Betis Energía Plus

La doble amenaza para el Betis de Alejandro Martínez: líder y ex

  • El preparador catalán, actual técnico del Palencia y entrenador bético hace un año, vuelve a Sevilla encabezando la LEB Oro con una sola derrota

Alejandro Martínez se lamenta durante un encuentro de semifinales del ‘play off’ ante el Manresa la pasada campaña. Alejandro Martínez se lamenta durante un encuentro de semifinales del ‘play off’ ante el Manresa la pasada campaña.

Alejandro Martínez se lamenta durante un encuentro de semifinales del ‘play off’ ante el Manresa la pasada campaña. / FEB

Alejandro Martínez vuelve a Sevilla este viernes, poco más de un año después de su salida del Betis Energía Plus. Regresa como líder de la LEB Oro dirigiendo a un Palencia al que rescató la pasada campaña, metiéndolo en los play off, y que en este curso apenas cuenta con un tropiezo en las primeras ocho jornadas. ¿Favoritos al ascenso? "Somos uno más de un amplio grupo, aunque todo lo que no sea un ascenso directo del Betis o el Bilbao me parecería una gran sorpresa y un mérito enorme del que lo consiga", asegura.

"No hemos empezado mal, adaptando a la dinámica a todos los nuevos, porque sólo conservamos cuatro del año pasado, pero los tres veteranos (Urko Otegui, Jordi Grimau y Cvetinovic) han integrado a sus compañeros como queríamos. Quedan 26 jornadas y hay que seguir trabajando, porque la competición es muy dura", destaca el preparador barcelonés, para quien, "pese a que parezca un tópico que se repite cada año, esta vez sí que la LEB Oro es mejor que años atrás". "Me recuerda al año que ascendí con el CB Canarias, con buenos americanos, nacionales de calidad y mucha competitividad en todos los equipos. El Canoe y el Granada, dos recién ascendidos, están arriba y Betis y Bilbao se han dado cuenta que esto no es un camino de rosas. Me gusta que quienes van de pitonisos se equivoquen", señala el técnico, ambicioso, sin embargo, a la hora de hablar de los objetivos de su equipo: "Como el de cualquiera que compite, el reto es subir, pese a no estar ni entre los seis mayores presupuestos. La posibilidad de ascender es real, no como temporadas atrás en las que debías esperar un milagro con la aparición de un mecenas. Eso ha despertado el interés de nuevo por la LEB Oro de ciudades con pasado ACB como Huesca, Granada u Orense. El ascenso directo es complicado, porque hay grandes clubes con mayor capacidad de ajustar la plantilla, pero están los play off y la Final Four. Lo pelearemos todo".

Para Alejandro Martínez el Betis cuenta con "una de las mejores plantillas de la liga, quizá la más larga y profunda porque cualquiera puede ser titular y el reserva lo puede hacer mejor incluso cuando entra en pista". "Puede que le falte ajustar piezas, porque jugadores acostumbrados a estar 28 ó 30 minutos en pista ahora están 20 porque en su puesto hay otro del mismo nivel", explica el entrenador, para quien la clave del encuentro estará "en el dominio del rebote, no fallar en el tiro libre y detalles como el de conceder o no canastas fáciles". "Somos dos equipos parecidos, con un buen potencial exterior y jugadores importantes por dentro", destaca Martínez, que cuenta con uno de los jugadores del momento en sus filas: Steve Vasturia: "Lo quise fichar el año pasado para Sevilla, pero al final se decidió que no. Cuando sigues mucho la liga universitaria preguntas por quienes destacan. Él jugó con Abromaitis, a quien tuve en Tenerife, y ya le pregunté por él. Fue al Alba Berlín el año pasado y allí hay gente a la que conozco como Carlos Frade, Himar o Luke Sikma y me seguían hablando maravillas de él. Él preguntó también por la posibilidad de venir y Sikma, que estuvo en LEB Oro, le aconsejó que era una buena oportunidad y que tendría un técnico que le iba a ayudar a entender el juego en Europa".

Para el técnico, que ascendió en la 11-12 con el CB Canarias, la LEB Oro ha recuperado la competitividad

Vasturia fue el hombre del partido la pasada jornada en el triunfo ante el Valladolid con 31 puntos, pero el preparador del Palencia incide "en la importancia de cómo la afición apretó". "Metimos en el pabellón 4.200 espectadores y eso se nota, porque no es lo mismo jugar en un pabellón frío que en otro en el que tengas a miles de personas de tu lado. Es cierto que es difícil llenar al principio, pero hay que ir generando confianza con triunfos y hacer buenas promociones para que en la recta final de la temporada el público sea un sexto jugador", explica el ex preparador bético, contrario al formato de Final Four: "Buena parte de ese público que has ido fidelizando durante el curso lo pierdes porque al final juegas menos partidos en casa. No lo veo. Abogaría por una competición con más partidos para que el aficionado viera más a su equipo. Y encima este año está lo de la televisión. Es incomprensible, porque lo que hay que hacer es darle visibilidad a la liga y no quitársela".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios