Betis Energía Plus Dee, menos brillo, igual de efectivo

  • El escolta norteamericano juega menos que la temporada pasada en el Araberri, pero sus números son parecidos

Dee bota el balón durante un entrenamiento en San Pablo. Dee bota el balón durante un entrenamiento en San Pablo.

Dee bota el balón durante un entrenamiento en San Pablo. / Víctor Rodríguez

Johnny Dee llegó en verano como uno de los jugadores llamados a ser importantes esta temporada en el Betis Energía Plus, pero la política de rotaciones de Curro Segura, que tiene a sus disposición una amplia plantilla, hace que brille menos que en su etapa en el Araberri, al que se enfrenta el sábado, o al menos eso parece.

En realidad sus números no difieren tanto como verdiblanco de los que hizo la pasada campaña con el conjunto vitoriano. En pretemporada la ausencia de Pablo Almazán, lesionado, hizo que Borg jugará más de alero y que él tuviese más minutos como escolta, destacando en partidos como el de ida de la Copa Andalucía frente al Granada (26 puntos).

Y es que este ejercicio juega menos que cuando lo hacía en el Araberri, al que visita este sábado en la vigésima primera jornada de la LEB Oro, por lo que es lógico que sus estadísticas se hayan reducido sensiblemente. Comparando los 34 partidos en los que participó el curso pasado con los 20 que lleva este ejercicio, el norteamericano está menos tiempo en pista: casi ocho minutos menos. Así, si en la 2017-2018 lideraba al cuadro vasco durante 28.43 minutos de media, esta temporada está sobre el parqué un promedio de 21.08 minutos, lo que lógicamente se traduce en un menor protagonismo en un equipo en el que, además, hay otros compañeros que pueden tirar del carro en cualquier momento.

Pese a jugar menos, sus porcentajes son parecidos. Si con el Araberri firmó un 44,2% de acierto en tiros de dos puntos ahora acumula un 47%, aunque se prodiga menos: actualmente lleva 31/66 en lanzamientos de dos puntos sobrepasado ya el ecuador de la competición, frente al 92/208 de la pasada campaña. Extrapolando las cifras, en triples sí se acerca más a los números del ejercicio anterior, en los que promedió un 47,3% de efectividad desde el perímetro, con 96/203 de lanzamientos, frente al 43,1% que acumula como bético, con 44/102.

Su menor participación también se deja notar en otros aspectos como en las faltas recibidas (2,3 el año pasado ante las 1,7 de este curso, en el que tira menos de dos puntos, situación que también se refleja en que va menos a la línea de personal), en el rebote o en su capacidad de asistir: 2,5 en el Araberri frente a las 1,5 que promedia hasta el momento en el conjunto verdiblanco.

Pero Dee se ha adaptado bien a este nuevo rol en un vestuario en el que ningún jugador está destacando por encima del resto. El sólido líder de la LEB Oro, que manda en la clasificación con cinco triunfos de ventaja respecto a sus perseguidores, no ha tenido en los 20 encuentros disputados todavía un MVP de la jornada, pese a las exhibiciones demostradas especialmente en San Pablo y en el partido disputado en Orense. El norteamericano, sin embargo, sigue apareciendo en momentos determinantes para su equipo y no ha visto mermada su confianza en su tiro, como demostró el pasado domingo ante el Valladolid en un claro contragolpe en el que se frenó para lanzar un triple con el que el Betis abrió brecha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios