Betis Energía Plus-Melilla | LEB Oro

El líder sale a escena

  • El Betis defiende ante el Melilla su imbatibilidad en San Pablo y el primer puesto en busca de su octava victoria seguida

  • Manejar el ritmo del choque, clave ante un rival que va a más

Lluís Costa le pasa el balón a Obi en un entrenamiento, ante la mirada de Bropleh y Dee. Lluís Costa le pasa el balón a Obi en un entrenamiento, ante la mirada de Bropleh y Dee.

Lluís Costa le pasa el balón a Obi en un entrenamiento, ante la mirada de Bropleh y Dee. / Víctor Rodríguez

Al Betis Energía Plus-Melilla de esta tarde no le faltan alicientes para acercarse a las 18:00 hasta San Pablo. Y es que líder de la LEB Oro defiende su puesto de privilegio ante un rival de los llamados a estar arriba en la clasificación, que llega a Sevilla con dos ex béticos en sus filas, un entrenador que sonó en verano para el banquillo hispalense y un segundo técnico utrerano para medir el nivel de un equipo en el que hay tres viejos conocidos como Dani Rodríguez, Samb y Pablo Almazán, capitán la última temporada en el conjunto de la ciudad autónoma y que ahora lo hace en las filas verdiblancas.

Hay muchos focos en los que centrar la atención en un duelo marcado en rojo por los de Curro Segura, no sólo por la entidad del rival sino porque tras alcanzar el primer puesto de la clasificación la pasada jornada el Betis debe demostrar el potencial que se le presupone para no bajarse de esa posición de privilegio. La mejora en defensa del cuadro local en sus últimos compromisos le ha permitido dar un salto de calidad en su juego, ya que a los 67,5 puntos de media encajados en sus cuatro citas más recientes hay que sumar una efectividad en ataque que ha marcado diferencias.

Y por ahí pasarán las opciones de un Betis que ante sus aficionados se está mostrando muy sólido y buscará la octava victoria consecutiva ante un oponente que tras un inicio irregular le va tomando el pulso a la liga y haciendo bueno su cartel de aspirante al ascenso. Nombres de entidad no le faltan, empezando por los ex béticos Txemi Urtasun y Franch, ambos con experiencia ACB. El base dirige a un equipo que ha encontrado su ritmo de juego y el navarro es el máximo anotador del cuadro norteafricano, aunque no está solo en el aspecto ofensivo destacando también Gilling, Agada, Zyle y De Anjos.

Tiene arsenal de sobra Alejandro Alcoba para competirle a un equipo para el que sonó en verano. Su nombre lo puso sobre la mesa Javier Imbroda, pero al final la directiva hispalense se decidió por un Curro Segura que ha puesto líder al equipo en la décima jornada.

El Melilla llega a Sevilla con dos ex béticos como Franch y Txemi Urtasun

Que lo difícil no es llegar, sino mantenerse es una realidad. Y si antes ya el Betis era un conjunto que hacía que los rivales se crecieran su posición en la tabla hará que este Melilla tenga un plus mayor de motivación por ser el primero en ganar en San Pablo esta temporada.

Sin embargo, conseguirlo hoy por hoy no es una misión fácil, pese a que si por algo se está caracterizando esta campaña la liga es por los resultados inesperados. Segura ha instalado en la cabeza de sus jugadores dos ideas: no se fía de ningún rival y no bajar los brazos nunca. El golpe de la derrota en el debut de Huesca sirvió para que la plantilla se diera cuenta de que esto no iba a ser un camino de rosas y el hecho de levantar más de una vez desventajas de 10 o más puntos demuestran el potencial y mentalidad ganadora del cuadro verdiblanco, que, según Alcoba, "está en modo rodillo".

Viene el cuadro bético de ganar de 29 puntos al Ourense y de 25 al Palencia. Fueron dos rivales con bajas y el Melilla llega a Sevilla con todos sus jugadores listos y con un grupo compacto en el que los roles están muy definidos. Incluso el cuadro melillense se ha repuesto de la lesión de Vucetic fichando hace ya algunas jornadas a Dos Anjos, pívot cedido por el Real Madrid al Burgos y que acabó reforzando el juego interior del equipo caballa.

Tiene también argumentos este Melilla para sorprender a cualquiera, aunque no conoce a domicilio la victoria fácil. Este año ganó en La Coruña (72-76), Oviedo (75-78) y en la prórroga al Araberri (109-111), perdiendo también por la mínima en Lérida (67-66) ante el colíder de la LEB Oro, y en Madrid frente al Canoe (84-68).

Romper pronto el encuentro debe ser el objetivo de un Betis que ha aprendido a hacerlo en las últimas jornadas. Y es que el rival de esta tarde tiene calidad en sus filas y en un final ajustado cuenta con piezas capaces de decidir tanto por fuera como por dentro. En la pintura Stainbrook deberá ratificar el paso dado hacia adelante frente a pívots de mayor talla, lo que le permitirá, sin embargo, jugar de espalda y no tanto a la carrera. Por fuera, al acierto exterior de Dee y Bropleh debe sumarse un trabajo extra en defensa ante Urtasun, Agada o Gilling, si bien no está siendo el triple la mejor arma del rival, que se mueve mejor en marcadores por debajo de los 80 puntos.

El trabajo defensivo de Pablo Almazán, Borg y Tunde debe romper el ritmo de un Melilla al que le gusta controlar el juego y se siente incómodo cuando es el contrario quien lo impone, de manera que el trabajo de Dani Rodríguez y Lluís Costa será decisivo para hacer correr a los suyos o atacar con más calma según requiera el momento del partido. El líder se ha puesto el mono de faena y ahora cada encuentro será una prueba mayor. La derrota, por estadística, debe llegar en algún momento, pero el Betis pasa por un estado de confianza tal que salpica de optimismo el futuro en el que su mayor oponente es sólo él mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios