Betis Energía Plus

Levantarse como señal de identidad

  • La capacidad de reacción del Betis Energía Plus con el marcador en contra parece uno de sus sellos esta temporada

Tunde trata de atrapar el balón ante el jugador del Palencia Gustys. Tunde trata de atrapar el balón ante el jugador del Palencia Gustys.

Tunde trata de atrapar el balón ante el jugador del Palencia Gustys. / Víctor Rodríguez

No es la primera que el Betis Energía Plus se recupera en San Pablo de un parcial en contra como hizo el viernes ante el Palencia. El conjunto verdiblanco, que cuenta por victorias sus cinco encuentros en San Pablo, está mostrando una capacidad de reacción con la que los rivales deberán contar en adelante y que parece ser una seña de identidad del conjunto de Curro Segura, que asegura pelea y no sabe lo que es bajar los brazos.

"No dejamos que se rompiese el partido en un momento delicado y nos metimos poco a poco en el choque. Esto ya pasó otros días, como ante el Coruña. Es una muestra de carácter y solidez mental que hay que conservar y saber jugar tanto con 10 puntos arriba como con 10 abajo", explicó tras el encuentro frente al Palencia el técnico granadino. Y es que una canasta de Kone colocó en el minuto 6 el 11-21 en el marcador. Segura paró el choque y del tiempo muerto salieron los suyos con otro aire. Parcial de 8-0 acto seguido para un global de 22-7 en menos de 10 minutos para darle la vuelta al marcador y colocar el 33-28.

Esa solidez mental a la que alude Segura no es algo nuevo, ya que en el estreno en casa frente al Leyma Coruña Uchendu puso el 28-39 cuando corría el minuto 13 del partido. Otro inicio frío del conjunto verdiblanco, que, sin embargo, se calentó para endosarle a su rival un 20-6 en apenas cuatro minutos para poner el 48-45 a su favor.

No es la primera vez que el equipo demuestra en una situación complicada carácter para salir de ella

También contra el Araberri tuvo el cuadro verdiblanco que tirar de esa fortaleza mental de la que está haciendo gala, sobre todo en casa. Con un Robinson encendido y la lucha del cuadro vitoriano, el primer cuarto se cerró con 22-26 cuando se esperaba un duelo cómodo para el plantel sevillano, muy superior sobre el papel. Los murmullos en las gradas acabaron con otro parcial de 19-6 (41-32) y cuando el choque se volvió a ajustar con 71-66, lejos de ponerse nervioso el Betis resolvió con otro 17-6 para sentenciar.

Contra Palma ocurrió algo parecido. Tras un primer cuarto para enmarcar (26-14), el cuadro sevillano se disolvió y encajó un 14-23 del que se repuso para sacar adelante el choque en el segundo tiempo, levantádose de ese parcial en contra tras el descanso sin que los miedos y los nervios hicieran mella en el equipo.

Lejos de San Pablo, ante el Prat sacó adelante un momento complicado cuando en el minuto 36 del partido los locales ganaban por 79-75. Un 2-11 de parcial acto seguido fue clave en la posterior victoria del plantel verdiblanco, que controló mejor los duelos en Cáceres y en casa contra el Bilbao, que nuca estuvo por delante en el marcador.

De hecho, quintado el 2-0 inicial el 47-44 poco antes del final del segundo cuarto fue lo más cerca que estuvieron los de Álex Mumbrú en un partido en el que los locales, como en otras ocasiones, le faltó contundencia para resolver antes. No en vano, en el minuto 36 mandaba por 60-50 tras una canasta de Borg y acabó sufriendo hasta el final (68-64). Esa capacidad para noquear antes al contrario le faltó también en Cáceres, pero frente al Palencia por fin demostró que tiene esa capacidad para seguir forzando la máquina aun viendo que tiene el partido en su mano. A mitad del tercer acto el choque estaba muy vivo: 53-48 tras la canasta de Cvetinovic. Un 17-5 rompió el choque y después un 11-3 de salida en el último periodo noqueó al rival que sucumbió primero a la capacidad de reacción del Betis y después a su ambición.

betis afición betis afición

betis afición / Víctor Rodríguez

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios