baloncesto betis energía plus

Con mucho trabajo por delante

  • El equipo bético, con brotes verdes sobre los que progresar, cae ante Unicaja en una nueva edición de la Copa Andalucía

  • Iván Cruz y Bongou-colo, máximos anotadores con 19 puntos

El verdiblanco Saúl Blanco trata de taponar la entrada de Ignacio Rosa. El verdiblanco Saúl Blanco trata de taponar la entrada de Ignacio Rosa.

El verdiblanco Saúl Blanco trata de taponar la entrada de Ignacio Rosa. / josé manuel vidal / efe

La XX Copa de Andalucía se marchó para Málaga. El Betis Energía Plus cayó ante el Unicaja en Morón en una nueva edición del certamen andaluz y demostró, pese a dejar buenas sensaciones en muchos tramos del partido, que Alejandro Martínez tiene mucho trabajo por delante hasta que en el último fin de semana del presente mes comience la competición de forma oficial en San Pablo ante Valencia Básket, vigente campeón de Liga.

No en vano, el envite ante los malagueños suponía el primero de la pretemporada para los béticos y llegaba con poco más de una semana de trabajo, tiempo insuficiente para encajar a la perfección un equipo completamente nuevo en el que sólo Alfonso Sánchez repite y al que todavía le faltan dos fichajes, además de las llegadas de los confirmados Luke Nelson y Anosike, quien ayudará con sus centímetros a la pelea por los rebotes, uno de los puntos negros del equipo ayer en Morón ante Unicaja.

Al conjunto bético le costó entrar al partido y las primeras rentas fueron para los malagueños gracias a dos triples de Ibáñez, una de las soluciones de emergencia de las que tiró Joan Plaza ante las importantes ausencias en el juego exterior. Sin embargo, el Betis comenzó a mostrar algunas de las señas que quiere implantar Alejandro Martínez y con Samardo Samuels e Iván Cruz, quizás la sorpresa más positiva de la jornada para los hispalenses, el cuadro bético acabó por delante en un primer cuarto que se selló con dos tiros libres de Saúl Blanco (20-18), que demostró algunos signos de aquel jugador que deslumbró antes de las lesiones.

Trató el conjunto de Alejandro Martínez de estirarse en el marcador en los primeros compases de segundo acto hasta llevar la renta a los seis puntos. Sin embargo, los altibajos propios de los primeros encuentros de pretemporada salieron a la luz; los jugadores apenas se conocen y todavía deben engranar los movimientos. A esto se le sumó que Unicaja apretó un poco las tuercas en defensa, comenzaron a dominar el rebote y con unos buenos minutos bajo la tutela de Alberto Díaz, los malagueños tomaron el timón del marcador (38-42 al descanso).

Tras el paso por vestuarios, el equipo verdiblanco trató de regresar a la idea de correr. Así, y con buenas acciones de Iván Cruz y Boungou-colo, que a la postre terminarían como máximos anotadores verdiblancos con 19 puntos, el marcador volvió a desnivelarse hacia los béticos (45-44). Tras varios vaivenes en el luminoso, con alternancias entre los contendientes, las malas decisiones en ataque provocaron que Unicaja se marchara en el marcador para romper definitivamente el partido (60-66 al término del tercer cuarto).

Las faltas de Samuels, que en muchas ocasiones en ataque monopolizaba en exceso el control de la pelota, y las imprecisiones impidieron que el Betis se acercara más en el marcador, pese a que Iván Cruz y Boingou-Colo trataron de imprimir la garra de otros guerreros que ya vistieron la camiseta hispalense para recortar distancias en el marcador. Al final, el luminoso se quedó con 76-86 para los malagueños, que suman así su séptimo título de la Copa Andalucía consecutivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios