Coosur Real Betis

Demasiadas concesiones en el triple

  • El conjunto verdiblanco encaja casi 13 canastas de tres puntos de media por partido, en más de 30 intentos de los rivales

Slaughter lanza un triple durante el partido frente al Barcelona. Slaughter lanza un triple durante el partido frente al Barcelona.

Slaughter lanza un triple durante el partido frente al Barcelona. / F. Ruso / ACB Photo

Dejando al margen la antideportiva señalada sobre Izundu, que marcó el inicio del fin para el Coosur Real Betis en La Laguna, un factor fue determinante para encadenar allí la cuarta derrota seguida y seguir en la cola de la ACB: encajar 37 puntos en el último cuarto. Una cifra escandalosa que no se sostiene sólo porque el equipo se descentrase por la acción del pívot, que no era una explicación lógica el parón por el problema en el marcador en el partido contra el Zaragoza, cuando volaron en el último parcial 11 puntos de renta.

Esta vez fueron 10 puntos frente al Iberostar Tenerife en apenas ocho minutos. Un equipo, el de Txus Vidorreta, que tuvo en el acierto desde la línea de los 6,75 metros, y en concreto en el de Salin (4/5 en ese cuarto) el arma para derrotar al Betis con un 5/10 en los 10 minutos finales.

Llegó a ese momento el cuadro canario con 8/21 en triples y acabó con 13/31 (42%). Pero lo que hizo el Tenerife es algo habitual ante un Coosur que concede mucho al rival desde el triple. Unas veces como norma, otorgando el tiro y esperando el error; otras veces por llegar tarde ante el buen movimiento del balón del conjunto contrario. El caso es que tirando de promedios el equipo sevillano permite de media 12,4 triples a su rival de 31 lanzados de promedio por encuentro. Es decir, casi 40 puntos por choque, una cifra que fue incapaz de reducir pese a medirse el penúltimo clasificado en acierto exterior de la ACB y al conjunto con peores números en esa faceta de los que compiten en alguna de las tres competiciones continentales.

La falta de ajustes en la defensa en esas situaciones y cerrar el rebote en los momentos claves fue determinante. En los tres primeros cuartos el Tenerife llevaba capturado siete rebote ofensivos que apenas le habían generado tres puntos. En el último los locales sumaron cuatro de los que generaron seis puntos: un triple de Salin, en una acción con dos rebotes consecutivos en ataque cuando el marcador reflejaba un 84-87, y un 2+1 de Yusta en la siguiente acción ofensiva para el 90-87. Decisivos. En ese instante Izundu estaba en el banquillo ya eliminado y Niang esperando su momento para seguir con su mejor partido de la temporada. Debió salir antes a la pista aun con sus cuatro faltas.

Además de ese acierto exterior, dos jugadores protagonizaron la remontada canaria: Shermadini, MVP de la jornada (la anterior fue Clark, del Burgos, también ante el Betis) y un Marcelinho que además de sacarse de la manga la antideportiva de Izundu repartió 15 asistencias. Ambos rondaron los 32 minutos en pista. Y Dani Díez, casi 35. En el Betis Conger y Whittington firmaron el tope en los verdiblancos con 28. Malmanis no jugó, Izundu no llegó a siete y Obi participó menos de cuatro minutos. El reparto de minutos no está funcionando como la campaña pasada y faltan quizás jugadores con claros roles de titulares que sean capaces de convertirse en los líderes del equipo. Tuvo la ocasión Slaughter, pero su –1 de valoración lo dice todo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios