Obradoiro 82-73 Coosur Real Betis La misma piedra, el mismo tropiezo

  • El Betis pierde de nuevo a domicilio, en Santiago, con otro pésimo último cuarto en defensa que le impidió siquiera competir

  • El Obradoiro expuso más en el tramo decisivo, con un quinteto trabajador que puso más deseo por el triunfo en la pista 

Sipahi trata de penetrar ante Pozas Sipahi trata de penetrar ante Pozas

Sipahi trata de penetrar ante Pozas / T. Rubial (ACB Photo)

Y a la hora de la verdad, agua. Un clásico de ayer y hoy en el Coosur Real Betis, que se volvió a derrapar en el último cuarto en Santiago ante un Obradorio que ganó (82-73) simplemente porque jugó los minutos de verdad con más ganas y un mayor deseo. Se impuso sin Kravic, su referente ofensivo, y sin Magee, francotirador en el perímetro. Y es que Moncho Fernández sacó a un quinteto más trabajador que talentoso llegado el momento decisivo. Y es que más vale un veterano como Calloway en pista que una promesa turca que ni dirige ni anota y sólo acumula pérdidas. Más vale un David Navarro de carácter ganador que un Slaughter alicaído que no remonta o un De Zeeuw que muere por cada balón que cualquier bético con alergia a ir a la pelea. Venció el que más lo buscó, el conjunto que más ganas puso en la cancha, ante otro que quizás se cree mejor de lo que es.

Y es que nueve derrotas en 12 jornadas deben hacer pensar a más de uno. Si el Betis no ficha pronto y bien irá comprando cada jornada que pase más papeletas para irse al hoyo. Porque la plantilla no da. Sipahi es un segundo base para jugar 10 minutos y no ser el titular. Falta un exterior que sume con regularidad y un pívot que no regale faltas como Izundu y haga algo más en ataque que machacar. Cuando lo dejan, claro. El triunfo ante el Estudiantes, otro que hoy por hoy está más para allá que para acá, confundió a alguno sobre lo que este Betis puede hacer. No puede depender en la dirección de un jugador de 41 años, ha perdido tiro exterior y por dentro carece de una referencia fiable que sepa jugar el bloqueo y continuación o generarse sus tiros propios.

Conger trata de dejar atrás a Czerapowicz. Conger trata de dejar atrás a Czerapowicz.

Conger trata de dejar atrás a Czerapowicz. / T. Rubial (ACB Photo)

Y eso que tuvo el choque en sus manos cuando a la vuelta de los vestuarios se disparó con un 0-9 de parcial, con dos triples de Obi, hasta el 36-45. Paró el partido de inmediato Moncho Fernández, viejo zorro, y su equipo respondió con un 6-0 para volver de inmediato al encuentro. Con Izundu regalando faltas, fue el pívot con un gran alley oop el que colocó el 50-55, pero se apagaron las luces en el Betis. Pozas salió a revolucionar el choque y un 8-0 llevó a los locales a entrar en el último cuarto con 58-55. Un minuto más duró el cuadro helioplitano en el choque, el tiempo que tardó en Slaughter en empatar antes de en cajar otro 9-0 a golpe de triples mal defendidos. Apareció David Navarro, De Zeeuw para lograr 12 puntos en este acto y ganar rebotes claves y dar segundas oportunidades a los suyos y Sipahi sumando pérdidas con ridículos pases bajo el aro, abajo, a los pívots. De infantiles. El Obradoiro, con un Calloway que dio al base otomano una lección de control del juego, supo mantener la renta en la decena de puntos ante un Betis sin ambición siquiera por pensar en el average, acumulando malas elecciones de tiros por la precipitación de querer reducir la diferencia de tres en tres en vez de tener la cabeza fría para ir paso a paso.

Las carencias del cuadro sevillano siguen siendo evidentes y necesita fichar más que nunca

En realidad siempre fue a remolque, más allá del marcador, un Betis fallón desde el triple (8/21) y desde el tiro libre (13/20), que supo reaccionar a una mala puesta en escena en Fontes do Sar. Siempre a remolque de inicio, menos en los instantes iniciales en los que Slaughter pareció volver a su mejor versión (un espejismo), en cuanto el Obradoiro abrió la lata desde fuera encontró el camino para hacer daño al rival. Magee empezó a sentirse cómodo en el perímetro y Calloway se unió a la fiesta para, tras un 0/4 en triples anotar cuatro lanzamientos desde más allá de la línea de los 6,75 metros para poner a los de MonchoFernández al mando (20-14).

Los de Curro Segura no llegaban a las ayudas y los locales encontraban cómodas posiciones de tiro moviendo un poco la bola o pasillos para atacar con determinación el aro. La defensa verdiblanca se cerraba sobre Kravic, referencia anotadora gallega, pero dejaba otros espacios en su objetivo de parar al pívot balcánico a toda costa. Y en ataque los triples no entraban. El arma hispalense por excelencia no funcionaba y el Obradoiro le hacía probar de su propia medicina para amagar con romper el encuentro con el triple de Pozas (5/11 en el primer cuarto), para cerrar los primeros 10 minutos con un peligroso 25-16.

El 0-9 de salida tras el descanso le dio nueve puntos de renta al Betis que dilapidó pronto

Elevó el nivel, sin embargo, el equipo bético en el segundo acto, pese a que Magee elevó la renta local a once puntos con otro triple. Segura probaba de todo. Cambiaba y cambiaba a sus jugadores, pero apenas sumaba desde la personal hasta que se puso el mono de faena atrás, defendiendo con mayor agresividad y al Obradoiro se le apagaron las luces poco a poco. Sin encontrar a Kravic, cuando los triples no entraron los verdiblancos fueron reduciendo canasta a canasta la desventaja, con Oliver y Calloway enzarzados en un duelo de veteranos en el que saltaban chispas.

Llegó, sin embargo, el choque igualado al cuarto definitivo, y otravez se cayó el Betis en el momento dela verdad. Y eso que supo frenar a Kravic (cero puntos), pero salieron secundarios a poner las cosas en su sitio en el último cuarto. De Zeeuw, Pozas y David Navarro sacaron adelante un complicado encuentro en el que la diferencia ante contrarios que no quisieron ir a la guerra creyendo que el talento individual sacaría las castañas del fuego. Pero no. A esto del baloncesto se juega en equipo y hoy por hoy el Betis no lo es, al menos cuando se ganan o se pierden los partidos. Cayó la moneda cruz, a ver si así por los menos se activan los necesarios fichajes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios