Rival del Betis Energía Plus

Corrales, apellido de peso en Cáceres

  • El base, formado en Sevilla durante 10 años, encara su quinta campaña como el líder del cuadro extremeño, recogiendo el testigo que dejó allí su padre

  • El duelo del viernes ante el Betis "será especial", pues se enfrentan los dos equipos de su vida

Guillermo Corrales supera por velocidada Axel Louissaint, en el duelo del Cáceres ante el Leyma Coruña. Guillermo Corrales supera por velocidada Axel Louissaint, en el duelo del Cáceres ante el Leyma Coruña.

Guillermo Corrales supera por velocidada Axel Louissaint, en el duelo del Cáceres ante el Leyma Coruña. / FEB

"Me fui de casa para llegar a mi otra casa". Así define Guillermo Corrales (13-06-1995) su paso de la capital hispalense, donde pasó más de diez años formándose en el entonces Baloncesto Sevilla, "desde minibásket hasta debutar en la ACB de la mano de Aíto García Reneses", a Cáceres, la ciudad en la que el destino, caprichoso muchas veces, le tenía reservado un sitio especial en la pista de baloncesto del Multiusos, donde su apellido tenía un peso que ha sabido llevar como un veterano, pese a tener sólo 23 años.

Veintitrés tiene ahora, pero arribó al club cacereño con 19, por lo que es su quinta campaña llevando la dirección del equipo siendo ya un veterano en la LEB Oro y un líder en su vestuario. Allí dio sus primeros pasos como profesional, tomando el testigo de su padre, Antonio Toñeque Corrales, impulsor del la Federación Extremeña de Baloncesto y ex jugador del Cáceres, en el que también entrenó. El recuerdo de su progenitor, sin embargo, no ha impedido que Corrales se gane su sitio como Guillermo, no como su hijo, y el viernes vivirá "un partido especial". "Aunque jugamos en pretemporada los últimos años, este encuentro será ya de verdad, oficial, y será especial porque son lo dos equipos de mi vida", afirma el base, que al echar la mirada atrás y recordar su última campaña en Sevilla incluso se asombra: "¡Cómo pasa el tiempo! Hace ya más de cuatro años que llegué al Cáceres, pero aquí estoy como en casa y quizá por eso casi ni me he dado cuenta", explica.

A su ADN cacereño (por parte de madre) y al histórico referente de su malogrado padre, Corrales le ha sumado su carácter y liderazgo para encandilar a una afición que cuando corea su apellido hace que le entre "un cosquilleo en el cuerpo". La pasada campaña fue clave para su equipo, siendo el segundo máximo asistente de la competición (5,5 de media) y el primero en recuperaciones (2,1 por partido), cifras que evidencian su progresión. "Me siento muy cómodo en la ciudad y en el club y eso hace que uno juegue mejor. Hemos empezado de manera algo irregular, lastrados por lesiones y algunos problemas con jugadores (el ala-pívot fichado en verano se fue y ahora ante el Betis podría debutar su nueva incorporación en ese puesto), pero empezamos a parecernos al equipo que queremos y vamos a más", apunta al tiempo que, desde su experiencia, destaca la igualdad de una liga que ha crecido en cuanto ha competitividad: "En los últimos años todo está muy igualado y ganar fuera es muy complicado. Aquí la diferencia entre los primeros y los de abajo no tiene nada que ver con la que pueda haber en la ACB. Esta liga es muy difícil y este año, más. Además, se repite un patrón desde que juego en ella: muy igualada al principio, a mitad de temporada las diferencias parecen mayores y al final las urgencias por los objetivos de cada uno hacen que de nuevo se iguale muchísimo".

Pese a ello, Corrales ve al Betis como "favorito al ascenso". "Cuenta con algo que pocos tienen en esta liga: una plantilla de 12 jugadores en la que nadie desentona. Quizá me está sorprendiendo Obi, porque no lo conocía, pero en general el club ha fichado de manera inteligente, incorporando jugadores que conocen la liga y saben lo que es ascender. No recuerdo un año, por ejemplo, en el que el equipo que subió no lo hiciese con bases españoles", recuerda, antes de señalar la forma de ganar al cuadro hispalense: "En un duelo a 100 puntos no tenemos opciones, sólo hay que mirar medias de uno y otro conjunto. Tenemos que hacer un partido duro, defender fuerte y buscar a la gente de nuestro perímetro para que marque diferencias. Al Betis le está costando fuera y Cáceres es una pista complicada".

Guillermo Corrales, en acción esta campaña Guillermo Corrales, en acción esta campaña

Guillermo Corrales, en acción esta campaña / FEB

Sobre el Caja –"yo lo sigo llamando así cuando hablo del equipo", asegura–, destaca la posibilidad de crecer tras años con problemas y no olvida que, "pase lo que pase, y se llame como se llame", será siempre su club: "Me quedan muchos amigos y, aunque no se ha hecho todo bien y no siguen personas a las que aprecio, jamás olvidaré mi paso por allí. ¿Quién sabe?, ojalá pueda volver en el futuro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios