Betis E-Plus

El triunfo, un punto de inicio

  • El jugador estadounidense Ryan Kelly confía en que el equipo crezca a raíz de la victoria frente a Obradoiro

Ryan Kelly apunta para lanzar el balón. Ryan Kelly apunta para lanzar el balón.

Ryan Kelly apunta para lanzar el balón. / ACB Photo

El optimismo ha crecido en San Pablo. La conquista de la primera victoria de la temporada por parte del Betis Energía Plus frente al Monbus Obradoiro ha despertado un entusiasmo perdido durante las diez fechas consecutivas en las que al equipo le faltó casi de todo. La mochila de derrotas ha perdido peso y eso deberá notarse en el encuentro del domingo en tierras murcianas contra el UCAM. Es de esperar que la cabeza y las manos jueguen menos atascadas.

Uno de los líderes del equipo verdiblanco, Ryan Kelly, confía en que, en efecto, el primer triunfo sea sólo el principio del fin de la mala racha. El milagro, desde luego, sería que tal victoria provocara un efecto multiplicador. Hablando de milagros, algo así como el de los panes y los peces.

"La victoria ante Obradoiro es algo sobre lo que debemos construir de cara al futuro. Sobre todo, a raíz de la intensidad defensiva que supimos imprimir en el primer tiempo", declara a este periódico el neoyorquino, quien valoró además cómo pudo aguantar el equipo la presión en la recta final: "Nunca antes habíamos tenido la oportunidad de tener una ventaja tan amplia en el marcador; sin embargo, supimos resistir y finalmente conseguir el triunfo".

Ese feliz estreno liguero no habría sido posible sin el acierto en el tiro de Kelly, quien se erigió junto a Blake Schilb en el líder del equipo en esa faceta, pero tampoco sin la lección de defensa que los teóricos suplentes impartieron en el segundo cuarto, un periodo en el que el Betis encajó cinco puntos, un hito histórico.

La plantilla tiene clara la receta: forjar los triunfos desde la defensa. Así es más fácil que la confianza regrese, que los tiros entren, como reflejaron las mejores estadísticas del cuatro estadounidense o del alero checo. Kelly protagonizó frente al equipo compostelano una notable mejoría en los porcentajes de dos -del 44% de promedio pasó al 60%- como en los de tres -el 25% de media anual se transformó en un 100%-.

Dicen los técnicos que el trabajo suele ser el preámbulo del éxito. Y, si no sale a la primera -o a la cuarta-, insistir en ello. De ese mismo parecer es Kelly, quien celebró que la óptima línea de los entrenamientos se lllevara al fin a la pista: "La victoria reflejó por fin la mejoría que estábamos logrando durante la semana. Hay que crecer a partir de aquí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios