betis energía plus

Samuels, el primer incendio

  • El pívot se queja en las redes sociales contra el técnico y será cortado probablemente por indisciplina

  • Este martes no viaja con el equipo a La Coruña

Samuels machaca en el pabellón Alameda de Morón en el encuentro de la Copa de Andalucía ante el Unicaja Samuels machaca en el pabellón Alameda de Morón en el encuentro de la Copa de Andalucía ante el Unicaja

Samuels machaca en el pabellón Alameda de Morón en el encuentro de la Copa de Andalucía ante el Unicaja / Betis Energía Plus

No ha empezado la liga aún y el Betis Energía Plus ya tiene que hacer frente al primer incendio, protagonizado por Samardo Samuels, que podría salir en los próximos días del club. El pívot jamaicano se expresó en una red social en contra del entrenador, Alejandro Martínez, por lo que el club estudia ahora su contrato y las posibilidades que ofrece el mercado para cortarlo.

Desde su llegada el interior ha demostrado tener un carácter especial. Se adelantó anunciando su fichaje por la entidad en Instagram y se presentó en Sevilla con el pelo teñido de verde. Es un jugador muy activo en las redes sociales y ahí mostró públicamente sus desavenencias con el técnico. Los problemas, sin embargo, venían de antes, pese a que el vestuario y el capitán, Alfonso Sánchez, lo acogieron con los brazos abiertos dispuestos a encauzarlo.

En Morón ya tuvo un pique en pleno partido con Boungou Colo y en los entrenamientos no entendía en muchas ocasiones que otros lanzasen a canasta y no se la pasaran. "El bueno soy yo"... El pasado jueves, en el entrenamiento a puerta cerrada en San Pablo ante el Gran Canaria, la situación explotó. Tuvo un intercambio de palabras con Alejandro Martínez justo antes del descanso y el cara a cara fue a más en el vestuario. No salió de él para jugar el segundo tiempo. "Lo siento entrenador, sé que no habla bien el inglés, pero pregunte al segundo, que sabía que decidí no jugar la segunda mitad del juego de práctica", escribió Samuels, que añadió: "No pueden cortarme después de dos semanas de trabajo con los compañeros. No es mi culpa. Firmaron a un ganador, pero no quieren ganar". Otra frase para enmarcar es: "No sabía que un mono podría ser tan inteligente".

El club no pasará por alto esta salida de tono. Estudiará el contrato de Samuels y, como pasó con Pullen, tratará de aplicar el reglamento interno para su despido sin que tenga coste para la entidad. El jugador ya no estuvo con sus compañeros el sábado en el Benito Villamarín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios