Coosur Real Betis

En movimiento contra el parón

  • Arnau Moreno relata cómo es la preparación de los jugadores del Coosur Betis en estos días de incertidumbre

  • "En dos metros cuadrados se pueden hacer muchas cosas", señala

Arnau Moreno charla con Izundu en un entrenamiento en San Pablo. Arnau Moreno charla con Izundu en un entrenamiento en San Pablo.

Arnau Moreno charla con Izundu en un entrenamiento en San Pablo. / Víctor Rodríguez

La incertidumbre sobrevuela sobre todas las competiciones deportivas y la Liga Endesa no es ajena a ella. A pesar de que el pasado lunes, la ACB, en una asamblea extraordinaria, ampliara la suspensión de la competición hasta finales de abril, en el ambiente sobrevuela una extraña sensación de que el parón puede extenderse todavía más. Sea un escenario u otro, los jugadores deben estar preparados para lo que se decida.

En el caso del Coosur Real Betis, esa puesta a punto física corresponde a Arnau Moreno. "En esta situación, si se alarga más de dos semanas, lo lógico es que afecte mucho. Cuando hay más de una de inactividad, el deportista pierde un poco su estado de forma", señala el preparador catalán. "Hay una desorientación respecto a hasta cuánto va a durar esta situación", incide.

Lo cierto es que el equipo tenía previsto regresar a los entrenamientos el pasado lunes. Sin embargo, el estado de alarma decretado hizo variar todos los planes en el club. "Nuestros jugadores son jugadores, pero antes son personas. Vivimos en una incertidumbre máxima. A muchos nos ha pillado lejos de casa y de nuestro entorno familiar, lo que agrava todavía más la situación. Todos están con la cabeza en otras cosas", explica Arnau, quien, no obstante, lo entiende como "un proceso": "Si somos capaces de hacer la preparación física de una manera diferente y divertida, nos hará llevarlo mejor y mantenernos sanos". Por ello, diariamente, el preparador cita a sus jugadores para que mantengan la forma a través de Instagram. Unas sesiones abiertas a todo el mundo que quiera unirse y adaptada a distintos niveles.

Además de ello, el club ha marcado unas pautas para que las pérdidas de forma, inevitables, sean lo menores posibles. "Sobre todo insistimos en que bajen el ritmo de comidas, porque ahora dejan de quemar", explica. "Cuando estás en rutina, entrenas mucho. Si supieras a ciencia cierta que, por ejemplo, el 4 de abril juegas contra el Murcia, tienes un objetivo concreto. Ahora tenemos que medir mucho, tenerlos controlados y empatizar con ellos para demostrarles que no están solos", insiste.

"¿Que cómo puede trabajar un jugador de más de dos metros en casa? Con muchas ideas. Al final, con dos metros cuadrados, puedes hacer muchas cosas. Hay que estructurar bien el entrenamiento, con movilidad y luego trabajos con el propio cuerpo, como flexiones o squats, que son ejercicios que pueden hacer a diario. Les hemos pasado unos ejercicios y eso lo pueden unir a cosas que ellos mismos conocen", explica Arnau.

Pero en este obligado parón puede haber una nota positiva. Al menos, el preparador bético trata de extraerla y entenderla así. "Hay parte de post-temporada. Por ejemplo, la campaña pasada, era primeros de mayo cuando terminamos. Subimos, festejos…, pero hasta mediados de agosto, el Coosur no empezó a trabajar. Para el jugador es sagrado descansar para vaciarte de siete a diez días. Después habría que buscar dos objetivos: mejorar en algo, como seguir construyendo cuerpo si eres joven y otro, hacer limpia”, dice.

"El equipo se vació contra el Manresa y terminamos con mucha gente tocada. Por lo que puede ser un buen momento para que el jugador se sane y se recupere. No sólo para mejorar, también para recuperar. Porque Obi tuvo problemas, Erick también…", analiza. "Es un buen momento, con trabajo preventivo, de recuperarse y de ponerse, no al 100%, pero sí a un nivel que permita estar a tope para volver a entrenar. Puede ser una cosa positiva", señala optimista el preparador físico verdiblanco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios