Betis Energía Plus-Palencia

Un viaje entre almohadones

  • El equipo se desplazó en el autobús del Betis hasta Palencia y regresará de noche tras el encuentro

Un viaje entre almohadones Un viaje entre almohadones

Un viaje entre almohadones / José Ángel García

Si el caminito de San Fernando es ir un ratito a pie y otro andando, el de Palencia no será mucho menos tortuoso para el Betis Energía Plus, que inició un viaje a la ciudad leonesa de unas ocho horas en autobús para jugar esta noche (20:30) y regresar a Sevilla tras el encuentro. Palizas mayores se han pegado aficionados de cualquier deporte para presenciar algún evento. Tan cierto como que sarna con gusto no pica. Otro asunto es cuando toca meter en un autobús a 12 tipos que rondan o superan los dos metros durante más de 16 horas en un autobús.

El descenso a LEB Oro (muchos jugadores ya están acostumbrado a ello de otros años) y la entrada, a todos los efectos, del Betis como propietario, ha hecho que esta campaña se mire al dedillo el asunto económico. No es la primera vez que el equipo se desplaza en autocar esta temporada, pero siempre lo hizo (también en ACB) en desplazamientos cercanos. Este año fueron a Granada y Cáceres. También a Valladolid en la tercera jornada. Un desplazamiento de casi siete horas para ir y otras tantas para regresar y encima con una derrota en el zurrón.

"Trataremos que sea un viaje lo más cómodo posible y sin incidencias. Hay que estar preparados y viajamos con suficiente tiempo como para descansar. Quizá la vuelta sea más dura por viajar de noche, pero jugando el miércoles otra vez había que ganar tiempo", explicó Curro Segura. Y es que según el técnico la clave es ganar para que la vuelta parezca cuatro horas, porque si pierde el viaje parecerá de 16.

La expedición verdiblanca partió de San Pablo sobre las 12:45, para llegar sobre las 21:00, después de una sesión de entrenamiento. Los jugadores se fueron subiendo al autobús bien preparados: almohadas para dormir, dispositivos móviles para hacer del viaje algo más entretenido y avituallamiento para que el cuerpo no note tanto tiempo de inactividad. El equipo, al menos, viajó en el autobús del Betis para hacer del trayecto algo más cómodo, pues mañana tras el choque, entorno a las 23:00, pondrá rumbo de vuelta a Sevilla. Noche en la carretera y a dormir como se pueda.

Había otras opciones como ir a Madrid o Valladolid (en AVE, por ejemplo) y desde allí poner rumbo a Palencia por carretera: unas tres horas y apenas una, respectivamente, hasta el destino, pero serán al final unas 16 en total.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios