Betis Energía Plus

Víctor Pérez, el hermano menor que se hizo grande en Oviedo

  • Con Raúl Pérez como referente en casa, el ex cajista, que llegó a debutar en San Pablo en la 2001-2002, capitanea al próximo rival bético

Víctor Pérez y su hermano Raúl, posan en una foto de archivo de 2002. Víctor Pérez y su hermano Raúl, posan en una foto de archivo de 2002.

Víctor Pérez y su hermano Raúl, posan en una foto de archivo de 2002. / Juan Carlos Muñoz

El Betis Energía Plus sigue quemando jornadas en su caminar por la LEB Oro. La próxima será la visita del Oviedo de Víctor Pérez este viernes (20:00), un choque en el que como en otros duelos esta temporada se reencontrará con un viejo conocido, al menos del club del que la entidad verdiblanca nació y heredó su pasado.

No será el primer reencuentro ni el último de viejos conocidos esta campaña, pero sí es especial. Si con el Palencia volvió a San Pablo Alejandro Martínez o con el Melilla Franch y Txemi Urtasun, o el duelo ante el Cáceres fue especial para un ex cajista desde la cuna como Corrales, frente al Granada tuvo el pulso de los hermanos Almazán o contra el Barcelona B ofrecía el interés de ver en el banquillo rival a Diego Ocampo y el director deportivo bético, Juanma Rodríguez, se enfrentaba al equipo que dirige en los despachos su hermano Nacho, responsable de la sección de baloncesto azulgrana, la visita del cuadro asturiano a la ciudad hispalense trae de vuelta a Víctor Pérez, hermano de Raúl Pérez, mítico ex jugador del Caja San Fernando y actual responsable de relaciones institucionales.

Debutó con el Caja en la 2001-2002 ante el Gijón de Javi Rodríguez, su actual entrenador

El escolta sevillano tuvo un paso fugaz por el conjunto en el que triunfó su hermano, 14 años mayor, al menos en la élite, ya que desde los nueve años formó parte de la cantera. Eso sí. En la capital andaluza debutó en ACB al final de la temporada 2001-2002, ante el Gijón, el otro equipo asturiano, que entonces dirigía en la pista como base su actual entrenador, Javi Rodríguez, mientras su hermano jugaba en Valladolid (el último curso antes de regresar al Caja). Javi Rodríguez anotó 17 puntos en aquella derrota de su equipo (91-80) en la que un joven Víctor se estrenó con un punto (1/2 en tiros libres) en los 34 segundos que le dio Marco Crespi. Disputó otros pocos segundos en el último encuentro de la campaña ante el CB Canarias y permaneció dos años más en el conjunto de EBA, sin oportunidades, antes de hacer las maletas y pasar por Gandía, Calpe, Jerez (en la 2008-2009, donde coincidió con el hoy bético Pablo Almazán), Tíjola y Navarra (en LEB Oro), antes de dar un paso atrás, al menos deportivamente hablando sobre el papel, para volver a la LEB Plata al Oviedo.

Sería, sin embargo, la mejor decisión en su carrera deportiva, porque en el equipo ovetense echó raíces y ahora cumple su séptima temporada con un ascenso y el título de una Copa Princesa a su espalda, conquistada en la 2016-2017 ante el San Pablo Burgos por 80-77.

Víctor Pérez recibe el reconocimiento de los jugadores del Lleida hace unas jornadas. Víctor Pérez recibe el reconocimiento de los jugadores del Lleida hace unas jornadas.

Víctor Pérez recibe el reconocimiento de los jugadores del Lleida hace unas jornadas. / FEB

Víctor Pérez, capitán ovetense, ha traspasado allí los límites del compromiso hasta convertirse en una pieza clave en el vestuario. Tanto que el pasado 15 de septiembre el sevillano fue el encargado de lanzar el chupinazo de las fiestas de San Mateo, junto a la capitana del equipo femenino de bádminton Oviedo, Elena Fernández, en la plaza del Ayuntamiento.

Amenaza constante desde el triple, como lo fue su hermano, el jugador sevillano, bético reconocido para rizar más el rizo, volverá a San Pablo capitaneando a un conjunto que ha ido de menos a más en el campeonato y ahora se encuentra en puestos de play off con el reto de asentarse en ellos bajo el liderazgo de Víctor Pérez, un tipo comprometido que siempre aparece cuando los suyos más lo necesitan como hizo en Lérida hace un par de semanas con un triple clave en el triunfo de los suyos. Y es que lleva ya varios años haciendo vibrar el Pumarín con sus triples. No caen con nieve, como los de su hermano Raúl, pero valen lo mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios