Coosur Real Betis-Manresa Pasajeros, al tren de la liga

  • El Betis, colista, recibe necesitado de triunfos al combativo Manresa de Pedro Martínez, que llega sin Sakho ni Ferrari

  • El acierto exterior y la seriedad defensiva, claves para los locales

Malmanis, Conger y Niang, con Nacho Martín al fondo, esperan instrucciones durante un entrenamiento en San Pablo. Malmanis, Conger y Niang, con Nacho Martín al fondo, esperan instrucciones durante un entrenamiento en San Pablo.

Malmanis, Conger y Niang, con Nacho Martín al fondo, esperan instrucciones durante un entrenamiento en San Pablo. / José Ángel García

El tren pasa por San Pablo en la última jornada del año en la ACB y más le vale a Curro Segura y a sus pupilos subirse en él. Subirse no es más que ganar un duelo fundamental ante el Manresa, en teoría un rival directo por la salvación y que ahora anda por la clasificación con dos triunfos más que los verdiblancos tras sacar adelante tres de sus últimos cuatro compromisos en partidos igualados que decidió a su favor por un margen de entre uno y tres puntos. Es decir, compite hasta el final el cuadro de Pedro Martínez, un técnico que siempre inyecta sangre a sus equipos, algo de cuya falta viene adoleciendo un Coosur Real Betis de capa caída y que, aún quedando mucho por delante todavía, se juega buena parte de sus opciones en las próximas tres citas, las dos primeras en casa.

Los fichajes no llegan a Sevilla pero la liga no para. Y el entrenador granadino tendrá que hacer frente a un motivado rival con las mismas piezas, con un juego interior deficiente, una dirección coja cuando manda un Sipahi cada vez más sobrepasado por el juego y que postea menos, y un ataque cada vez menos fluido al que las individualidades de uno u otro no le basta para pelear los partidos. Santiago y Bilbao eran dos plazas para demostrar carácter y sacar orgullo, el plantel heliopolitano nunca dio la sensación de ir con todo a por esos partidos y las victorias se quedaron en casa. Y es ahora, con la soga al cuello, cuando los béticos no tienen margen de error. Entre la espada y la pared, tienen que sacar todo lo que tienen dentro para sumar un triunfo revitalizador que sirva de punto de inflexión. Ese punto que no se espera y no llega porque nada cambia: ni jugadores, ni estilo de juego.

Porque el todo o nada al triple ya no sirve. La batería exterior está coja y falta de un referente mientras la presión y la ansiedad sigan atenazando a Slaughter. Por dentro, mejor ni hablar. Con dos interiores muy parecidos para lo bueno y, fundamentalmente, lo malo, meter balones dentro tampoco es una opción. Ni siquiera es una opción optar por un sencillo pick and roll en el que Albert Oliver es catedrático porque parece que los interiores no saben jugarlo. Con problemas en la parte ofensiva (68,6 puntos de promedio en los últimos tres choques), todo pasa por defender.

Tras esta cita los béticos repetirán en San Pablo ante el Gran Canaria el 5 de enero

Parar a Toolson, anotador compulsivo, y Kravish, referente por dentro, son las claves lógicas pero el motor para que ellos produzcan son Dani Pérez, un base que encuentra siempre al compañero mejor colocado y que busca siempre el pase extra (promedia casi siete asistencias por partido) antes que lanzar. La última vez que pasó por el parqué hispalense se llevó el triunfo a San Sebastián con el Gipuzkoa anotando 14 puntos y repartiendo seis asistencias.

Y si de mirar al pasado toca, los precedentes no son halagüeños. Como Betis el plantel sevillano no sabe lo que es ganarle al Manresa, lo que dice mucho del despropósito que ha sido el club en los últimos años. En las tres temporadas previas apenas hubo dos enfrentamientos entre los descensos de unos y otros a la LEB y en ambos casos se llevaron el triunfo los catalanes.

Pero este Manresa es mucho más que los jugadores citados. No en vano, hasta 18 jugadores ha usado ya Pedro Martínez entre temporeros y algún canterano. Con Sakho y Ferrari lesionados, Dani Pérez llevará la batuta apoyado por Cvetkovic. Ante ambos gana Sipahi en cuanto al físico, por lo que no estaría de más que usase su cuerpo para sacar ventajas de una vez, aunque si no lo ha logrado en lo que va de curso... Magarity y Báez se compenetran bien en el cuatro, por lo que los Nacho Martín, Obi y Whittington, cuando doble posiciones, deberán imponer su mayor fuerza, sin olvidar a Dulkys, que esta semana conoció que el club prolongó su contrato temporal hasta el final de la temporada, Pere Tomàs, Vaulet o Mitrovic, mineros de esos que nunca faltan en el Manresa dispuestos a hacer el trabajo sucio.

El promedio anotador del Betis en los últimos partidos ante Obradoiro, Real Madrid y Bilbao es de apenas 68,6 puntos

Destaca el cuadro barcelonés por el bloque, algo que el Betis todavía no ha conseguido consolidar como sí lo hizo el pasado ejercicio en la LEB Oro. Los roles no es tan definidos y eso en la ACB se nota. Y es que hay momentos en los que cualquiera no puede tirar de galones. Cualquiera no puede hacer la guerra por su cuenta ni creerse con la capacidad de ganar solito el partido de turno.

Quizá habría que empezar por ahí para ordenar un ataque por momentos deslabazado y anárquico que pasará otro examen ante uno de los conjuntos que más puntos encaja. Conger se ha convertido en el anotador del equipo las últimas jornadas pero suma demasiado desde las acciones individuales y Whittington va desapareciendo con las derrotas y la indefinición entre ser un cuatro abierto o un cinco que juega poco de espalda. Nacho Martín rinde poco con la falta de minutos, Malmanis hace tiempo que se cayó de la rotación (su renovación sigue siendo un misterio más allá de ser cupo de formación) e Izundu sigue sin aprender a defender dejando las manos quietecitas.

Mucho que mejorar a la carrera, pero hay tanto en juego en este partido que el Betis deberá sobreponerse a los problemas y sumar, como sea, el cuarto triunfo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios