (ACB Photo)

En un escenario guerrillero, de esos de los que el público saca a cualquiera de un partido, incluso a los árbitros, el Coosur Real Betis tiró de carácter y del talento de un Green que mañana mismo tendría que tener una oferta de renovación sobre la mesa para sacar adelante un partido en Manresa (74-84) que, aun quedando mucho por delante, supone un paso de gigante hacia el ansiado objetivo de la permanencia.

Con el average, por lo que pudiera pasar, de propina, el conjunto de Curro Segura sacó la segunda victoria a domicilio de la temporada cuando no podía fallar. Agarrado al acierto de Green (10/16 en tiros de campo), un jugador de esos que no se arruga y al que no le quema el balón en los momentos clave, y a la defensa de un bloque comprometido. Desde el primero, un comprometido Conger o un Slaughter que va tomando galones, al último que no juegue, Oliver en el Nou Congost, aunque sudó como el que más dando instrucciones sin parar desde el banquillo, el Coosur dio el golpe en el último cuarto de un choque igualado a errores y aciertos hasta entonces. Y lo hizo reponiéndose al 5-0 de salida de los locales, que entraron a los 10 últimos minutos con 54-59 e igualaron en un suspiro.

Ese mini parcial y el alboroto de un Nou Congost en ebullición no descentró a los verdiblancos y Slaughter, que como frente al Bilbao fue de menos a más entonándose tras un arranque fallón, lideró un 0-9 que silenció a la grada manresana. Ni siquiera una antideportiva pitada de forma parcial contra Slaughter despertó a los de Pedro Martínez, que del regalo salieron apenas con un punto menos de desventaja y Green contestó con tres puntos desde la personal que colocaba el 60-71 en el marcador.

Conger trata de manchacar ante Kravish. Conger trata de manchacar ante Kravish.

Conger trata de manchacar ante Kravish. / J. Alberch (ACB Photo)

Supo manejar desde ese momento el choque el cuadro verdiblanco, pese a esos minutos tontos de cuando te ves ganador antes de tiempo en los que una falta en ataque de Pablo Almazán en un soplido sobre Dulkys y una pérdida de Slaughter llenaron de dudas a los visitantes con tres ataques seguidos que hicieron agua. Curro Segura paró el encuentro. Llamó a capítulo a los suyos y el tiempo muerto tuvo un efecto revitalizador. Con 64-71 y jugándose la permanencia a cualquiera le quemaría el balón, pero no a Green. Pidió la pelota, bote que te bote, cambio de ritmo, paso atrás y lanzamiento desde cinco metros. Para adentro. Resoplido en el banquillo sevillano y respiro cuando un robo del escolta acaba en antideportiva de Nelson. La ley de la compensación. Pero si el Manresa sacó un punto el Betis dio carpetazo con la efectividad de Green desde la personal y un triple en la posesión adicional de Whittington que finiquitaba una victoria de enorme valor para el Coosur.

Y es que el triunfo tiene muchísimo valor. El octavo del curso llegó contra un rival que suma nueve y que ahora está en la misma pelea, con el average a favor y en una jornada en la que el UCAM Murcia, otro de los que está en la lucha, cayó en casa ante el Andorra y el Fuenlabrada perdió en Burgos.La losa de haber ganado hasta la fecha un solo partido fuera ya pesa menos tras sumar en Manresa y da alas al equipo (y quita presión) antes de afrontar una segunda salida la próxima jornada a Zaragoza.

Green lanza a canasta. Green lanza a canasta.

Green lanza a canasta. / J. Alberch (ACB Photo)

Pero los 10 puntos de renta final no reflejan lo que tuvo que sudar el Betis para tumbar a un Manresa respondón que no se arrugó ni con la baja de Toolson. Todo el mundo apostaba por la vuelta del escolta, protagonista en el triunfo catalán en la primera vuelta en San Pablo, pero se resintió a última hora de su lesión en un pie. El espectador se quedó sin el duelo de pistoleros Toolson-Green, pero el escolta bético no faltó a la cita. El trío que conformó de inicio con Whittington y Jerome Jordan sostuvo a un Coosur al que le costó entrar en el partido, pese a que casi le iba la vida en ello.

Entre los tres sumaron 28 de los 35 puntos al descanso del cuadro hispalense (37-35), más acertado en el segundo cuarto, como el Manresa, que en el aburrido primer acto (12-12), en el que unos y otros coleccionaron pérdidas hasta aburrir al personal. Con Toolson fuera de concurso y con uno y otro conjuntos encadenando errores en el tiro, era cuestión de que alguien asumiera el protagonismo en ataque y que un equipo diera un paso adelante en defensa para decidir el ganador.

Fueron Green y el Betis. Los puntos del estadounidense fueron secundados por un Conger comprometido, el trabajo de Jerome Jordan bajo los tableros para frenar a Kravish, la intensidad en defensa de Pablo Almazán y un Sipahi que ha entendido su nuevo rol y el Betis pudo romper el encuentro mediado el tercer cuarto (43-50). Pero para liquidar a este Manresa de Pedro Martínez hay que sudar 40 minutos. Se repuso con los puntos del ex bético Nelson y el trabajo en la pintura de Mitrovic y Kravish, pero cuando Green sacó el fusil (11 puntos en el último cuarto), decantó el partido y le dio media salvación al Betis. Habría que pensar en renovarlo ya. Si se puede y él quiere.

Curro Segura. Curro Segura.

Curro Segura. / ACB Photos

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios