Los Nuestros | Remedios Medina

Una luchadora en constante aprendizaje

Remedios posa con sus medallas Remedios posa con sus medallas

Remedios posa con sus medallas / MG

El más claro ejemplo de superación dentro del deporte lo representa, sin duda, un deportista paralímpico. Por si fuera poco dedicar una enorme parte de tu vida al deporte de manera profesional, más mérito tiene hacerlo si una minusvalía te acompaña durante tu vida. Es el caso de Remedios Medina (26/04/93), que sufre albinismo y su capacidad de visión es muy reducida.

La coordinación y el equilibrio son dos facotres fundamentales en el atletismo, y más concretamente en los lanzamientos ya sea de peso o disco, disciplinas en las que Remedios compite y en las cuales tiene que superar dichas complicaciones. Aun así su pasión y entrega le hacen superar día a día nuevos retos.

Su trayectoria es breve e intensa en esto del atletismo, pues hace tan sólo dos años que empezó a competir gracias a la ONCE. Comenzó sin tener claro a qué iba a dedicarse, ya que la especialización le llegó tras haber probado varias disciplinas anteriormente. Su pareja también se dedica al lanzamiento y, finalmente, Remedios optó por el mismo camino y prácticamente sin mucho recorrido consiguió la mínima para el Campeonato de España.

A pesar de esto, Reme asegura que aún hay un desplazamiento que es incapaz de hacer por falta de coordinación, algo que sabe tendrá que superar antes o después, al igual que cuando realiza entrenamientos de escalera que, según su percepción, son difíciles porque su impresión es que puede caerse al suelo en cualquier momento.A pesar de todo, su ilusión por el deporte está intacta y su próximo reto son los campeonatos de Europa, objetivo que se marcó debido a las becas Desafíate del Grupo Sifu, unas prestaciones económicas que se entregan a cinco personas entre diez candidatos que se votan por Facebook, y en las que los protagonistas tienen que comprometerse para conseguir un reto.

Remedios cree que no existe diferencia entre la preparación de un atleta ordinario con un paralímpico. “Pienso que además de no haber mucha diferencia, pues realmente echamos las mismas horas, nosotros tenemos un impedimento que otros no tienen y muchas veces tienes que entrenar más”, asegura.

Sabedora de que los apoyos son fundamentales, sus padres han sido un gran pilar en su vida, junto a su pareja con la que se apoya mutuamente y que, además, comparten la misma pasión por el deporte. Junto a él y su entrenador fundaron una plataforma llamada Minimadream en la cual pelean por encontrar patrocinadores y abrir el campo de acción del mundo paralímpico, al igual que intentar concienciar a las nuevas generaciones y dar un poco más de visibilidad al tema. “Me ha sorprendido la capacidad que tienen los deportistas paralímpicos para buscarse absolutamente todo, ya sean patrocinadores o cualquier otra cosa”, añadió.

En cuanto a los recursos necesarios, ella entrena en San Pablo y asegura que las condiciones no son las idóneas precisamente para la práctica del deporte. Una zona de lanzamiento en la cual ellos mismos tienen que limpiar el agua si llueve, que tampoco tiene las redes reglamentarias o una pista agrietada son algunas de las cosas que dejan entrever que muchas veces se deja de lado el mantenimiento de instalaciones necesarias para muchas personas. “Es una pena, no se invierte casi nada en el mundo del deporte”.

A pesar de todo, nadie le va a robar a ilusión de competir en campeonatos de España y, seguramente, en el de Europa, que son los objetivos a corto plazo que se marca Remedios, una luchadora que no va a dejar de serlo simplemente porque sus condiciones no hayan sido las ideales, una guerrera que aún tiene mucho que batallar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios