Supercopa de Europa | Real Madrid-Atlético de Madrid

Un derbi en Tallin

  • Real Madrid y Atlético de Madrid buscan un título europeo muy lejos de sus lares

  • El estado de los blancos sin Cristiano, la principal incógnita

Benzema, Bale y Modric se ejercitan en el estadio de Tallin donde se disputará la final. Benzema, Bale y Modric se ejercitan en el estadio de Tallin donde se disputará la final.

Benzema, Bale y Modric se ejercitan en el estadio de Tallin donde se disputará la final.

El destino del fútbol vuelve a enfrentar a los dos grandes equipos de Madrid en una nueva final continental: la Supercopa de Europa que jugarán hoy Real Madrid y Atlético traslada a Tallin, capital de Estonia, la eterna rivalidad entre los dos vecinos madrileños.

Los blancos llegan a la cita como campeones de Europa por tercera temporada consecutiva pero también en plena reconstrucción tras el adiós del entrenador que lideró dicho ciclo, Zinedine Zidane, y después de perder a su gran estrella y goleador, Cristiano Ronaldo, que fichó por la Juventus.

En los rojiblancos, por contra, las sensaciones son bien distintas: después de conquistar la última Liga Europa, el proyecto que lidera Diego Simeone parece más asentado y fortalecido que nunca.

No sólo logró retener a sus pilares básicos sino que reforzó su plantel con nombres como Lemar, Rodri, Gelson Martins o Kalinic que han renovado la ilusión alrededor del equipo del Cholo para el curso que comienza y que tiene como horizonte la final de la Copa de Europa que albergará su estadio, el Wanda Metropolitano.

Para ambos equipos, la final de Tallin supone no sólo un enorme reto con el que calibrar el trabajo de la pretemporada sino también una gran oportunidad de apuntalarlo con una victoria sobre su vecino, algo que para los madrileños siempre tiene un sabor especial.

La final supondrá el estreno oficial del nuevo entrenador del Real Madrid, Julen Lopetegui, que volverá a dirigir tras su polémico despido de la selección española a dos días del Mundial de Rusia 2018.

Benzema, Bale y Modric se ejercitan en el estadio de Tallin donde se disputará la final. Benzema, Bale y Modric se ejercitan en el estadio de Tallin donde se disputará la final.

Benzema, Bale y Modric se ejercitan en el estadio de Tallin donde se disputará la final. / VALDA KALNINA / efe

Más allá del guardameta belga Courtois o de la joven promesa brasileña Vinicius Júnior, el club blanco por ahora decidió no realizar ningún fichaje estelar para tapar el hueco que dejó Cristiano, por lo que Lopetegui afronta el reto de hacer que el equipo siga ganando con los futbolistas que ya disponía.

El técnico español de 51 años no podrá contar por lesión con dos de sus defensas, el zaguero Vallejo y el recién llegado lateral Odriozola, pero en las últimas pruebas de la pretemporada se fue perfilando el once más probable para su estreno, con Keylor Navas en el arco; Carvajal, Sergio Ramos, Varane y Marcelo en defensa; Casemiro, Kroos e Isco en el mediocampo; y Bale, Benzema y Asensio como referencias ofensivas.

Lopetegui también podría sorprender dando ingreso de inicio a Courtois o al croata Modric, los últimos en incorporarse a los entrenamientos.

Dudas parecidas tiene Simeone con su once para la final: los franceses Griezmann y Lucas Hernández, que tuvieron permiso especial tras ganar la Copa del Mundo en julio, recién disputaron sus primeros minutos tras las vacaciones en el amistoso del sábado ante el Inter de Milán pero aún así el Cholo podría sorprender con la titularidad de alguno de ellos, en especial la del Principito, su estrella.

Con estas dudas en el aire, el probable equipo rojiblanco sería con: Oblak en la portería; Juanfran, Godín, Giménez y Filipe Luis en defensa; Saúl Ñíguez, Koke, Thomas y Lemar en el mediocampo; y Diego Costa y Correa en ataque.

La rivalidad entre Real Madrid y Atlético hace tiempo que trascendió los límites de la ciudad para manifestarse en grandes escenarios europeos: las finales de Champions League de 2014 y 2016 se saldaron con agónicos triunfos blancos, uno en la prórroga y otro en los penaltis.

Por eso los rojiblancos esperan poder aprovechar los cambios que está atravesando su vecino para tratar de sorprenderlo y tomarse la revancha, como cuando en el 2013 lograron llevarse la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu.

Los madridistas esperan llevar su quinta Supercopa de Europa a sus vitrinas, lo cual los igualaría en lo más alto del palmarés junto con Milan y Barcelona. De lograrlo, también se convertirían en el primer equipo en conquistarla tres veces de manera consecutiva tras las de 2002, 2014, 2016 y 2017.

Por su parte los atléticos se agarran a su inmaculado registro en el torneo para buscar su tercer trofeo: dos finales, dos victorias en 2010 y 2012.

El partido se disputará en el estadio A. Le Coq Arena de Tallin y comenzará a las 21:00.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios