Liga europa · el apunte

La confianza es para Banega

  • El argentino, ya sea como medio centro eventual o como fijo en la media punta, está ahora por delante de jugadores como Denis Suárez o Deulofeu a pesar de no haber destacado demasiado en lo que va de temporada.

Fuera más sencillo o más complicado, el Sevilla se jugaba el pase a la siguiente fase de su competición fetiche ante el Rijeka. La empresa por tanto, pese a los múltiples cambios y hasta experimentos que Emery ha ido realizando en este tipo de partidos, no invitaba a jugársela y Krychowiak seguramente hubiera sido titular de haber estado en condiciones. No lo estaba y Éver Banega, su claro recambio -sobre todo por falta de alternativas-, tomó el mando haciendo evidente lo que se le tiene que pedir en esa posición para que ayude al equipo y que ahora mismo es uno de los hombres de confianza del entrenador.

Conforme ha ido avanzando la temporada, las dudas sobre la predisposición del argentino por su currículum en Valencia se han ido disipando y floreciendo en torno a su juego y su posición. La puerta titular de la media punta se la cerró casi de lleno desde el principio Denis Suárez, pero la crisis de resultados se la ha vuelto abrir en las últimas jornadas. La del medio centro queda a expensas de que falle alguno de los dos titularísimos -M'Bia y Krychowiak-, a un partido sencillo en casa o al intento de dar un paso adelante en un encuentro que se haya puesto cuesta arriba.

Ante el Rijeka, siendo conscientes de los análisis que pueden dar de sí un rival de tal envergadura, Banega mostró sus dos caras como medio centro. Comenzó cómodo -como el dice que se siente en ese puesto- y enterrado entre los centrales para sacar la pelota jugada de forma insulsa. De lado a lado sin romper ninguna línea. Algo que sencillamente pueden hacer Carriço, Pareja o hasta el mismo Beto. Tan atrás el Sevilla tenía más la pelota. En su campo y para nada, pero la tenía. Tan sólo salvaba al argentino algún desplazamiento en largo diagonal buscando a los extremos, algo que incluso hace mejor Pareja.

Emery se dio cuenta del sinsentido y le pidió que avanzara su posición a los 20 minutos de juego. Jugando en campo rival y acompañado de jugadores como Denis Suárez, Reyes, Vitolo o Bacca no podía salir nada malo. El equipo lo notó firmando los mejores minutos de todo el encuentro. Un pase suyo al colombiano estuvo a punto de convertirse en el segundo tanto sevillista, pero acabó anulado por falta del delantero. El argentino robaba y distribuía en ataque y parecía tener hasta ritmo ante un Rijeka encerrado.

En la segunda parte la cosa cambió. Los croatas apretaron un poco y el tándem compuesto por el argentino y el camerunés no sostenía al Sevilla, muy roto por la falta de implicación defensiva del mediapunta y los extremos. El cambio del argentino parecía claro para reforzar la medular. Emery, sin embargo, confirmó que  Banega le ha pasado por la derecha -merecidamente o no- a Denis Suárez y a algunos tantos otros y lo mantuvo en el campo los 90 minutos por detrás de Bacca y luego Gameiro.

Entró Arribas por el gallego y Carriço subió al medio campo. Ya con el luso y M´Bia, y el argentino por delante, se acabaron los envites croatas. Banega estuvo correcto lo que quedaba de partido. Más o menos como lo que ha estado el resto de la temporada. Lo que hasta ahora le ha servido para ganarse esa confianza de Emery de la que disfruta. El técnico es muy de este tipo de apuestas. Ya le salió bien con Pareja la temporada pasada y le falló con Cheryshev, sobre todo por las lesiones, pero Banega siempre es una incógnita. Para todo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios