Betis E-Plus

Colista y con los peores números

  • El equipo suma un triunfo menos que en la 16-17 a estas alturas

  • La planificación, errada otro año más

Fernando Moral y Ramón Alarcón, presidente y director de negocios del Betis Energía Plus, respectivamente. Fernando Moral y Ramón Alarcón, presidente y director de negocios del Betis Energía Plus, respectivamente.

Fernando Moral y Ramón Alarcón, presidente y director de negocios del Betis Energía Plus, respectivamente. / m. g.

El Betis Energía Plus de la actual temporada está empeorando incluso los números del pasado ejercicio a estas alturas de la campaña. El año pasado, al término de la jornada trigésima, el equipo verdiblanco sumaba ocho victorias, una más que las siete que contabiliza hoy. Y ya entonces fue una cosecha raquítica de partidos ganados en comparación con la histórica trayectoria de la entidad cajista.

La campaña pasada el club sevillano consumó el descenso y pocos son los aficionados cajistas que confíen en estos momentos que, a la conclusión de la temporada en curso, el próximo 24 de mayo, el equipo no repita otro fiasco más por segundo año consecutivo. La circunstancia no es en absoluto un plato de buen gusto. Si la entidad sevillana no había descendido jamás desde la máxima categoría desde 1987, en dos años consecutivos pueden reeditarse dos sucesivos fracasos.

El equipo nunca había permanecido tantas jornadas como colista como en la presente temporada. El dato no es menor. No son pocos los jugadores y entrenadores que han militado en la entidad verdiblanca que han afirmado el peso psicológico que supone competir desde la última posición tantas jornadas. El último en hacerlo ha sido Mikel Úriz. Y eso ha estado ocurriendo desde prácticamente el comienzo de la temporada. La planificación de la plantilla, por segundo ejercicio consecutivo, no ha sido la idónea.

En la conformarción de los planteles, aparte de la labor de los directores deportivos -Berni Rodríguez en la 16-17 y Antonio Alonso en la actual-, es la figura de Fernando Moral, presidente ejecutivo con salario por ello, la que carga con la responsabilidad de la contratación de jugadores y, en su defecto, con la de la elección de los secretarios técnicos.

En el caso del actual recaló después de la tercera jornada. Para entonces, Moral ya había armado el grueso del grupo hoy colista y que ha sufrido sucesivos parches: cortar a Jordan Swing, quien en el Gipuzkoa promedia minutos de mérito, y al pívot Samardo Samuels, ambos antes del inicio de la competición. Y, durante la campaña, el club prescidió también de Boungou Colo, Donnie McGrath -una apuesta personal del presidente-, Dontaye Draper, Saúl Blanco y Rade Zagorac, que ni juega. Tampoco Txemi Urtasun. Y Nikola Gacesa, el último en llegar, jugó el domingo tres minutos y medio: una planificación, un año más, a todas luces deficiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios