Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Coosur Real Betis 79-66 Burgos Alma y puntos: aquí hay un equipo (79-66)

  • El Betis consigue un sólido triunfo ante el Burgos desde la defensa en el estreno de Green con 15 puntos

  • Pablo Almazán y Borg lideraron en defensa a un equipo que demostró de nuevo gran capacidad para competir

Conger lanza ante la defensa de McFadden. Conger lanza ante la defensa de McFadden.

Conger lanza ante la defensa de McFadden. / Juan Carlos Vázquez

Si Green y Slaughter pusieron los puntos, Pablo Almazán y Borg pusieron el alma y el corazón para llevar al Coosur Real Betis a un hasta cómodo triunfo frente al Burgos, que siempre fue por detrás en el marcador, que permite a los de Curro Segura reforzar su idea de que están por el buen camino y tomar aire respecto a la zona baja. Un duelo que, curiosamente, enfrentaba al segundo y tercer mejores equipos desde el triple no se decidió por el acierto desde la línea delos 6,75 metros, sino por el desacierto en la primera parte (3/11 los locales y 2/13 su rival). El conjunto sevillano entendió esta vez bien que el camino era otro y con una gran defensa, que daba continuidad a la puso al Barcelona contra las cuerdas en el Palau, marcó diferencias para sumar la sexta victoria de la temporada, la quinta en el fortín que debe ser San Pablo.

Mandó con solvencia el cuadro hispalense ante un conjunto que quizá pagó el viaje intersemanal a Israel. Eso y la grandísima actividad atrás de los verdiblancos hizo que los de Joan Peñarroya nunca se metieran en el partido, pese a que el acierto desde el triple, especialmente de Benite, en el tercer cuarto alimentó su esperanza y los temores béticos. Barrera sólo metió uno de sus dos tiros libres para dejar a los suyos a cinco puntos (50-45), pero cuando el miedo y los nervios podían atenazar al plantel andaluz Pablo Almazán demostró que esta vez ha llegado a la ACB para quedarse y lideró con puntos y actividad defensiva un parcial de 11-2 que liquidó el choque definitivamente.

Con 61-47 y diez minutos por delante, resbalones del pasado hacen que nadie pueda estar tranquilo. Pero el Betis se va mostrando día a día más sólido y Green es una amenaza exterior evidente que refuerza las opciones ofensivas. Ni la zona propuesta por el Burgos amilanó a los locales, que a golpe de triple encontró la tranquilidad cuando Green puso el 77-58 a poco más de tres minutos para la conclusión. Eso sí, hay aspectos que mejorar, porque desde ese momento el equipo falló los siguientes seis triples y sólo sumó una canasta de Slaughter penetrando a canasta. El balón dejó de circular, viéndose ya ganador, y esas cosas en citas más igualadas puede ser la diferencia entre ganar y perder.

Pero se le permite eso en este choque al Betis. A un buen Betis en el que todos estuvieron muy metidos. Con Green en el quinteto titular, no tardó el nuevo escolta bético en aparecer. Después de una fase inicial de muchos errores de uno y otro lado, el alley oop de Niang despertó a un San Pablo en el que bien entrado el choque seguía entrando gente. El estadounidense apareció con un triple, que fue contestado por Clark y uno y otro empezaron a asumir protagonismo en sus equipos. Pero el Betis pareció salir con una marcha más, con más energía que su rival y en defensa empezaron a llegar las ayudas y las manos de los verdiblancos salían de todos lados para incomodar a los tiradores visitantes.

Green entra a canasta superando al visitante Clark. Green entra a canasta superando al visitante Clark.

Green entra a canasta superando al visitante Clark. / Juan Carlos Vázquez

Ya avisó Curro Segura que podría dar nuevos roles a algunos jugadores como AJ Slaughter, que ejerció de base cuando se sentó un ofuscado Sipahi. Con Jerome Jordan sin recuperarse de la lesión en el sóleo, Izundu le dio el relevo a Niang y el nigeriano cargó bien el rebote. Parece que cada vez más se limita a hacer lo que sabe y canta cuando quiere innovar, como en alguna pérdida en busca del pase imposible. Aun así mantuvo el pívot la energía de sus compañeros, se comió a Apic bajo los aros y Pablo Almazán tiró de físico para imponerse a un Salvó que, como Clark, apenas descansó unos segundos en el primer cuarto que se cerró con 16-11 con una última canasta de Bassas.

El Betis estaba muy activo atrás y eso incomodaba mucho a un Burgos que no se sentía cómodo en la pista. No funcionó Slaughter de base y el técnico granadino probó también con Borg. Oliver esperaba su turno. Slaughter abrió el parcial con un tripe y despegó el conjunto verdiblanco. Defendiendo, podía correr y en esas situaciones jugar con dos interiores como Nacho Martín y Whittington que pueden sumar tanto por fuera como por dentro teda distintas variantes hasta el 32-19 mediado el acto. El Burgos no encontraba soluciones y se agarraba a Clark y Lima, que tras palmear un lanzamiento de Fitipaldo (32-24) dio paso a una concatenación de errores de más de tres minutos que llevó el choque al descanso con 32-24.

Hasta cuatro jugadores ejercieron de bases: además de Sipahi y Oliver, lo hicieron Slaughter y Borg

Mandaba el Betis, pero no remataba a un rival con capacidad para darle la vuelta al encuentro. Benite se puso el disfraz de Toolson en San Pablo por momentos y con un 4/5 en triples llegó el Burgos al choque (42-37). Pero siempre que parecía que el equipo castellano llegaba, salía un bético para pararle los pies. Esta vez fueron Slaughter y Nacho Martín desde el perímetro y con el 50-45 le tocó a Pablo Almazán. Ahí un parcial de 11-2 terminó por hundir a un Burgos en el que Clark desapareció y MacFadden casi no daba signos siquiera (por fortuna) de estar jugando. Evidentemente, algo estaba haciendo muy bien el Betis.

Pero el Burgos venía de remontar en un par de minutos en Jerusalén una desventaja de 10 puntos y, aunque acabó perdiendo, obligó al Hapoel a irse casi hasta los 100 puntos para ganar. Lo sabía Curro Segura y no dejó que sus pupilos se distrajesen no relajasen. Había partido (63-54) hasta que Pablo Almazán, excelso también en ataque, abrió la lata con un triple al que siguió otro de Nacho Martín, recuperado para la causa verdiblanca. Cuando peor estaba la cosa para convertir el choque en un concurso de triples el Betis vio el aro como una piscina y se sumaron a la fiesta Slaughter y Green para sentenciar el choque (77-58), con Peñarroya desquiciado preguntándose por qué si había mandado zona ninguno de sus jugadores lo había ejecutado.

Al final el triunfo se quedó en Sevilla. Primera victoria para el Betis ante el Burgos (venía de tres derrotas) y, lo que es mejor, la sensación de que el equipo tiene mucho margen de mejora, que Green sumará puntos, que Nacho Martín ha vuelto y que con Borg, que le colocó un taponazo a Apic dándose una carrera hacia atrás a pocos segundos del final (lo que dice mucho de su carácter competitivo) y Pablo Almazán se puede ir a cualquier guerra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios