Última hora Fallece el cantante Antonio Cortés Pantoja, 'Chiquetete'

Deportes

El cambio físico de Bacca

  • El colombiano ha seguido un plan dietético especial con el que ha perdido cerca de 5 kilos para mejorar su rendimiento. El goleador ha intercambiado, además, grasa por masa muscular.

El cambio de apariencia física experimentado por Carlos Bacca en los últimos meses ha sido una de las claves de la mejora de su rendimiento desde su llegada. Atrás han quedado esa fase de la campaña, al principio sobre todo, en la que el francés Gameiro le ganaba en la carrera por la titularidad en los planes de Unai Emery. Sin hacer malos partidos, no tenía la explosividad que empezó a mostrar después. De hecho, en Estoril falló ocasiones claras que parecía incomprensibles para un goleador acreditado como es el ex futbolista del Brujas.

Pero quizá la lesión de Falcao y la posibilidad real de estar en el Mundial con Colombia y no sólo de relleno ha espoleado el ánimo de este guerrero del área. Bacca ha seguido desde su llegada un plan dietético especial supervisado por el nutricionista del club, Felipe del Valle, con el que ha conseguido eliminar cerca de cinco kilos. Sin haber llegado a ser un futbolista pasado de peso ni fuera de forma, sobre todo porque su morfología muscular -a nivel de cuádriceps- está más cercana a la de un velocista que a la de un corredor de fondo, Bacca ha mejorado en muchos aspectos y se nota al comparar fotografías espaciadas varios meses en el tiempo.

Sus condiciones actuales le permiten unos movimientos más rápidos en el área, amén de una mayor velocidad en carrera, más para un futbolista que tiene en la potencia de piernas una de sus grandes virtudes. A los cerca de 5 kilos que ha perdido hay que añadir otro aspecto, que digamos que elevaría esta cifra en un número superior, y es que el colombiano ha intercambiados dos kilos de grasa por dos de masa muscular.

El cambio es evidente. Al delantero se le ve mucho más estilizado y comenta entre su círculo que se encuentra mucho más a gusto en el campo, más liviano y con facilidad para llegar a balones a los que antes no podía acceder. Bacca no es sólo un rematador y, si bien en Vallecas no entró mucho en juego por las circunstancias del partido, sobre todo en la primera parte, al de Barranquilla se le ha visto en otros partidos jugados recientemente bajar con asiduidad en busca de balones fuera del área para contribuir en la creación del juego.

Es el nuevo Bacca. Los médicos alientan este cambio en su fisonomía porque repercute en beneficio del colectivo y en el suyo personal. Para ello el club ha ampliado el servicio de catering de la ciudad deportiva para facilitar que los futbolistas controlen su dieta y designa en cada semana varios almuerzos obligatorios para la plantilla en las instalaciones de la carretera de Utrera. Es una prueba de que el colombiano está dispuesto a mejorar sus ya excelentes números en el Sevilla: 14 goles en partidos oficiales, 10 en la Liga y 4 en la Liga Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios