Coosur Real Betis

Dos antecedentes de los que aprender

  • El Real Madrid, que visita San Pablo este sábado, cayó en sus últimas dos salidas a Bilbao y Zaragoza

Sipahi encara a Borg durante un entrenamiento del Coosur Betis en San Pablo. Sipahi encara a Borg durante un entrenamiento del Coosur Betis en San Pablo.

Sipahi encara a Borg durante un entrenamiento del Coosur Betis en San Pablo. / José Ángel García

En un diciembre marcado en rojo por el Coosur Betis, la visita el sábado del Real Madrid (el sábado a las 20:30) no se plantea ni mucho menos como una final ante el mayor potencial de un rival que, sin embargo, viene de encajar en la Liga Endesa dos derrotas seguidas en sus últimas salidas a Zaragoza (84-67) y Bilbao (82-81), en la prórroga (sus dos únicos tropiezos ligueros).

No es imbatible, por tanto, el todopoderoso conjunto blanco, pero en esos dos encuentros se encontró enfrente con rocosos rivales con jugadores motivados y equipos en racha. El triunfo ante el Estudiantes al inicio del mes levantó los ánimos de los verdiblancos, pero la derrota en un duelo importante ante el Obradoiro vuelve a llenar de urgencias al equipo y dudas sobre el rendimiento de una plantilla de calidad que no acaba de arrancar como grupo.

El acierto exterior ha venido manteniendo al equipo, que compitió ante el Barcelona merced a un espectacular 18/35 en triples y ganó al Andorra, por ejemplo, con un 10/19 (53% de efectividad). La realidad es que cuando esa estadística no se mantiene en altos números el conjunto verdiblanco ve mermadas sus opciones, pese a vencer a un mal Estudiantes con un 36% (9/25) y al inicio del curso a un Joventut (con un 10/26) que no estaba tan engrasado como ahora. En sus últimos compromisos el Betis se cayó en el último cuarto en Santiago acabando con un 8/21 (38%) y en Burgos apenas firmó un 27% (7/26).

Sin triples le cuesta competir y los rivales ya se han dado cuenta de ello, dando un paso adelante en la defensa de la línea exterior a sabiendas de que por dentro el cuadro sevillano está más limitado. Sólo Nacho Martín, y Whittington a veces, es capaz de postear mientras que pívots como Izundu y Niang cuentan con recursos más limitados: mate bajo el aro o alley oops para sumar.

Y, sin embargo, el Real Madrid perdió estos dos choques ante un Bilbao que apenas firmó un 24% en triples (6/25) y un Zaragoza que hizo un 29% (6/21), ya que sus exteriores sumaron más de dos en dos. En la capital vizcaína los de Pablo Laso se quedaron en un 16% desde más allá de la línea de los 6,75 metros (6/38), pese a ser el segundo en esta faceta de la ACB promediando un 40% de efectividad, cifra a la que se acercó en la ciudad aragonesa (33%).

La clave de ambos triunfos locales estuvo precisamente en los tiros de dos puntos, aspecto en el que los verdiblancos no están acertados. El Bilbao hizo un 26/58 en tiros de dos puntos y el Zaragoza 25/52. Ambos conjuntos tuvieron en sus triunfos más posesiones que el Real Madrid y contaron a su favor con otro factor, ambiental, que en Sevilla históricamente no ha marcado diferencias salvo en ocasiones contadas. Más de 10.000 espectadores apoyaron al equipo local en cada caso y en la estadística oficial el choque contra el Barcelona fue el de mayor afluencia con unos 5.400 espectadores, aproximadamente. Eso sí, de momento en San Pablo se está viendo la mejor versión de un Betis que en casa sumar tres triunfos y dos ajustadas derrotas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios