TAU Castelló-Betis Energía Plus | La crónica

Sufre, sí, pero ya tiene la Copa

  • El Betis suda lo indecible para superar al TAU Castelló aunque será anfitrión en el torneo

Dani Rodríguez encara a Faner en el duelo ante el TAU Castelló. Dani Rodríguez encara a Faner en el duelo ante el TAU Castelló.

Dani Rodríguez encara a Faner en el duelo ante el TAU Castelló. / Pascual Cándido

El Betis Energía Plus volvió a ganar. Ya van 13 triunfos consecutivos y lo hizo con una versión que ya parecía olvidada: con aquella careta de equipo sufridor. Tuvo que sudar lo indecible el equipo entrenado por Curro Segura para vencer a domicilio al TAU Castelló, pero lo logró en el último suspiro y gracias a esta victoria el billete para la Copa Princesa ya es una realidad. San Pablo acogerá el segundo fin de semana de febrero el trofeo con el Betis como anfitrión y, por ello, principal candidato al título.

El de Castellón no iba a ser un partido fácil y el equipo local, desde el primer momento, trató de demostrarle al líder que no iba a vender barata su piel. Gracias a Malmanis, muy activo en los dos aros en los compases iniciales, los béticos lograron su primera ventaja, aunque Djukanovic impedía, con cinco puntos consecutivos, que el TAU quedara descolgado desde el primer momento en el marcador. Los béticos mantuvieron un margen de seguridad de dos canastas hasta bien superado el ecuador del primer acto, en los que Juan José García, uno de los referentes del equipo local, recortó distancias con cuatro puntos consecutivos para poner a su equipo a un punto (15-16, a falta de 3.22 para el final). Tunde y Pablo Almazán volvían a ampliar la renta forastera con sendas canastas, pero Fuzaro, con un triple, y Sabonis, con dos tiros libres, igualaban el partido (20-20) a falta de diez segundos. Almazán, con dos nuevos puntos, devolvía la renta al Betis.

Una diferencia rápidamente extinguida. Fueron incapaces de encontrar situaciones cómodas de tiros los verdiblancos y el TAU Castelló aprovechó esa angustia mostrada por su rival para lograr la primera ventaja en el marcador a mitad del segundo cuarto (27-25), gracias a un triple de Juan José García y una canasta de Sabonis. No le gustaba lo que veía a Curro Segura e intentó refrescar las ideas a sus jugadores con un tiempo muerto y algunos cambios. Borg, recién salido del banco, puso la igualada, Juan José García devolvía a su equipo la ventaja pero dos tiros libres de Stainbrook volvían a neutralizarla. En el último minuto antes del descanso, TAU Castelló logró distanciarse a tres puntos después de un triple de Lucas, la máxima renta local hasta el momento, pero el décimo punto de Stainbrook en el primer acto y un tiro libre de Dani Rodríguez mandaban el duelo al intermedio con igualdad máxima (34-34).

El intento de puesta en escena del líder tras el descanso fue algo mejor. Aunque insuficiente para romper el partido. La máxima renta lograda por los béticos fue de siete puntos (40-47), aunque la mira en ataque volvió a cerrarse y un parcial de 9-2 volvía a apretar el asunto mucho más de lo quizás esperado a priori. Tanto que a falta de dos minutos para que el tercer acto llegara a su fin, las alternancias en el marcador para uno y otro contrincante se convirtieron en una constante, aunque ni castellonenses ni hispalenses eran capaces de dar el golpe sobre la mesa definitivo para llevar el partido a su terreno y lograr una distancia suficiente que rompiera el duelo. Borg fue a la línea de tiros libres, anotó el primero, capturó el rebote tras fallar el segundo y volvió a disponer de otro par de lanzamientos desde los 4,60 metros. En esta ocasión, anotaría los dos tiros para dejar a su equipo un punto por arriba de cara al cuarto definitivo (56-57).

Encontró en Djukanovic el cuadro local a su pilar para mantenerse en el partido. 13 puntos firmó en este cuarto el serbio, que volvió a poner por delante a su equipo en el arranque del acto. Las acciones ofensivas castellonenses pasaban por sus manos y Djukanovic respondía al juego coral forastero con nuevos tantos que impedían que el duelo se tiñiera de verdiblanco. Hasta que encontró en Obi su pareja de baile, y el norteamericano logró abrir la brecha definitiva de cuatro puntos a falta de 1.49. De nuevo, el serbio reducía la distancia con tiros libres, pero Almazán, a falta de pocos segundos, y Dani Rodríguez, también desde la línea de tiros libres, sentenciaban con el 69-74 definitivo

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios