Betis Energía Plus

Copa Princesa, un título con firma de autor

  • Curro Segura, entrenador del Betis Energía Plus, ha hecho un equipo ganador de un renovado grupo con 12 caras nuevas

Curro Segura, técnico del Betis Energía Plus, feliz tras ganar al Bilbao en la final de la Copa Princesa. Curro Segura, técnico del Betis Energía Plus, feliz tras ganar al Bilbao en la final de la Copa Princesa.

Curro Segura, técnico del Betis Energía Plus, feliz tras ganar al Bilbao en la final de la Copa Princesa. / FEB

Comentarios 1

El primer título nacional para el baloncesto sevillano tiene un nombre propio; tiene firma de autor: Curro Segura. Es cierto que al técnico le pusieron en sus manos el mejor grupo posible, sobre el papel, para cumplir con el reto del ascenso, pero la gestión que ha hecho del equipo ha sido clave para que el Betis Energía Plus funcione como un reloj. Todos suman, todos sonríen y todos están comprometidos. La ducha que el entrenador se dio el sábado en San Pablo empujado por sus jugadores, los que jugaron más y los que apenas lo hicieron en la Copa Princesa, con los que saltaba y botaba de alegría, demuestra la unión de un grupo que empezó a trabajar junto allá por septiembre. Y eso, como el sello en el juego del conjunto verdiblanco, es obra del granadino.

Tendrá un mejor o un peor día, pero el equipo ha entendido el baloncesto que quiere el preparador bético, que va tocando las piezas para adaptarse a los encuentros. Si hace falta defensa es el turno de Pablo Almazán y Tunde; si es necesario un punto de intensidad en el juego ahí están Samb, Lluís Costa y Borg para elevar el ritmo. El control lo pone Dani Rodríguez y los puntos es cosa de Obi y Dee (desacertados en la final y aun así el equipo no echó de menos sus canastas) y un Stainbrook que va siendo el jugador que todo el mundo esperaba, y Marcius y Malmanis no rechistan con un rol secundario sabiendo que tendrán su oportunidad y que su trabajo es igualmente valorado aunque no tengan recompensa en la pista.

No se puso nervioso el técnico cuando en las seis primeras jornadas el cuadro sevillano encajaba una media de 83,5 puntos por partido. Era consciente de que la plantilla era nueva y que necesitaba un tiempo de adaptación. Pero algo cambió en ese punto. En los siguientes 15 encuentros la media ha sido de 67,6 puntos recibidos, 67,7 contando la Copa Princesa, una cifra que sólo se consigue con el trabajo y compromiso de todos los jugadores.

Y algo que podía ser complicado, está siendo la clave del éxito del Betis de Curro Segura. El máximo anotador de la pasada LEB Oro, Dee, celebra por igual una victoria si mete 5 puntos, como el sábado contra Bilbao, que 16 ante el Araberri. Obi, que venía de firmar un 13/18 en triples en los últimos tres partidos y apuntaba a MVP de la Copa Princesa, se suma a la fiesta pese a quedarse con tres puntos y un 1/4 desde la línea de los 6,75 metros, o Malmanis, titular ante el cuadro vizcaíno, se funde en la cancha en un abrazo con el entrenador, pese a jugar seis minutos en el primer cuarto del choque y no volver a pisar más el parqué. Entender que ninguna individualidad está por encima del colectivo ha sido clave en el triunfal camino verdiblanco, que encadena 18 triunfos consecutivos en la liga y 19 contando la Copa Princesa, el primer título para el club que tiene nombre de autor.

Y es que ningún jugador llegó a ser determinante por sí solo en el duelo ante el Bilbao. Bropleh, MVP, mantuvo al equipo en el primer cuarto con 12 puntos, pero en el resto del duelo sumó sólo otros cuatro. Tunde y Pablo Almazán le cambiaron la cara al Betis en el segundo cuarto y Lluís Costa y Dani Rodríguez marcaron el despegue tras el descanso. Y en el último acto es un ejercicio coral lo que acaba dándole el triunfo al conjunto de Curro Segura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios