Betis Energía Plus-Melilla | Crónica

Con el uniforme de líder (85-64)

  • El Betis barre al Melilla en la segunda parte para encadenar su octavo triunfo con otra buena actuación coral y una gran defensa

  • La derrota del Lleida deja a los sevillanos solos en cabeza

Bropleh penetra ante Dos Anjos tras dejar atrás a Franch. Bropleh penetra ante Dos Anjos tras dejar atrás a Franch.

Bropleh penetra ante Dos Anjos tras dejar atrás a Franch. / Betis Energía Plus

Comentarios 1

El Betis Energía Plus ya manda en la LEB Oro. Lo hacía ya la pasada jornada, aunque igualado a victorias con el Lleida, pero el conjunto verdiblanco mantuvo su rodillo en San Pablo frente al Melilla (85-64) y el catalán se vio sorprendido en casa por el Oviedo, de manera que ahora, con todas las letras, el cuadro hispalense es el líder de la categoría.

Un líder que sigue gobernando los partidos con puño de hierro. Su octavo triunfo consecutivo fue incontestable, siguiendo el guión de muchos de los anteriores: amaga, impone un intercambio de golpes, un ritmo alto de partido consciente de que en algún momento el rival no podrá seguirlo, bien porque su segunda unidad rebaja el nivel o porque la intensidad de la defensa bética agobia al contrario de turno, que entra en colapso y se va de los partidos. Aguantó el cuadro norteafricano la primera parte, pero un incontestable parcial de 23-2, con el Melilla sin anotar casi ocho minutos, acabó con el choque en un San Pablo que se mantiene inexpugnable y en el que sus aficionados, después de años de penurias, vuelven a divertirse. No es ACB, pero el camino para volver está marcado.

Y tienen claro los pupilos de Curro Segura cómo no perder la senda. Desde la defensa. El potencial ofensivo y la calidad del Betis en ataque está fuera de toda duda. Pero cuando el equipo eleva el tono atrás, Tunde se multiplica, Pablo Almazán se come la pelota y mata por un rebote y Borg no deja a su par, toda cambia. Con ellos y con un Lluís Costa manejando el choque a su antojo, los locales rompieron el choque y con su canasta cerrada para el rival del 50-47 en el minuto 24 se pasó a un 72-49 al inicio del último cuarto. En su suspiro se acabó el partido.

Un parcial 23-2 iniciado a mitad del tercer cuarto rompió el partido para los béticos

Y eso que los de Alejandro Alcoba, que llegaron a Sevilla pocas horas antes del comienzo del encuentro con problemas con los vuelos, empezó dando guerra. Y mucha. Dos Anjos, una torre sin fin, dominaba bajo los aros ante un Stainbrook incapaz de jugar en las alturas y con sus rebotes ofensivos y mates el Melilla respondía a los golpes de Bropleh y Dani Rodríguez desde el triple. El base catalán no estuvo cómodo ante un Agada al que le sobraba energía y le metía las manos continuamente para quitarle el balón, presionándolo en la subida del mismo, mientras Zylle anotaba desde media distancia con cierta comodidad y sin oposición, superando a Malmanis.

Pero la entrada de Tunde para frenar a Dos Anjos y la de Obi para fortalecer el rebote le dio un impulso al cuadro sevillano, que corría incluso cuando no tenía que hacerlo, fallando ataques claros. Un 2+1 del ala-pívot bético colocó el 33-25 y Alcoba paró el encuentro, ante el temor de que se rompiera antes de tiempo. Contestó Pol Olivier con un triple tras el tiempo muerto y tras ocho ataques, entre pérdidas y errores, los locales superaron la zona visitante con un alley oop completado por Obi que le devolvía la delantera a los de Segura, incapaces de controlar el juego y enfrascados en un correcalles de los que le gusta a Franch, que cerró el primer tiempo con un triple desde la esquina que lo dejaba todo por decidir (42-38).

El marcador estaba en el aire, pero el Betis ya había mostrado síntomas de que casi cuando quisiera podía acelerar hacia el triunfo. El Melilla sufría sin Dos Anjos en la pista y su porcentaje de acierto desde el triple apenas le daba para mantenerse a remolque. Juan Rubio acercó a los suyos con un triple poniendo el 50-47, pero ahí se apagó el equipo de la ciudad autónoma. O lo apagó el Betis desde su intensidad atrás. Las manos de Tunde se multiplicaban y Dos Anjos chocaba contra un muro, Borg asfixiaba a Txemi Urtasun, Obi dominaba el rebote, Costa dirigía y mandaba y en un visto y no visto todo estaba solucionado: 69-49 con dos triples de Samb (acertado por fuera y blando bajo el aro) para cerrar el tercer acto y a pensar en otra cosa.

San Pablo y la pista del Huesca se mantienen como las únicas imbatidas de la liga

El parcial lo redondeó Dee con un triple al inicio del último cuarto hasta el 72-49, cuando Juan Rubio anotó un triple que cortaba una racha de casi ocho minutos sin anotar. Circunstancia definitiva ante este Betis, que cuando pone el modo rodillo es imparable. Rodillo en ataque desde una defensa que le permite correr con superioridad y que no encontró respuesta en un rival que echó de menos a Gilling, convocado con Dinamarca para estas dichosas ventanas FIBA. Aquí cabe destacar el compromiso de Borg, que ya en verano le dijo a la Federación sueca que no contaran con él, porque su prioridad era el Betis.

Dee trata de anotar defendido por Chuku. Dee trata de anotar defendido por Chuku.

Dee trata de anotar defendido por Chuku. / Betis Energía Plus

El conjunto de Curro Segura no se relajó. No cabe hacerlo con el granadino, que no para de mover el banquillo para exprimir al máximo a sus jugadores y que ninguno se deje una sola gota de sudor dentro. Incluso entró Marcius, pero el balcánico está años luz del ritmo de sus compañeros, pese a que lleva ya un mes en la dinámica de un grupo que no da opción alguna al rival. El que sea, pues dejó en 64 puntos al Bilbao, en 69 al Pelencia, en 65 al Ourense y ahora en 64 al Melilla para enfundarse el mono de líder.

Betis Energía Plus 85 (23+19+27+16): Dani Rodríguez (10), Borg 6), Bropleh (11), Malmanis (3) y Stainbrook (8) -quinteto inciial-, Dee (8), Tunde (6), Lluís Costa (10), Pablo Almazán (4), Samb (8), Marcius y Obi (11).

Melilla 64 (18+20+11+15): Franch (5), Agada (11), Juan Rubio (6), Zyle (16), Dos Anjos (14) -quinteto inicial-, Olivier (6), Javi Marín, Chuku (2), Txemi Urtasun (2) y Balaban (2).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios