Coosur Real Betis

Paunic, una opción para apuntalar el juego exterior

  • El alero serbio, con experiencia en ACB tras su paso por Gipuzkoa Basket y Fuenlabrada, es agente libre y ha sido ofrecido al club

Paunic busca la canasta en un partido contra el Betis. Paunic busca la canasta en un partido contra el Betis.

Paunic busca la canasta en un partido contra el Betis. / Mariscal / EFE

El Coosur Real Betis busca apuntalar la plantilla con un alero. Los movimientos realizados para tratar de atraer a Paul Zipser, que optó por aceptar la propuesta del Bayern Múnich, y a Pietro Aradori, quien se marchó a la Fortitudo, así lo atestiguan. A pesar de la llegada de Demetrius Conger, en la dirección deportiva entienden que todavía tienen trabajo por hacer para poner a las órdenes de Curro Segura la plantilla más compensada y competitiva posible, por lo que buscan dar con un jugador que apuntale el juego exterior y, a ser posible, suponga una guinda al proyecto en la vuelta a la Liga Endesa. Y uno de los nombres que están sobre la mesa es el del serbio Ivan Paunic, con experiencia en la competición tras su paso por Gipuzkoa Básket y Fuenlabrada, en dos etapas diferentes.

Paunic (Belgrado, 1987) es un alero de 1,98 metros de altura y supone una de los últimos ofrecimientos que han llegado a las oficinas béticas, donde estudian con detenimiento todas las opciones disponibles para reforzar el puesto de tres. Actualmente sin equipo después de terminar su vinculación contractual con el Chemidor Tehran BC de Irán, el serbio se unió al training camp de la Virtus de Bolonia a la espera de encontrar dónde continuar su carrera. Y la opción de regresar a España, donde rayó a un buen nivel –sobre todo en su etapa en Fuenlabrada–, le satisface. Ahora la pelota está en el tejado de la dirección deportiva, que será la encargada de valorar si la pieza encaja o no en el puzle que es la plantilla verdiblanca.

Con una calidad fuera de toda duda, que lo llevó incluso a formar parte de la selección serbia que logró la plata en el Eurobásket de Polonia en 2009 o la cuarta posición en el Mundial de 2010, la principal incógnita reside en el aspecto físico, ya que poco antes de firmar en Irán por el Chemidor Tehran se sometió a una intervención en la rodilla, buscando recuperar el nivel que alcanzó en tiempos pretéritos, una tarea que se entiende bastante complicada. No logró destacar en su etapa en el país asiático, ni tampoco en su aventura anterior en el Tofas Bursa turco, en el que apenas superó los cinco puntos por partido de media en el torneo doméstico como en la Eurocup.

De momento, y mientras se arroja algo de luz en lo relativo a su futuro, Paunic se machaca en el campus de entrenamiento de la Virtus de Bolonia, a la espera de ver si reaparece una oferta que le haga tilín y demuestre que, a sus 32 años, todavía tiene mucho baloncesto en sus manos.

Mientras tanto, Curro Segura cuenta para la posición de tres con Conger, cuyo fichaje se hizo oficial el miércoles, y Pablo Almazán, que quiere demostrar que puede competir con los mejores esta temporada en la Liga Endesa, así como Borg, que en ocasiones puntuales también puede actuar como alero, como ya demostró el pasado curso tras la lesión de Bropleh.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios