Deportes

El único de la ACB sin un alero alto

  • El descartado Milisavljevic debió llegar el domingo y todavía no ha aparecido

Comentarios 7

Queda mucho para que en la ACB vuele el balón, allá por el 10-11 de octubre, a expensas aún de qué ocurrirá en Sevilla con el follón del debut a cuenta de Disney. Pero hay algo evidente, palpable mirando y remirando las plantillas de la ACB a falta de pequeños detalles, sólo algunas, para que queden cerradas. El Cajasol es el único de los 18 competidores que no cuenta con un alero alto, un tres, un hombre que mida dos metros o más, que juegue de cara y también al poste bajo, que ayude en el rebote y defender a un ala-pívot rival.

Había interés en darle salida a Ignerski, desvincular al polaco pese a contar con un año más de contrato al no ceñirse a las características requeridas por Joan Plaza y Juan Llaneza. Se hizo pagando un buen dinero para que aceptara y firmara el ex capitán cajista. ¿Y ahora? Pues la plaza está huérfana, con una plantilla descompensada con bases, escoltas, un ala-pívot y varios pívots.

El acuerdo de hace semanas con San Emeterio buscaba paliar dicha carencia, pero el Caja Laboral, con la marcha de Vidal al Real Madrid, frenó, al menos por ahora, la huida del cántabro a Sevilla, aun habiendo acuerdo entre el jugador y el club hispalense.

En todos y cada uno de los 17 adversarios de la ACB hay una o dos piezas que pueden ocupar la posición de alero alto, mientras en el Cajasol sólo el bajo Ager, con 1,94 metros, puede echar el resto por tratar de cumplir en ese papel.

Echando un vistazo por las demás plantillas se observa que el hueco está cubierto en todas. El Barcelona cuenta con Pete Mickeal y Lubos Barton; el Caja Laboral, con Walter Herrmann; el Real Madrid, con Sergi Vidal, Travis Hansen (ambos son dos-tres) y Dasic; Unicaja, con Carlos Jiménez y Jiri Welsch; el DKV Joventut, con Pere Tomas y Cristian Eyenga; el Gran Canaria, con Jim Moran; el Valencia Básket, con Víctor Claver y Rawle Marshall (este último, muy polifacético en el uno, el dos y el tres; el Bilbao Básket, con Chris Warren y Álex Mumbrú; el Fuenlabrada, con Ferrán Laviña y Alan Voskuil (ambos escoltas y aleros); el Manresa, con Serhyi Gradyr; el Granada, con Juan Jasen y Nacho Martín; el Lagun Aro donostiarra, con Ignerski y Panko; Estudiantes, con Pancho Jasen: el CB Murcia, con Moncasi y el recién fichado Scepanovic; el Valladolid, con Sergio de la Fuente y Dan Grunfeld; el Lucentum, con Mario Stojic y Carlos Cazorla, y el Xacobeo, con Vasileadis e incluso Flis. Total, el agujero negro en el Cajasol es de tomo y lomo, siendo necesaria la llegada de, al menos, un refuerzo, si no dos, para la posición de alero alto.

Uno de los jugadores exteriores que no cuenta para nada es Branco Milisavljevic. No ha habido acuerdo para que el serbio salga de la plantilla, pero la novedad no es ésa, sino que el base no ha aparecido por Sevilla aún. Tenía prevista su llegada el domingo a la ciudad para incorporarse al trabajo el lunes con el grueso de la plantilla cajista. Nadie sabe nada, sólo que el balcánico no da señales de vida y aún no ha pisado San Pablo.

El asunto está siendo estudiado por los servicios jurídicos del club para tomar una determinación al respecto, ya sea para sancionar al jugador o definitivamente desvincularlo de la plantilla después de abrirle un expediente disciplinario. Su marcha liberaría un buen dinero para acometer el fichaje de ese alero alto tan necesario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios