Betis Energía Plus | LEB Oro

Cabeza de ratón

  • El conjunto de Curro Segura será el rival a batir en una competida LEB Oro que, con la opción real de subir, ha elevado el nivel

  • Ascender como primero, el objetivo real del cuadro verdiblanco

La plantilla del Betis Energía Plus. La plantilla del Betis Energía Plus.

La plantilla del Betis Energía Plus. / Betis Energía Plus

Dice el dicho que tanto va el cántaro a la fuente que termina rompiéndose. Tras varias temporadas (no sólo las dos últimas) coqueteando con el descenso, del que se salvó hace dos veranos hábilmente en los despachos, el Betis Energía Plus dio un paso atrás para intentar otros dos hacia adelante desde la LEB Oro, con un proyecto que arranca con el único objetivo de retornar este curso a la ACB con un organigrama sólido que busca reverdecer a medio plazo viejos laureles logrados con el nombre de Caja San Fernando, Cajasol o hasta Baloncesto Sevilla.

El Betis es el heredero del mítico club hispalense desde hace dos años y con su nombre acabó en puestos de descenso las últimas dos campañas. Y con su nombre quiere subir de nuevo esta temporada, en la que tras ser cola de león en la ACB ahora es cabeza de ratón en una categoría inferior.

Si en la 2017-2018 el organigrama del conjunto sevillano se componía al inicio del presidente, Fernando Moral, y el entrenador, con voz y voto para armar la plantilla, ahora, en LEB, hay un director general, Miguel Ángel Jiménez, un secretario técnico, Asier Alonso, y un director deportivo, Juanma Rodríguez. El malagueño sabe lo que es formar un equipo campeón como hizo con el Unicaja, pero ha contado con el apoyo de Alonso, buen conocedor de la categoría para armar un plantel que aúna veteranía, juventud, calidad y experiencia en una categoría en la que muchos, pese a que el Betis cuenta con el mayor presupuesto de la liga, vaticinan un camino complicado.

El conjunto verdiblanco ha roto con el pasado y no queda en el vestuario ningún nombre al que asociar con el descenso (sin tener culpa de nada, vaya por delante) más que a los ayudantes de Curro Segura, el encargado de devolver a Sevilla a la ACB. El granadino, que cuenta con dos ascensos en su currículum (Menorca y Zaragoza) salió de la zona de confort en la que estaba como segundo técnico en el Baskonia de Pedro Martínez para tomar las riendas de este Betis que será el rival a batir en la LEB Oro, que cambia de formato: el primero sigue subiendo de forma directa, mientras que del segundo al noveno disputarán unos play off y los cuatro vencedores una Final Four con el premio del ascenso para el campeón.

Cierto es que vale cualquier camino para regresar a la élite. Incluso siendo octavo si la dicha es buena. Pero si el Betis quiere revitalizar el baloncesto no le queda otra que recuperar la confianza de la afición y eso sólo pasa por ganar, ganar y ganar. Desde el principio y sin mostrar demasiadas debilidades.

Doce jugadores y un entrenador nuevos han llegado para romper con los dos descensos

Y tiene mimbres Segura para hacerlo de distintas formas, según el rival, el día que tenga su equipo o cómo se desarrolle el partido de turno. Porque si bien la idea es defender y correr para golpear al contrario cual martillo pilón, tampoco esconde el técnico la posibilidad de litigar en un intercambio de golpes sabedor del potencial de su plantilla, un bloque parece bien compensando que puede decidir desde el perímetro o imponiendo sus centímetros en la pintura.

Para la dirección el conjunto verdiblanco apostó por dos bases complementarios y que ya saben lo que es ascender y aguantar la presión de unos play off. Dani Rodríguez es perro viejo ya en la LEB Oro y con sus 34 años será el más veterano de la plantilla. Con capacidad para leer los encuentros e imponer el ritmo que más le conviene a su equipo, al lado tendrá a un eléctrico Lluís Costa capaz de desequilibrar los choques con su capacidad anotadora y visión de juego.

El juego exterior estará en las manos de Dee y Borg. Buenos lanzadores desde el triple cuya falta de físico lo compensan Pablo Almazán y Bropleh. Dee fue con el Araberri el máximo anotador de la Liga LEB Oro el pasado curso, mientras que Borg, buen defensor y que tiene la capacidad incluso de ser un base improvisado, tiene experiencia en ACB con Bilbao y Tenerife. Por su parte, el tres granadino, uno de los capitanes este año, llega a Sevilla después de liderar al Melilla las tres últimas temporadas y ese rol debe mostrarlo también en la capital hispalense. El músculo lo pondrá Bropleh, norteamericano con pasaporte liberiano de cuyo paso por Breogán se acordó Asier Alonso, secretario técnico verdiblanco, para reclutarlo para la causa hispalense.

El Betis puede plantear los partidos ya sea desde su defensa o desde su poder ofensivo

Si por fuera hay seis piezas, por dentro el preparador bético cuenta con otras tantas. Obi se ha destapado en pretemporada como un cuatro atlético con disposición para sacrificarse por el grupo, una de las dudas que hay de salida con cualquier rookey estadounidense. Junto a él, Malmanis y Mamadou Samb. Los tres ala-pívots tienen buena mano desde fuera y capacidad para pelearse por dentro, aunque para ello inicialmente están Stainbrook, uno de los pívots dominadores en la categoría la pasada campaña; Tunde, músculo en la pintura que compensa con ganas y trabajo sucio la falta de calidad; y Marcius, una incógnita hasta el momento pues sigue recuperándose de una operación en la rodilla de este verano.

Doce jugadores y un entrenador nuevos para romper con el pasado con un solo objetivo: ascender en la LEB Oro más disputada de la última década.

La plantilla del Betis Energía Plus, durante la concentración en Sierra Nevada. La plantilla del Betis Energía Plus, durante la concentración en Sierra Nevada.

La plantilla del Betis Energía Plus, durante la concentración en Sierra Nevada. / Betis Energía Plus

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios