Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Baloncesto. España-Serbia

Un duro paso para conseguir el oro

  • El conjunto de Sergio Scariolo se muestra motivado para superar a los serbios en cuartos de final tras la mejora mostrada ante Grecia. Marc Gasol y Felipe Reyes no llegan al cien por cien

Tienen ese talento para el baloncesto que les confiere nacer en ese país, un espíritu competitivo indómito, una juventud descarada e insultante, muchas ganas de revancha y un año más de experiencia: los jugadores serbios desafían hoy a España en los cuartos de final del Mundial de Turquía.

El choque es una reedición de la final del Europeo del año pasado en Polonia que España ganó con comodidad. Ahora, está en juego el pase a las semifinales, es decir, que España pueda seguir defendiendo su corona transitando por un camino de espinas, o que la nueva generación serbia confirme que puede ser la fuerza dominante en Europa.

"No creo que sea igual, no tenemos eso en la cabeza", dijo el escolta español Juan Carlos Navarro sobre los recuerdos del partido de Varsovia, solventado con un cómodo 85-63.

"La final de 2009 nos ayuda a conocer mejor a más jugadores, nos sirve para eso, pero no será un partido así. Sí debemos recordar cómo salimos y la forma en la que defendimos y salimos al contraataque", pidió Navarro.

Han pasado 365 días y eso hace que Serbia, con el mismo grupo, sea más peligrosa. "Cuando se mantiene el bloque y pasa el tiempo, el equipo es mejor por experiencia. Tienen mucho talento", destacó Navarro. Serbia tiene una media de edad de sólo 23,5 años.

Y en la comparación con respecto al año pasado, la diferencia de España es que le falta Pau Gasol.

Que el partido tiene un halo de venganza lo confirma Kosta Perovic, pívot serbio y nuevo jugador del Barcelona: "No es un juego más, es una revancha para nosotros. El año pasado ganamos el primer partido y después ellos se quedaron con la final. Esperemos que esta vez sea diferente. Hemos madurado y nuestro juego es más sólido", advirtió.

El seleccionador serbio, Dusan Ivkovic, es más cauto y sigue viendo a su equipo algo bisoño respecto a España, campeón mundial, de Europa y subcampeón olímpico.

"La clave estará en la serenidad, en saber elegir los momentos para cambiar de ritmo. Eso lo da la experiencia, por eso creo que España llega un paso por delante de nosotros", dijo Ivkovic.

Serbia es otra dura prueba para España, que ya tuvo que superar a Grecia en octavos en la mejor actuación de un Mundial que comenzó con dudas y dos derrotas en la primera fase.

Como los griegos, los balcánicos son temibles. "Serbia es joven, juega bien, defiende bien, tiene calidad, treses altos", enumeró Navarro. El pívot Fran Vázquez lo resumió mejor: "De Serbia me preocupa todo".

Por ejemplo, el base Milos Teodosic y el pívot Nenad Krstic, sus principales estrellas. Pero no las únicas. Aleksandar Rasic es el máximo anotador del equipo en el campeonato, ha logrado 16 triples con un 59 por ciento de acierto en un conjunto que anota desde 6,25 metros una media de 9,3 tiros por partido.

Krstic merecerá especial atención por parte de los pívots españoles, entre los que Felipe Reyes y Marc Gasol tienen problema físicos que quizás les impidan estar al 100 por ciento, aunque ya estuvieron entrenando con normalidad con el resto del equipo.

Reyes tuvo un problema en el cuello por el que realizó un viaje relámpago a España el domingo, y Gasol pasó el lunes una mala noche por una amigdalitis aguda.

"Pasa muy bien" destaca Gasol de Krstic, el jugador de los Oklahoma Thunder de la NBA. El serbio es el jugador de su equipo con mejor promedio anotador y fuerza una media de siete faltas por partido.

El otro cara a cara destacado es el de Ricky Rubio y Teodosic, quizás los dos mejores bases del baloncesto europeo. El control y el lanzamiento lejano del serbio ante el vértigo, la defensa y la imaginación del joven español.

España, pese a la entidad del rival, no teme. Sabe que siempre es favorita y se ve revitalizada tras la victoria ante Grecia: "Hemos cogido mucha confianza, el triunfo nos ha dado fuerzas. Tenemos que hacer nuestro juego, el del otro día", pidió Navarro con sencillez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios