Kansas City Chiefs - Buccaneers

Los Chiefs y Mahomes, los grandes favoritos; Brady, leyenda en una Super Bowl histórica

  • Histórica edición número 55 de la final de la NFL en tiempos de covid

Mahomes y Brady Mahomes y Brady

Mahomes y Brady

Sin la tradicional semana de actividades previas al Super Bowl, este año su edición 55 ya es histórica al celebrarse en medio de una pandemia, con los Kansas City Chiefs, que defienden el título de campeones, como favoritos y los Buccaneers, con el legendario Tom Brady al frente.

Los Chiefs, liderados por el joven mariscal de campo Patrick Mahomes, de 25 años, y dirigidos por el veterano entrenador en jefe Andy Reid cuentan con todos los elementos para imponerse a los Buccaneers, convertidos en el equipo sorpresa de la Conferencia Nacional (NFC), gracias a Brady.

A pesar de que los Chiefs tengan que jugar el domingo en el Raymond James Stadium, de Tampa (Florida), el campo de los Buccaneers, que también van a hacer historia al ser el primer equipo que dispute un Super Bowl como local, la poderosa ofensiva del conjunto de Kansas City puede rendir al máximo en cualquier escenario.

Mahomes también es visto como el gran favorito al premio de Jugador Más Valioso (MVP) del Super Bowl LV. Ya lo ganó en la edición 54 del año pasado cuando los Chiefs, de manera brillante, remontaron ante los 49ers de San Francisco y ganaron 31-20.

"Tendremos que demostrar en el campo que somos el mejor equipo cuando haya concluido el partido", comentó Mahomes. "No tengo más objetivo que hacer mejor a mi equipo y lograr la victoria. Los premios individuales quedan en un segundo plano", añadió.

Pero los análisis de su juego lo sitúan como un mariscal de campo que no posee puntos débiles y por el contrario su versión de complementarse en todas las facetas lo convierte en una "garantía" permanente cuando se trata de ayudar al equipo.

Su movilidad y poder de piernas, recuperado con dos semanas de descanso de un pie lesionado y una conmoción cerebral, será único para que, teniendo arriba como gran objetivo al ala cerrada Travis Kelce y al receptor abierto Tyreek Hill, los Chiefs sean imparables y busquen el bicampeonato de la NFL.

Los Chiefs están a un triunfo de convertirse en el primer equipo que repite como campeón en 16 temporadas, cuando lo hicieron los New England Patriots (2004 y 2005), con Brady iniciando su magistral carrera profesional de seis títulos de Super Bowl y 10 participaciones, está última la primera con los Buccaneers.

El equipo de Tampa Bay también busca su segundo título después de 18 años de espera desde que lograron el primero (2003).

La clave para que puedan levantar de nuevo el trofeo Vince Lombardi estará en la manera cómo juegue Brady y pueda evitar a la pesadilla que es el safety Tyrann Mathieu y que la defensa de los Buccaneers frene el ritmo de la ofensiva de Kansas City.

La defensa de los Chiefs no es la mejor, pero hace su trabajo y sabe como anular a Brady, de 43 años, que bajo presión no tiene velocidad para moverse bien y ahí estará la clave para que luego Mathieu, que siempre vive pegado al ovoide, sea letal en las intercepciones.

Aunque Brady, que busca su séptimo anillo, asegura que tiene pensado jugar hasta después de los 45 años, una derrota, con toda seguridad, significaría que Mahomes será sin discusión el nuevo "Rey" de la NFL.

El duelo entre ambos ya ha sido promocionado como uno de los mejores de todos los tiempos en el Super Bowl. Será el quinto como profesionales, con empate 2-2 en los cuatro anteriores, tres cuando Brady estaba con los Patriots en la Conferencia Americana (AFC), 2-1 a su favor, y uno con los Buccaneers, que ganó esta temporada Mahomes.

Pero al margen del resultado final, el Super Bowl LV ya se presenta como algo histórico y espectacular por la calidad de ambos equipos y los protagonistas individuales que van a competir en el emparrillado.

Además de ser todo un símbolo de la lucha por superar la pandemia del coronavirus, porque mientras a través de todo el mundo el caos generado por la COVID-19 se acentúa, incluso con la llegada de las vacunas, la NFL tiene todo listo para celebrar, sin mayores cambios, salvo la eliminación de los actoS públicos masivos, el gran evento deportivo del año en Estados Unidos.

La seguridad es completa, los mismos dispositivos de siempre, el mundo de las apuestas en plena actividad -una de más de tres millones de dólares a favor de los Buccaneers-, el espectáculo del descanso garantizado y hasta con una sorpresa del artista principal, el canadiense The Weeknd, que se ha gastado siete millones de dólares, y una asistencia de 22.000 espectadores.

La venta de los anuncios publicitarios completa por parte de la cadena de televisión CBS, a cinco millones de dólares cada uno de 30 segundos, con un equipo de transmisión histórico al utilizarse los últimos adelantos tecnológicos para captar toda la acción en el campo y récord de 120 cámaras.

El incremento del consumo de todo tipo de comidas rápidas y bebidas está garantizado debido a que las restricciones de los protocolos de salud y seguridad COVID-19 que se dan a través de todo el país harán que la gente permanezca más tiempo reunida en sus hogares durante la celebración del partido, que al margen del resultado ya es histórico y ganador. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios