Betis E-Plus

Crisis de confianza en los puntales

  • El rendimiento de los hombres con la responsabilidad ofensiva ha decrecido en las últimas jornadas

Los jugadores del Betis Energía Plus Golubovic, Nelson y Schilb, durante un entrenamiento en el Palacio de Deportes de San Pablo. Los jugadores del Betis Energía Plus Golubovic, Nelson y Schilb, durante un entrenamiento en el Palacio de Deportes de San Pablo.

Los jugadores del Betis Energía Plus Golubovic, Nelson y Schilb, durante un entrenamiento en el Palacio de Deportes de San Pablo. / víctor rodríguez

Si de algo ha carecido el Betis Energía Plus en las últimas cinco derrotas cosechadas es de un timón fiable en el ataque. Los hombres llamados a conducir la faceta ofensiva -Askia Booker, Ryan Kelly y Blake Schilb- han dejado de ser esenciales a la hora de decidir los partidos, como sí sucedió en las siete victorias que acumula el conjunto verdiblanco en la temporada.

Particularmente evidente han resultado tales carencias sobrevenidas en las ajustadas derrotas sufridas en las dos jornadas precedentes frente al Gran Canaria en San Pablo (76-77) y contra el Zaragoza en el Príncipe Felipe (81-78). En la capital maña fallaron canastas que pudieron haber dado el triunfo a los béticos tanto Booker como Schilb, dos de los más importantes puntales del ataque.

El citado trío formado por Booker, Schilb y Kelly parece haber perdido confianza. El ejemplo del base estadounidense en el más reciente revés en Zaragoza fue especialmente revelador. Booker dispuso de una oportunidad para haber forzado la prórroga, pero su intento de triple, a falta de seis segundos para la conclusión de duelo, no rozó el aro. El director de juego, penúltimo refuerzo llegado a las filas cajistas, protagonizó su peor día como bético en una cita clave: cinco puntos y sólo una canasta de siete intentos en tiros de campo, cuando su promedio anotador en las 10 jornadas que ha disputado es de 18 tantos.

Parecido al de Booker es el caso de Schilb, sobre quien ha pesado la responsabilidad ofensiva del equipo durante gran parte de la temporada con unos convincentes resultados. Sin embargo, al margen de que sus números sigan siendo notables, han pesado ciertos errores puntuales en la fase definitiva. Llaman la atención sus bajos porcentajes de acierto en el tiro de dos ante el Zaragoza (20%) y frente al Gran Canaria (40%), cuando su media anual es del 62%.

Más preocupante ha sido la bajada del rendimiento de Kelly, cuya aportación en la segunda parte de la campaña se aleja de la protagonizada al comienzo. De los 16 puntos que promedió el ala-pívot estadounidense en la primera vuelta ha pasado a una media de 11,8 en la segunda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios