Betis Energía Plus-Real Canoe | La previa

Confianzas, las justas

  • El Betis Energía Plus busca la décima victoria seguida y reforzar su liderato ante una de las sensaciones de la liga, el Real Canoe

  • Recién ascendidos, los madrileños sólo han ganado un partido a domicilio

Borg se dispone a a pasar el balón a Tunde en un entrenamiento del Betis Energía Plus en San Pablo. Borg se dispone a a pasar el balón a Tunde en un entrenamiento del Betis Energía Plus en San Pablo.

Borg se dispone a a pasar el balón a Tunde en un entrenamiento del Betis Energía Plus en San Pablo. / Víctor Rodríguez

Dicen que lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Por eso ahora arranca una nueva etapa para el Betis Energía Plus en su caminar por la LEB Oro, en la que es líder y está demostrando en las últimas semanas su disposición a mandar con puño de hierro en la categoría partiendo desde una alta intensidad defensiva, porque los puntos, que el equipo tiene muchos y de las formas más variadas, caen casi por su propio peso en los encuentros. Por eso la visita del Real Canoe es una prueba más para este sólido conjunto que ha construido con el paso de las jornadas Curro Segura: duro y agresivo atrás y efectivo en ataque.

Previa Betis Energía Plus Previa Betis Energía Plus

Previa Betis Energía Plus / Dpto. de Infografía

La exigencia es máxima para el conjunto hispalense y ahora que ha alcanzado la cabeza casi no se le va a permitir un resbalón. Por eso el técnico verdiblanco no quiere confianza alguna en los suyos por mucho que el equipo acumule ya nueve victorias consecutivas y busque la décima, que el rival sea un recién ascendido o que sólo haya ganado un partido a domicilio en lo que va de campeonato. El líder no puede pensar en el contrario de turno, sino seguir con su paso firme y jugar al 100% independientemente de quien esté enfrente. Y es que tras quemar un exigente tramo liguero en el que se midió en casa, al calor de los suyos, con varios de los gallitos de la competición, el calendario suaviza, sobre el papel, un poco la pendiente antes de picar hacia arriba en el tramo final recibiendo al Oviedo (28 de diciembre) y al Lleida (11 de enero) en la última cita de la primera vuelta, previo a la disputa de una Copa Princesa que empiezan a tener entre ceja y ceja los béticos por el valor moral de cosechar un título y el deportivo que tiene, pues se aseguraría el factor cancha en la eliminatoria previa a la Final Four, por si las moscas...

Pero el reto de este Betis que camina con paso firme es subir antes. El objetivo es ascender como primero y evitar sufrimientos. Y ello pasa por no fallar ahora, una vez que el cuadro sevillano ha cogido velocidad de crucero y tiene una filosofía de juego.

El ala-pívot del Canoe Tyson Pérez es el segundo máximo anotador de LEB Oro

Ese baloncesto que lo ha llevado hasta el liderato es el que no puede dejar de practicar ahora. Todo empieza atrás, como demuestra la media de 65,6 puntos encajados por el conjunto hispalense en los últimos seis encuentros, en el que sólo el Cáceres superó los 70 puntos (72). Chocaron contra la defensa verdiblanca el Bilbao (64), el Palencia (69), el Ourense (65), el Melilla (64) y el Granada (60) el pasado fin de semana, y para que lo hagan también los madrileños habrá que atar en corto a Tyson Pérez, segundo máximo anotador de la liga y motor de un Canoe que es tan duro en su cancha del Pez Volador como frágil lejos de ella. De hecho el Canoe sólo ha ganado a domicilio un choque, al Araberri, y en sus cinco derrotas no pasó nunca de los 60 puntos anotados.

Por ello el Betis tiene que salir desde primera hora con un alto ritmo que le deje bien claro al rival que está en la pista del líder. No darle opción en ningún momento, en definitiva, de que se meta en el encuentro. La teoría es fácil, claro, Lo difícil es llevarlo a cabo y más cuando, por estadística, alguna vez el plantel bético tendrá que caer. No va a ganar siempre (ojalá), aunque lo cierto es que el optimismo y la moral están por las nubes en el vestuario, casi al nivel de concentración y concienciación de lo que queda por delante para evitar sorpresas desagradables.

La defensa bética ha encajado 65,6 puntos de media en los últimos seis partidos

Esta vez le toca a Obi y Malmanis lidiar con la china más grande. Tyson Pérez es el motor de un Real Canoe que acumula ya seis victorias y llega a la capital andaluza sin nada que temer y cero presión, lo que lo convierte en un rival muy peligroso. Con el bloque que sorprendió a propios y extraños el pasado curso con el ascenso de LEB Plata, cuando el objetivo era la permanencia, el equipo madrileño se ha convertido en la revelación de esta campaña y lo bueno es que el Betis ya está avisado. Y es que no sólo hay que atar en corto a Tyson Pérez (segundo reboteador de la competición), sino que cuentas con jugadores capaces de tomar la responsabilidad en determinados momentos como los ex ACB Borja Mendía y Julen Olaizola o el alero Ander Martínez. Todos comandados por Miguel Ángel Aranzábal, una institución en la entidad madrileña en la que lleva ya más de dos décadas.

Pero el Betis tiene arsenal de sobra para contrarrestar a Pérez y a quien se ponga delante. Lo que no puede faltar es la actitud y desde la jornada de brazos caídos en Valladolid la actitud de todo el grupo ha sido encomiable. Llegan las ayudas en defensas, el esfuerzo de todos y cada uno de los jugadores es más que generoso y no existen los egos personales: la idea es ir todos a una en las dos canastas y la filosofía ha calado. El fondo de armario del que dispone Segura le permite mover las piezas y exprimirlas al máximo para que todos lleguen frescos al final mientras los rivales lo hacen desgastados. Lluís Costa o Dani Rodríguez; Borg o Dee; Bropleh o Pablo Almazán; Obi, Malmanis o Samb; Stainbrook, Tunde o Marcius... No hay un líder, sino un todo con el que juntos son líderes. Y seguir así exige ganar.

Bropleh y Malmanis, en un entrenamiento. Bropleh y Malmanis, en un entrenamiento.

Bropleh y Malmanis, en un entrenamiento. / Víctor Rodríguez

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios