sevilla f.c.

"Si hago algo gordo abrazo a los sevillistas uno a uno"

  • Manuel Jiménez ha subido uno, dos o hasta tres escalones en dos meses y medio de competición, sobre todo en lo que se refiere a su relación con el aficionado. Se ve y lo ven más entrenador. Y al Sevilla, más equipo

Comentarios 13

-¿Los piropos halagan o debilitan?

-A mí lo que me gustan son los reconocimientos al trabajo, pero eso llega cuando se hace bien.

-Pero ha costado...

-Ha costado cuando, la verdad, creo que el Sevilla ha estado siempre a un gran nivel. Es cierto que este año estamos más brillantes porque hay jugadores de más nivel. Con esto no quiero decir que los que se han ido sean los malos, sino que tenemos más compensación en la plantilla y las lesiones están viniendo sin llegar a mermarnos.

-¿Le extrañan tantos piropos?

-No me he parado a pensarlo, pero tampoco me he endulzado por los piropos. Mi trayectoria no se ciñe al año pasado, en que fuimos terceros, ni a éste, que no hemos hecho nada aún, sino a cuando empecé a entrenar en Preferente. Entonces tenía muy poca experiencia y una determinada calidad en el equipo. Ahora tengo más experiencia y una calidad muchísimo mayor. Luego, la filosofía es la misma. Me gustan los laterales ofensivos y si hacemos un repaso, de todos los laterales que han jugado conmigo en el filial, la mayoría han llegado a Primera. No es lo mismo tener, como el año pasado, a sólo dos extremos que tener a cuatro contando a José Carlos, Capel, Perotti y Navas; no tener ocho lesionados y entre ellos cuatro o cinco de centro del campo hacia arriba...

-Al inicio de la campaña comentaba en privado que su modelo este año iba a ser el Liverpool de Benítez en el sentido de la presión que ejercía sobre el rival. ¿Lo ha superado incluso?

-Estamos jugando de forma muy brillante. Sois vosotros los que tenéis que comparar, pero hay modelos que no hay que imitarlos pero sí aprender de ellos. El hambre con que juega el Liverpool es señera y la verdad es que, de momento, estamos jugando a ese nivel. De momento, ahora falta rematar.

-¿Qué ha supuesto Zokora?

-El perfil de centrocampista que a mí me gusta. El que es capaz de robar, de distribuir, de jugar y de llegar. Lo que le falta es marcar y estoy seguro de que va a hacerlo.

-El Liverpool, Zokora... ¿el modelo inglés es el que más se acerca a ese fútbol ahora acuñado como moderno y fuerte con el que hay que competir en Europa?

-Sí, pero la fortaleza no está reñida con la calidad. Tenemos a Luis, a Jesús Navas, Perotti, Capel, Renato... El ser fuerte no quiere decir que perdamos el balón. Me choca cuando catalogan a un jugador como físicamente fuerte. Es que puede serlo y ser también técnicamente bueno. Ése es el equilibrio que busco, un equipo que sepa qué hacer con el balón y cuando no lo tiene.

-Ha mencionado a Jesús Navas y Perotti. ¿qué le dice que las bandas del Sevilla estén presentes en el España-Argentina a usted que debutó en uno?

-Estoy muy orgulloso y se lo he dicho a los dos. Hay una similitud en los casos y ojalá tengan suerte y ojalá gane España 5-4 y los mejores sean ellos dos.

-Ahora que el Sevilla juega siempre con dos delanteros y dos extremos, ¿se siente más a gusto como entrenador?

-Los sistemas dejan de ser un dibujo cuando el balón empieza a rodar. Lo que sí me gusta es que los futbolistas se involucren con el sistema en defensa y en ataque para que ese sistema sea incontrolable para el contrario. Me explico: da igual dos delanteros, cuatro o tres... Lo importante es que cuando haya una acción donde se pueda generar una ocasión de gol, dentro del área haya tres o cuatro jugadores como mínimo. Eso en el Sevilla se va a repetir siempre, ya sea con un delantero o con cuatro. Es acumular hombres en la zona de influencia del partido. En el área siempre vamos a tener a tres o cuatro a no ser que sea un contragolpe.

-Esa teoría se apoya, por ejemplo, con la experiencia del partido que más piropos acumuló. Ante el Espanyol y con un solo delantero.

-Ahí faltó contundencia. No es acumular gente arriba, lo que interesa es que lleguen jugadores en situación de remate.

-¿Usted cree que hay algún equipo en el mundo que juegue con más piezas ofensivas que el Sevilla?

-Yo creo que no, ninguno. A no ser que sea como recurso si va perdiendo, pero de salida no. El que se nos asemeja un poco es el Atlético, pero sin el equilibrio que nosotros tenemos. A nivel de selecciones, España, aunque sin jugar con un delantero centro o sólo con uno.

-Uno de sus retos cuando llegó al primer equipo era que Jesús Navas recuperara el gol y que saliera un poco de la banda.

-Ya lo hemos sacado de ahí. Este año se está mostrando más por el centro y ahí está el golazo del otro día. Está teniendo cada vez más libertad. Él siempre la ha tenido de mí en el filial y ahora se la he querido inculcar en el primer equipo. Quiero soltar amarras con Jesús porque tiene muchas posibilidades para el Sevilla. En la banda puede taparlo cualquier lateral llevándole sólo a conseguir un córner.

-Futbolísticamente, ya se ha colgado esa medalla con Jesús Navas, pero psicológicamente, ahora que parece haber superado su problema, también. Primero fue el paso de las pretemporadas, ahora la selección...

-Él conmigo y yo con él. Somos un equipo. Y Monchi, y Del Nido, y los psicólogos y los segundos entrenadores...

-¿Lo ve en el Mundial?

-Yo creo que sí. Por calidad tiene que estar y por su madurez, también. Jesús ha crecido muchísimo y ha ido a la selección cuando él ha querido y es tan honrado que ha sido cuando él está de verdad bien. Espero que todo salga bien y si le no sale bien, pues no pasa nada, pero yo creo que sí.

-¿Y no cree que se ha frivolizado con él sin conocerlo?

-Totalmente. Para hablar de él hay que conocerlo y son muy pocas las personas que lo conocen. Tiene a mucha gente a su alrededor, pero que lo conozcan de verdad... su entorno, su familia y nosotros que estamos con él.

-El presidente ha prometido sacarlo a hombros si gana un título gordo, la Champions, la Liga...

-Si hacemos algo gordo lo único que voy a hacer es abrazar a todos los sevillista aunque tenga que estar tres días y que pasen de uno en uno. No soy persona de sacar pecho, sí de trabajar y al que sólo le gusta que le reconozcan su trabajo.

-Un título es la euforia del momento, prestigio, lo que queda, pero para el club es más interesante mantener una plaza Champions cuatro, cinco años.

-Claro. Tenemos que seguir en Champions y si somos capaces de mantener eso el Sevilla va a crecer mucho más de lo que ha hecho hasta ahora, y ya es decir.

-¿Qué ha variado el entrenador Jiménez en el aspecto personal?

-La posibilidad de inculcar mis ideas y mi filosofía. Ahora el equipo juega como lo hacía el Sevilla Atlético que subió a Segunda.

-¿Y sabe torear mejor?

-También. Todo el mundo crece, todo el mundo aprende y agradezco a los que de buena fe han hecho que yo crezca.

-Usted mismo lo ha dicho, de buena fe. Lo digo porque -y no se nos enfade- hay quien dice que ha aprendido a base de palos.

-No me conocen. Yo soy tremendamente ambicioso y no concibo la vida sin competir. Yo voy contigo paseando y como vea que tú vas un paso por delante de mí intento imprimir más ritmo para que te quedes atrás. Es a lo que estoy acostumbrado. Yo compito diariamente y lo hago con mis hermanos, con mis amigos, con mi familia, en mi equipo... Es que la competición me la ha inculcado el Sevilla, mis compañeros, mis allegados y especialmente mis genes, es decir, mi padre y mi madre. A mí no me hace falta que me den palos para que yo aprenda. Cada día me examino y me exijo más y el que está a mi lado sabe que no hace falta darme palos para que me exija más. Yo no me relajo por haberme clasificado para la Champions, por haberle ganado al Ciudad Lorquí, por estar tercero... Yo es que quiero estar más arriba. Lo que sí soy es coherente y a lo mejor eso es lo que no se entiende a veces.

-¿Se ha ganado un prestigio también en el sentido de la estima de sus futbolistas?

-Yo estoy aquí por ellos porque si no me lo piden el día que el año pasado le ganamos al Deportivo me hubiese ido. Ya estaba un poquito cansado de cuestiones que no se amoldaban a la realidad y a la justa medida que corresponde a cada uno.

-¿Miran distinto al técnico que llega del filial que al que ya está asentado?

-Pero también saben que el entrenador que llega del filial es el que más partidos ha jugado en Primera con el Sevilla, el que más veces junto a Francisco ha sido internacional, el que más años ha sido capitán, que ha jugado un Mundial, que es campeón de Europa sub 21... y todo cuando en el Pizjuán se cantaba lo de ¡otro año igual!

-Ahora se puede cantar también...

-Ojalá (sonrisas). A ver si se cansan de vernos en la Champions.

-¿Hasta dónde puede llegar el Sevilla ahora que es su Sevilla?

-Partido a partido, a lo máximo, pero si creemos que van a volver los éxitos porque nos van a llover del cielo a ningún sitio. Los equipos juegan siempre a defendernos, a pillarnos... Si no estamos al cien por cien vamos a dar un paso atrás.

-¿Cómo se pasa de ser uno de los peores equipos a balón parado a ser tal vez el mejor?

-Hemos crecido mucho en la estrategia defensiva y muchísimo en la ofensiva. Eso es a a base de trabajo, de movimientos muy estudiados que puedan hacer los jugadores adecuados y nos está saliendo bien.

-¿Faltaría contragolpear mejor?

-Es por las ansias que tenemos. Hay futbolistas muy rápidos. Es que si Usain Bolt jugara al fútbol se dejaría el balón atrás. Vamos a 120 por hora y tenemos que procurar precipitarnos menos, aunque creo que lo que nos falta no es contragolpear sino culminar los contragolpes.

-¿Y cómo se encaja en ese equipo tan rítmico a Romaric?

-Romaric es un gran futbolista con un problema. Por genética es propenso a lo que es. Si me tomo yo seis coca colas no me afecta, y si él se toma una le afecta mucho, y no te digo ya una cerveza. Ojalá juegue ahora los dos partidos con su selección y Zokora no juegue. Tres días parado para él es como si estuviera parado un mes Perotti y es un jugador que nos va a hacer falta. Es el sustituto natural, el que tiene que competir el puesto con Renato. Luego habrá improvisaciones.

-Defina su relación amor-odio con Luis Fabiano.

-¿Amor-odio? No, es una relación sensacional. Él es muy ambicioso y lo quiere jugar todo, pero tiene que entender que hay que buscar el beneficio del Sevilla. Yo a lo mejor nací para comprender a jugadores difíciles. ¿José Carlos también? Sí, puede ser. Por mis manos han pasado Reyes con 16 años, Sergio Ramos, Antoñito, Capel, Kepa, Jesús Navas, Vergara, Álvaro Jurado... Al que hay que hacer futbolista es al que tiene condiciones y no tiene conducta de fubolista. Ése es el trabajo de un formador.

-La última. ¿El entrenador del Sevilla, que es el escalón que está por debajo de los de Barça y Madrid, por qué cree que un banquillo quema tanto y en el otro el primero que llega triunfa?

-Por el proyecto, por el proyecto y por la filosofía. Guardiola está triunfando, y con esto no creo que se deba ofender Pep, porque está jugando con el perfil que inculcó Johan Cruyff. El Barcelona lleva décadas trabajando de la misma forma mientras los demás equipos cambiamos de un año para otro dependiendo de los resultados. Y eso es lo que deberíamos hacer aquí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios