Betis E-Plus

Una sangría preocupante

  • De los 12 duelos con Quintana, el rival logró menos del 50% de acierto en tiros de dos puntos sólo una vez

Los jugadores del Betis miran impasibles, a excepción de Golubovic, cómo Dani Peréz penetra sin oposición. Los jugadores del Betis miran impasibles, a excepción de Golubovic, cómo Dani Peréz penetra sin oposición.

Los jugadores del Betis miran impasibles, a excepción de Golubovic, cómo Dani Peréz penetra sin oposición. / f. ruso / acb photo

Aun sin un base que maneje el juego con autoridad (McGrath no está, el técnico ha señalado a Draper, Mikel Úriz hace lo que puede y Franch no tiene toda la confianza que debería), el Betis Energía Plus tiene un problema mayor que debería solucionar más pronto que tarde. En defensa hace aguas. Ya no se trata de la cantidad de puntos que recibe, sino de su incapacidad para jugar duro y no permitir canastas fáciles al rival de turno.

Los 12 encuentros que lleva Óscar Quintana al mando se han saldado con cuatro triunfos y ocho derrotas. Siempre por rachas. Empezó con cuatro tropiezos seguidos, enlazó una dinámica positiva de otras cuatro victorias y ahora encadena cuatro encuentros perdidos con las salidas a Valencia y a Madrid para medirse con el Estudiantes a la vista. De todos ellos, sólo una vez el conjunto verdiblanco dejó al rival en menos de un 50% de efectividad en tiros de dos puntos (UCAM) y, como consecuencia, sólo dos veces se impuso a su contrincante en esta faceta. Si se sube el rango al 60%, por ejemplo, sólo en cuatro partidos encajó menos de esa cifra.

Es decir, cualquier equipo que se mida con el plantel sevillano anota con facilidad cerca del aro por los despistes y la escasa actitud atrás de los verdiblancos.

Destaca, por ejemplo, el 70% de efectividad que logró el San Pablo Burgos en un duelo en el que los de Quintana se jugaban mucho. Muchísimo. El 19/27 de los burgaleses es para echarse a temblar y hace aún más incomprensible que el técnico apostase por defender a Thompson (75% en ese duelo) en la última acción del tiempo reglamentario. Como apunte, en ese choque los locales firmaron un 18/26 en tiros libres, un 69%. La eficacia en tiros de dos puntos fue mayor que desde la personal.

En ese punto cabe resaltar igualmente la actuación de Chery el domingo con el Gipuzkoa. El base, MVP de esta jornada, firmó un inmaculado 13/13 desde la personal. Esta campaña en los 14 partidos previos que disputó fue a la línea del 4,60 metros en 27 ocasiones, menos de dos veces por encuentro. El Betis lo llevó hasta en 13 ocasiones.

Pero la sangría está en los lanzamientos de dos puntos. Los verdiblancos sólo se impusieron al UCAM (39%) y al Gran Canaria, que aun así logró un 61% de acierto por el 68% de los béticos, que marcaron las diferencias en ese duelo desde el triple (28% de los insulares por un 53% bético).

Incluso en partidos que ganó como al Obradoiro y al Zaragoza los rivales fueron más efectivos en los lanzamientos de dos puntos, por lo que todo pasa por la mejora colectiva atrás. En las ocho derrotas de Quintana el promedio de puntos encajados es de 92,5 (88,5 recibió Alejandro Martínez en sus seis tropiezos), pero en triunfos es de 72,5 puntos recibidos. La clave para ganar, por tanto, es recibir menos puntos, ir a partidos en torno a los 75 puntos para tener opciones y para rebajar ese promedio negativo es necesario que el rival no anote con tanta facilidad canastas de dos puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios